Rapidez y resistencia, las "fortalezas" del futbol mexicano moderno

La fortaleza física y el desarrollo de los jóvenes ha provocado la atención de otras ligas, según técnicos y exjugadores de la Liga MX
Javier Rodríguez Labastida
Autor: Javier Rodríguez Labastida | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

En 10 años, el futbol mexicano cambió. No solo se hizo más veloz y de resistencia, sino que el trabajo mental en los nuevos jugadores generó un mayor profesionalismo, así lo aseguran técnicos y exjugadores que vivieron esta transformación de la liga local.

“Antes se catalogaba a México como un país al que venían jugadores que estaban cerca del retiro. Hoy, México por su fuerza económica y la competitividad de su torneo tiene la posibilidad de contratar jugadores antes de que vayan a Europa”, dice el técnico de León, Gustavo Matosas.

“Creo que el torneo ha ganado en calidad y una mayor dinámica que le beneficia. Hay ocho o nueve equipos que pueden ser campeones”, dice a CNNMéxico.

Este viernes inicia el torneo local que tiene al América como campeón. Sin embargo, a pesar de que el técnico de las Águilas, Miguel Herrera, ha dicho que le obsesiona el bicampeonato, lo cierto es que no hay favoritos para llevarse la copa.

En los últimos diez torneos, los títulos se han dividido entre seis equipos: Monterrey (2), Pumas (2), Toluca (2), Tigres, Santos, Tijuana y América.

Lee: El futbol mexicano cambia y busca nuevo campeón

Nuevas cualidades

“El jugador mexicano tiene dos grandes virtudes que son la resistencia y la velocidad; y no es fácil encontrarlas”, dice Matosas.

“Es muy dinámico y a veces es subestimado en otros países, pero cuando estas dentro te das cuenta que no es fácil jugarlo”, agrega el técnico de León, que empieza este torneo su segundo año tras su ascenso a la primera división.

Matosas, de origen uruguayo, debutó en el Peñarol en 1985 y concluyó su carrera en Querétaro en 2001.

Estas nuevas cualidades que ha desarrollado el jugador mexicano le ha permitido tener mayores posibilidades en Europa, aseguran los técnicos mexicanos.

En el último semestre, a la lista integrada por Giovani dos Santos, Javier Chicharito Hernández, Andrés Guardado y compañía, se incorporaron Diego Reyes y Héctor Herrera al Porto, Javier Aquino al Villarreal y Nery Castillo en el Rayo Vallecano.

“Los partidos son más intensos; físicamente uno tiene que estar mucho mejor preparado y tener más recursos técnicos y tácticos”, dice a CNNMéxico Guillermo Vázquez, técnico del actual subcampeón Cruz Azul.

“Como técnicos buscamos gente más rápida, que sean verticales, veloces, y que tengan fuerza para el arranque”, señala Gabriel Caballero, timonel del Pachuca, que en los últimos años se ha consolidado como uno de los equipos fuertes del futbol mexicano.

Caballero, argentino naturalizado mexicano, debutó en Rosario Central en 1987. En 1996 emigró al futbol mexicano para jugar con el Santos, sin embargo, sus mayores logros los alcanzaría con el Pachuca, con el que jugó en dos periodos entre 1998 y 2009.

El impulso de los jóvenes

Los logros de las selecciones menores y el trabajo en las fuerzas básicas ha reforzado la calidad física y el desarrollo mental de los jugadores, coinciden Vázquez, Caballero y Matosas.

“Antes empezaban a los 24 años. Ahora hay jugadores que con 18 años están en buen nivel y que los clubes le dan posibilidades”, dice Caballero.

En los últimos ocho años, México ha sido campeón olímpico (con una selección Sub 23) y dos veces campeón del Mundial Sub 17 (2005 y 2011).

De los jugadores mexicanos en Europa, a excepción de Guardado y Castillo, el resto es menor de 25 años.

“Los jóvenes buscan posibilidades, tienen ganas y eso te obliga como técnico a estar atento y darles oportunidad”, asegura Caballero.

Para este torneo, equipos como Pachuca, América, Pumas y Guadalajara optaron por voltear a sus fuerzas básicas para llenar vacíos en sus plantillas tras la salida de algunos de sus jugadores y el traspaso de otros en el pasado periodo de transferencia.

Jorge Eduardo Gómez contribuyó con este reporte

Ahora ve
No te pierdas