Mexicanos viven de cerca la tragedia del maratón de Boston

Deportistas mexicanos que participaron en la carrera en EU relatan cómo vivieron las explosiones que dejaron decenas de víctimas
boston-maraton  zona de explosiones en el maraton
| Otra fuente: CNNMéxico

Raquel esperaba a que su esposo Moisés cruzara la línea de meta en el maratón de Boston cuando escuchó las dos detonaciones que dejaron dos muertos y más de 100 heridos.

"Estábamos esperando a 100 metros de la meta porque estaba lleno de gente (...) de repente se vio la primera explosión pero nadie hizo nada. Un minuto después, ya en la segunda bomba (sic) la gente empezó a correr", describió la mexicana en entrevista vía telefónica.

Moisés, un empresario mexicano, fue uno de los 23,336 corredores que participaron en esta tradicional evento deportivo con 116 años de historia y considerado es el más antiguo del mundo en la era moderna. A solo un kilómetro de la línea final, la policía no lo dejó continuar la carrera aparentemente por lo que las autoridades le describieron como un "accidente".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este lunes que las autoridades investigarán a fondo, para determinar quién provocó las explosiones.

“Vamos a encontrar quién hizo esto, y los vamos a llevar ante la justicia”, mencionó Obama en un mensaje a la nación.

"Es triste. Está hermosa la ciudad, donde todos te reciben bien, hay tranquilidad, hay seguridad, y este es un evento tan bonito, y suceden este tipo de cosas", señaló Moisés, quien participó por primera vez en el maratón, fundado en 1897.

Rubén Guerra Contreras fue otro atleta mexicano que debutó en el que llama el "maratón de maratones", en los seis años que lleva participando en estas carreras.

El mexicano de 51 años corrió con más suerte al enterarse del incidente por las noticias en la televisión dentro de su hotel. Rubén y su grupo del Lomas Sporting con el que viajó lograron pasar la meta minutos antes de las explosiones.

"A los que les afectó fue a los que salieron en la zona 3 que habrían salido más tarde que nosotros", dijo Guerra, quien añadió que se encontraban "resguardados" en su hotel con la recomendación de no salir del lugar. Los primeros en iniciar la competencia lo hicieron a las 10:30 hora local.

En la competencia se registraron 233 ciudadanos que representaban a México, de los cuales 192 iniciaron la carrera, y 155 la terminaron, aunque algunos no se les permitió seguir tras los incidentes ocurridos en la meta, según datos publicados por el sitio oficial del evento.

México fue el país con mayor cantidad de competidores de América Latina, seguido de Brasil, del que participaron 131 corredores.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, instruyó a la Secretaría de Relaciones Exteriores para apoyar y contactar a los connacionales que se encontraran en la zona de las explosiones en Boston.

La Comisión Nacional del Deporte también se ha puesto en contacto con la SRE y el Consulado General de México en Boston para ampliar cualquier información de los atletas mexicanos, así como el público en general, que haya estado en la zona del incidente.

"En Boston hay mucho miedo, las calles están cerradas, todo vacío, están asustados", dijo Moisés quien al no llevar su teléfono celular, tuvo que pedir prestado uno para saber sobre su esposa.

Raquel y su amiga tuvieron que brincarse la barda que dividía al público con los corredores por el miedo de ser empujadas entre tanta gente conmocionada.

"En la primera explosión, uno se bloquea, pensamos que eran unos cohetes, pero a los dos minutos, en el instante que vino la segunda explosión dijimos, este es un atentado terrorista".

Ya resguardada en el hotel se encontró con Moisés y señaló que en el tiempo que estuvo incomunicada con su esposo, la angustia no invadió del todo a Raquel gracias a una aplicación en el celular que le decía que su esposo aún no estaba lejos de la meta cuando sucedió la explosión.

La española Lara Dopazo Ruibal llevaba cuatro días vacacionando en Boston y justo cuando sucedieron las explosiones pasaba cerca, buscando una ruta para llegar a la biblioteca central de la ciudad debido a que las calles estaban cerradas por la carrera.

"Unos policías nos dijeron 'no paren, no paren', y vimos después pasar a los bomberos y cuando estos desplegaron sus mangueras dijimos, 'aquí pasa algo'", describió a CNNMéxico la española impactada por el paso de helicópteros y hasta de los soldados en su camino.

Raquel planeaba seguir su viaje por Estados Unidos con destino a Nueva York, pero ante la incertidumbre que se vive en Boston lo está considerando.

Ahora ve
El candidato de Trump a la DEA se retira tras escándalo de opioides
No te pierdas
×