Llegó la hora: Bayern y Borussia buscan el título del mejor de Europa

Dos equipos alemanes compiten por la Liga de Campeones, el trofeo más preciado del continente, luego de arrasar a los españoles
Bayern y Borussia, ¿quién será el campeón?
/
(CNN) -

La final alemana de la Liga de Campeones enfrentará este sábado a una potencia tradicional como el Bayern Múnich contra otra más moderna como el Borussia Dortmund en el londinense estadio de Wembley, con algo más en juego que el trofeo más codiciado del futbol europeo.

El Bayern, campeón europeo en cuatro ocasiones, es el club más rico y poderoso de Alemania, mientras que un rejuvenecido Dortmund conquistó el trofeo en 1997 pero estuvo al borde de la ruina financiera en 2005.

El club de la cuenca del Ruhr recuperó su nivel deportivo bajo las órdenes del técnico Juergen Klopp, desafiando el dominio del Bayern en las dos últimas temporadas antes de que el club de Múnich se hiciera con el título de Liga el mes pasado en una temporada en la que batió el récord de puntos.

En la primera final de la Liga de Campeones en la que se enfrentan dos conjuntos germanos, el Bayern está desesperado por borrar los recuerdos de las definiciones perdidas en 2010 y 2012 y podría recuperar el cetro europeo venciendo al equipo que lo obligó a pasar dos campañas sin ganar ningún título nacional.

La derrota en la final de la pasada edición en Múnich contra el Chelsea en los penales ha sido especialmente amarga y difícil de digerir para el Bayern. Sin embargo, los dirigidos por Jupp Heynckes se encuentran ante un posible triplete sin precedentes para un club alemán.

Heynckes, quien anunció el final de su larga carrera como entrenador en la Bundesliga y será sustituido por el extécnico del Barcelona Pep Guardiola al término de la presente campaña, se podría marchar completando un trío de títulos en los que se incluyen la Copa de Alemania, 12 meses después de lo que para otros equipos podría haber sido una derrota devastadora.

"Ser capaces de alcanzarlo de nuevo después de una derrota como la que sufrimos el año pasado demuestra que mis jugadores están tallados en una madera especial", dijo Heynckes, quien parece que podría retirarse del futbol.

"Eso es por lo que estoy convencido de que levantaremos el trofeo. Tenemos una increíble fuerza mental, no podemos caer".

Etiqueta de perdedores

Para varios jugadores del Bayern, la final podría ser la última oportunidad de conquistar uno de los grandes trofeos internacionales que se les resiste tanto a nivel de clubes como de selección.

El centrocampista del Bayern, Bastian Schweinsteiger y el capitán Philipp Lahm, han disfrutado de sendas carreras de gran éxito pero, ambos cerca de los 30 años, están agotando sus posibilidades de lograr un gran trofeo.

El internacional francés Franck Ribery y el delantero holandés Arjen Robben también han tenido suficientes títulos como subcampeones y están ansiosos de evitar quedar atrapados con la etiqueta de perdedores en su tercer intento en cuatro temporadas.

Para el Dortmund, que solo perdió un partido en toda la competición, 2-0 contra el Real Madrid en la vuelta de semifinales, es la culminación de un periodo sensacional de tres años. Ganó la Bundesliga en 2011, la liga y la Copa de Alemania en 2012 y ahora tienen a un paso levantar la Copa en la Liga de Campeones.

Este éxito tiene su reflejo en jugadores como su máximo goleador Robert Lewandowski, que se han visto incorporados en la lista de deseos de casi todos los principales clubes europeos.

El logro del joven equipo dirigido por Klopp, caracterizado por el contraataque y un estilo ofensivo en ocasiones fascinante, ha sorprendido a algunos de sus propios futbolistas.

"Si alguien me hubiera dicho antes de esta temporada que jugaríamos la final, no me lo habría creído", dijo el centrocampista Jakub Blaszczykowski.

"Para nosotros es un gran acontecimiento. No muchos hemos tenido la oportunidad de jugar una final como esta. Es la culminación de nuestra buena temporada en la Champions", dijo uno de los tres internacionales polacos del Dortmund.

El entusiasmo del equipo dirigido por Klopp, de 45 años, ha ido apagándose ligeramente ya que el talentoso Mario Goetze, que se unirá a las filas del Bayern la próxima campaña, se perderá la final por una lesión muscular.

El centrocampista ofensivo, por el que el Bayern pagó 37 millones de euros (unos 47 millones de dólares), se lesionó en el partido de vuelta de semifinales contra el Madrid.

El defensa central del Dortmund Mats Hummels, con una lesión en el tobillo, debería llegar a tiempo para la final de este sábado.

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×