"La adicción de libertad me llevó hasta el espacio": Felix Baumgartner

El hombre que se lanzó desde la estratósfera en 2012 cuenta a CNNMéxico la experiencia durante su salto y el cambio que significó en su vida
"No soy Superman, soy un hombre libre": Baumgartner
Jorge Eduardo Gómez
(CNNMéxico) -

Felix Baumgartner llevó su "adicción" por la libertad hasta los límites de la Tierra.

El deportista que desde niño se sintió atraído por las alturas, rompió récords deportivos y atrajo la mirada de los científicos en 2012 después de que, como parte de esa "adicción", viajó hasta la estratósfera y desde una cápsula espacial se lanzó en caída libre superando la velocidad del sonido.

"Cuando era niño siempre me gustó ver el mundo desde arriba, pasando mucho tiempo en los techos de las casas, siempre me emocionaba ver el mundo haciéndose pequeño, así que tuve ese gran deseo de volar como un pájaro", dijo en entrevista con CNNMéxico el llamado Hombre Supersónico.

Sin embargo, Baumgartner aseguró que de pequeño estaba muy limitado para hacer realidad su sueño y fue hasta la adolescencia que con el paracaídismo pudo probar por primera vez lo que él consideró "libertad".

"Me volví un adicto desde el primer segundo, cuando saltas desde el avión es libertad total, no te puedes lastimar, a menos que no abras el paracaídas en el momento correcto, puedes probar cualquier cosa, girar alrededor, sientes que vuelas como un pájaro".

Este paracaídista austriaco encontró en el Base Jump, el deporte extremo donde edificios y monumentos altos sirven como plataformas, otro tipo de libertad que lo cautivó.

"Desde que era un niño me decían que no me aventara de nada, normalmente retrocedes, la gente ni siquiera puede pararse en la orilla, pero teniendo un paracaídas te permite dar el salto y si lo haces bien, aterrizas 30 o 40 segundos después, sin lastimarte, lo encuentro fascinante tener la habilidad de saltar desde un edificio, un puente o una roca y no te lastimas", señaló Baumgartner, quien en 2007 se lanzó desde la Torre Mayor de la Ciudad de México.

Lee Los saltos espectaculares de El Temerario Felix

El deporte extremo enfrenta riesgos y Baumgartner aseguró estar consciente de ello, incluso, del peligro de muerte.

"He hecho esto por muchos años, lo que he encontrado es la diferencia entre miedo y pánico; el miedo es mi amigo porque me ayuda a concentrarme, tienes que asegurarte de controlar el miedo porque pronto el miedo se transforma en pánico, el pánico es una situación, donde no puedes controlarlo, si estás fuera de control, no puedes actuar bien, así que el secreto es, el miedo está ahí, pero tienes que controlarlo lo más que puedas", dijo.

El momento histórico

El domingo 14 de octubre de 2012, Baumgartner realizó el más grande de sus saltos desde el 'filo del espacio' a 28,000 pies de altura (poco más de 39,000 metros) para hacer historia al ser la primera persona en romper la barrera del sonido sin la protección de un vehículo.

El exmilitar austriaco de 44 años califica esa experiencia como "única y extraordinaria", cuando al salir de la cápsula, su vida dependió por completo de la protección de su traje.

"Ese es un momento asombroso y único, estás parado ahí, ves la curvatura de la Tierra, todo lo que está alrededor es negro y cinco años de preparación finalmente se estaban pagando. Te das cuenta que eres la única persona que tiene ese privilegio de estar ahí y el mundo entero te está viendo", señaló.

Solo en YouTube, más de ocho millones de personas vieron en directo cómo Baumgartner se lanzó al vacío y aceleró hasta los 1,342 kilómetros por hora para luego descender en paracaídas sobre el desierto de Nuevo México, en Estados Unidos.

Frente al vacío, Baumgartner dijo a CNNMéxico que recordó que estaba a punto de dar un paso a lo desconocido ante algo que nunca se había probado antes.

"Hasta ese entonces, mucha gente, científicos altamente calificados, no pudieron encontrar la respuesta apropiada sobre que le pasa a un humano si rompe la barrera del sonido", dijo el deportista.

Durante los entrenamientos previos, él y su equipo habían practicado cómo evitar quedar atrapado en un peligroso “giro horizontal”. Su vida también dependía de la integridad de su traje presurizado, debido a las temperaturas gélidas y a que la atmósfera en esa altura podía ser tan delgada que vaporizaría su sangre.

Cuatro minutos y 19 segundos después de la caída, Baumgartner tocó tierra, se hincó y levantó los brazos.

No solo fue una hazaña personal, dijo. El deportista aseguró que esta hazaña ayudó en la investigación científica para nuevos proyectos, desde crear mejores trajes espaciales, hasta tratamientos médicos para casos de embolia.

Lee Después del salto de Baumgartner, ¿qué sigue?

"No soy Superman"

"He recibido algunas cartas de niños diciéndome que están muy agradecidos por lo que hice, porque este (el salto) es su propio 'alunizaje' —porque no habían nacido en el tiempo que (Neil) Armstrong, (Buzz) Aldring y (Michael) Collins llegaron a la Luna— y, desde una perspectiva emocional, fue su propio 'alunizaje'", dijo Baumgartner, quien dijo no sentirse un "Superman" por no ser una figura de cómic.

Baumgartner asegura que estar a miles de millas de altura, además de dejarle la sensación de libertad, lo hizo "humilde", al estar rodeado por la "nada" en un ambiente "hostil".

"Cuando estás en ese extraordinario lugar y ves la Tierra como la vi a 28,000 pies arriba, con la curvatura de la Tierra y el cielo totalmente negro, cambia tu perspectiva, tu pensar, porque puedes ver ese pequeño frágil planeta", dijo.

El 16 de octubre de 2012, a dos días de haber logrado su hazaña espacial y después de años de proezas como volar a través del Canal de la Mancha, aventarse desde el Corcovado de Brasil, lanzarse desde algunos de los edificios más altos del mundo y poner en peligro su vida en varias ocasiones, Felix Baumgartner anunció su retiro del deporte extremo.

"Me gustaría encontrar un trabajo decente como piloto de helicópteros de rescate. Trabajar medio año en los Alpes y medio año en California, luchando contra el fuego y rescatando gente", dijo en esa ocasión.

Antes de esta nueva etapa, Baumgartner vive un periódo de calma, en el que aprovechó visitar México para estar presente en la proyección este jueves del documental que la BBC y National Geographic realizaron sobre su gran salto.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×