Insultos racistas de aficionados detienen el partido entre Milan y Roma

El árbitro detuvo unos minutos el encuentro después de que aficionados hicieron críticas racistas contra el delantero Mario Balotelli
La FIFA prevé sanciones más duras contra el racismo
/
(Reuters) -

Massimiliano Allegri, uno de los principales directores técnicos de la liga italiana, llamó a un endurecimiento de las acciones contra el racismo, luego de que un encuentro entre el AC Milan y la Roma fuera suspendido el domingo tras cánticos abusivos de algunos aficionados.

El delantero del Milan, Mario Balotelli, fue el blanco de las agresiones de los visitantes, por lo que el árbitro Gianluca Rocchi pidió la detención del juego en la segunda mitad para advertir al público a través del sistema público.

Después del retraso de varios minutos, el partido continuó y terminó en un empate a ceros.

Allegri indicó más tarde que la decisión arbitral no fue lo suficientemente fuerte.

“En mi opinión, solo hay una solución al racismo en el estadio y eso es suspender el encuentro”, señaló Allegri en el sitio de internet del Milan.

“Para deshacernos de esto en nuestros estadios, hay que tomar decisiones mayores. Se podría penalizar a algunas personas pero a largo plazo nos ayudará a crecer como nación y a volvernos más civilizados”.

Allegri se dirigió a los reporteros en la conferencia de prensa.

“No hay punto en interrumpir el juego. Es una decisión a medias tintas y no sirve a su propósito. El juego debe ser suspendido o seguir jugando", añadió.

“Mario dio todo lo que tenía esta tarde, pero tiene 22 años y siempre está sujeto a estos abucheos racistas y eso no es bueno. La gente va al estadio para ver a los dos equipos pero siempre hay de esta gente incivilizada”, indicó Allegri.

Las autoridades de futbol italianas luchan para erradicar los insultos de los encuentros; varios clubes han sido multados por incidentes de estos. Además, han sido implementadas varias reglas que permitirán a los árbitros detener los juegos si los abusos racistas continúan después de una advertencia oficial.

Kevin-Prince Boateng, del Milan, abandonó el terreno de juego en enero pasado debido a abusos racistas durante un partido amistoso contra un equipo de la liga inferior. Luego fue seguido por sus compañeros. Desde entonces se ha sumado al grupo antirracismo creado por el órgano de gobierno del futbol mundial, la FIFA.

Balotelli ha sido el blanco de comentarios racistas desde que regresó a Italia procedente del club británico Manchester City, en enero pasado.

El delantero también estuvo involucrado en otro incidente controversial en el partido contra Roma, que terminó con la expulsión de su compañero Sullery Mantari después de que Mantari maltratara al árbitro.

Muntari se ofendió cuando Rocchi sacó una tarjeta a Balotelli en la primera mitad y se le ordenó que se retirara después de intentar prevenir al árbitro de sacar otra tarjeta amarilla cuando el mediocampista protestó la decisión.

El jugador veterano de Ghana apretó los brazos del oficial y los mantuvo pegados al costado, pero eventualmente fue expulsado después de que Boateng interviniera para calmarlo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Sulley cometió un error pero ya está en el pasado”, dijo Allegri a los reporteros. “Está mortificado y fue un golpe jugar el partido con 10 hombres, pero no debería ser crucificado”.

El empate del domingo puso al Milan en tercer lugar de la tabla, dos puntos delante de la Fiorentina en la carrera para clasificar a la siguiente temporada de la Liga de Campeones de Europa, con un juego aun por disputar.

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×