La afición joven del Cruz Azul que creció fiel al 'subcampeonísimo'

Seguidores menores de edad de Cruz Azul se han hecho tatuajes del club y han viajado por horas para verlos jugar, sin celebrar un campeonato
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Aramis Lemus tenía tres años la última vez que Cruz Azul ganó un torneo de la Liga mexicana. En la última década los ha visto llegar y perder dos finales de Concacaf y dos del torneo local.

Sin embargo, los resultados no le importan. Lemus pertenece a una porra que apoya al equipo, asiste al estadio cada vez que juegan, sea en el estado que sea y dice que la pasión por La Máquina se le “metió en la sangre“. 

Ella es una de las aficionadas jóvenes del Cruz Azul que han visto pasar al club por una sequía de más 15 años sin ganar un título, a excepción de la Copa MX—un torneo reciente donde participan equipos de primera y segunda división— en abril pasado. 

Su pasión por el equipo le fue heredada de su madre, Alejandra Guzmán, quien también pertenece a una porra y la llevó a ver su primer juego del Cruz Azul a un estadio. Lemus dice que desde pequeña sintió cariño por el club y hace más de dos años se unió a La Sangre Azul, una de las porras de aficionados más importantes del equipo, con la que se reúne en los estadios para apoyar a los cementeros.

Asimilar que su equipo llegue constantemente a las finales, pero no las gane no siempre es fácil para ella. 

“Das todo por el equipo, viajas por ejemplo a Cancún 24 o 36 horas en un autobús y ves que los jugadores no dan nada, pero siguen cobrando su sueldo. Y varios amigos de la barra se van así, no comen en todo el viaje y todo para que pierdan. Siento feo que no sea campeón, siento feo que pierda“. 

En los últimos 15 años, Cruz Azul ha perdido siete finales importantes: cuatro del torneo de la liga mexicana, dos del torneo de la concacaf y una de la copa libertadores.

Pero la historia de La Máquina no siempre fue de segundos lugares. La década de 1970 le dejó cinco de los ocho campeonatos que tiene en su historia. Con figuras como el portero Miguel 'El gato' Marin, Eladio Vera, Alberto Quintano, Horacio López Salgado y muchos otros con los que Cruz Azul se ganó el mote de Campeonísimo de esta década.

Para algunos aficionados, los nuevos referentes de su generación "son el argentino Chelito Delgado (ahora juega en Monterrey), Kikín Fonseca (ahora en Atlante), Oscar El conejo Pérez (ahora en Pachuca) y Chaco Giménez —quien anotó el gol en el partido de ida de este jueves ante América—, ellos son los mejores jugadores de Cruz Azul a quienes he visto jugar“, dice Nayeli Jaqueline Ramírez Portillo de 14 años y quien es parte de otra porra cementera llamada La popular Norte.

En 2009, Cruz Azul llegó a la etapa final en el Torneo de Apertura de la liga MX por cuarta ocasión en una década y se enfrentó a Monterrey, cuando dejó pasar la gloria con un marcador 6-4 a favor de los Rayados. 

Ese es el único momento en que Lemus pensó en abandonar al equipo.

“Cuando perdimos contra Monterrey me dolió mucho y pensé 'ya no voy a venir al estadio, yo ya no quiero nada. Voy a dejar de irle al cruz Azul'. Pero pues no pude. Empezó la temporada y otra me presenté y luego volvieron a perder la Concafaf y estaba muy decepcionada. Pero creo que ya no puedo dejar a Cruz Azul, se ha vuelto parte de mi vida“. 

En abril pasado, Cruz Azul logró redimirse "un poco" con sus aficionados al ganar la Copa MX, un torneo oficial nuevo, pero que cuenta con poco reconocimiento. En ese partido, La Máquina venció al Atlante en penales, en Cancún.

"No tenía boleto de avión, no tenía boleto en el estadio, no tenía nada. Me salí del trabajo y se me alocó. Me fui al aeropuerto, conseguí un vuelo  de ida y me regrese con la porra de mi mamá. Al final (del partido) todos nos aventamos a la cancha de la emoción, la locura. Despues de 15 años sin ser campeones, ganamos una copa de chocolate (que no cuenta), pero fue lo mejor". 

Desde ese partido, Cruz Azul se montó en una racha ganadora que lo llevó hasta una nueva final en el torneo local más importante y contra su rival más odiado, el América.

¿Qué pasaría con estos aficionados si Cruz Azul perdiera otra final?

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Estamos en la buenas, en las malas y más en las peores. Lo que más importa es que sigamos de pie y demostremos el amor al club. El club nos da muchas alegrías, tristezas e ilusiones.

"No ganar una copa no puede borrarnos lo que sentimos por el equipo“, dice Juan Hernández miembro de la porra La sangre Azul, quien a los 14 años se tatuó en el pecho y “para siempre“ el escudo de su equipo.

Ahora ve
¿Roban animales de zoológico venezolano para comérselos?
No te pierdas
×