Los secretos y las supersticiones detrás de los atuendos de los jinetes

Las sedas de los líderes del hipismo están cubiertas por siglos de tradición y creencias que los pueden hacer ganar o perder
Las caballerizas en el Jockey Club de Hong Kong
Sheena McKenzie
Autor: Sheena McKenzie
(Reuters) -

Los uniformes multicolores brillan en el sol. Desde lo lejos, los trajes de seda podrían ser el atuendo de unos artistas de circo que están listos para lanzarse  tartas de crema entre sí y acaparar los gritos del público en las gradas.

Sin embargo, a pesar de su aspecto carnavalesco, el serio negocio no es una cuestión de broma.

Los hombres vestidos ostentosamente son jinetes y sus estridentes atuendos son etiquetas de identificación fundamentales, cubiertas por siglos de tradición y superstición.

Pero, ¿realmente ayuda a determinar si ganan o pierden?

Un notable 40% de los jinetes triunfadores de la carrera de caballos más importante en Gran Bretaña, el Grand National, han vestido ya sea en color azul o verde.

"Es muy extraño. Pero no hay ciencia detrás de ello", dice Nick Attenborough, vocero de Great British Racing, una publicación encargada de analizar a los ganadores de la competición en los últimos 100 años.

"Las personas que compiten en las carreras son muy supersticiosas. En los hipódromos de Hong Kong siempre se aprecia mucho el color rojo porque es de mucha suerte en la cultura china".

"Por otra parte, dicen que los caballos no distinguen el color, por lo que posiblemente no hace gran diferencia para ellos".

Cuando un jinete recibe un nuevo uniforme, la tradición dicta que debe tirarlo al suelo y pisotearlo. "Es una forma de decir: 'Ya ha caído al suelo, yo no caeré'", dijo Attenborough a CNN.

Placas de circulación para los caballos

Pero hay más en los uniformes de jinete que sus supuestos poderes místicos. Desde el siglo XVIII, las sedas de los atuendos —nombradas así por su material original— son un importante método para determinar algo en común con el caballo.

En realidad tienen muy poco que ver con el jinete y en vez de eso representan al propietario.

"A medida que los propietarios fueron registrados con mayor frecuencia en los siglos XVIII y XIX, las sedas de jinete se convirtieron en una especie de placa de circulación de automóvil, y cada conjunto tuvo que ser personalizado", dice Michael Rawson, director ejecutivo de Allertons, una empresa de uniformes.

"Nadie podía tener los mismos colores y diseños al competir en la misma carrera".

La regla dice que los propietarios deben inventar una única combinación de colores y patrones, que jamás hayan sido utilizados.

¿Pasarela o pasarela de caballos?

Ahora hay más de 15 mil diseños registrados en Gran Bretaña —con un costo aproximado de 60 dólares cada uno— y los propietarios solamente pueden elegir entre 18 colores diferentes, 25 formas y 12 mangas.

Pero si el diseño de sus sueños ya es utilizado, siempre puede esperar a que sea subastado, una vez que el propietario haya terminado con ellos.

"Entre más liso el conjunto, más solicitado estará para ser adquirido en una subasta, con precios que varían entre los 1,500 y los 10,000 dólares", dijo Rawson a CNN.

"Creo que los más caros han sido los negros lisos, incluso, los rosas, rojos y azul marino. También se basan en los equipos de futbol de la Liga Premier, como las rayas blancas y negras del Newcastle".

No obstante, la paleta de colores en EU es prácticamente infinita, con formas más interesantes, entre las cuales hay disponibles tréboles de cuatro hojas y herraduras.

Sin embargo, los diseños tienen que recibir el sello de aprobación del Club Nacional de Jinetes, tal y como se enteró un propietario cuando fue rechazada su solicitud de la silueta de una mujer desnuda.

Ajustes para una reina

Este es un dilema de moda que la famosa propietaria de caballos, la Reina Isabel I de Gran Bretaña, nunca ha tenido que enfrentar, con su distintivo uniforme púrpura y rojo con bordados de oro; un diseño que ha pasado de generación en generación.

"Se pueden heredar diseños", explicó Attenborough. "Por ejemplo, la de tartán es muy rara, pero se puede heredar a alguien de la familia".

Aunque son reconocidas como sedas, en la actualidad generalmente incluyen una mezcla de lycra y poliéster resistentes al uso rudo.

En una industria donde los jinetes deben cumplir con requisitos como ser bajos de peso, la ropa ligera es de vital importancia y el atuendo normalmente pesa solamente 150 gramos.

"Tenemos unos cuantos estilos diferentes, pero nuestra tela aerodinámica en realidad está hecha con lycra. Muy parecido a lo que utilizaría un ciclista”, dijo Rawson.

"Es una tela para mejorar el rendimiento, por lo que debe ser ceñida al cuerpo, no tendrías resistencia alguna al viento si se tratara de una ropa suelta”.

Ropa interior

Con tanta atención centrada en sus llamativas chaquetas, muchas personas no advierten de la cuidadosa preparación que hay por debajo.

Los jinetes llevan chalecos acolchados para protegerlos en caso de un accidente. En invierno, muchos de ellos también utilizan medias de mujer para retener calor.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Puede que los uniformes actuales sean tecnológicamente mejores que hace 200 años, pero el ver a estos atletas de élite en sus llamativas galas no ha dejado de ser el atractivo principal.

Como dice Attenborough: "Cuando se les observa en el centro del prado en un día brillante y soleado, los colores realmente son un espectáculo para la vista".

Ahora ve
Aston Martin quiere llevar el lujo de sus autos al sector inmobiliario
No te pierdas
×