El futbol australiano es golpeado por un escándalo de arreglo de partidos

Seis personas fueron acusadas por fraude en una liga de futbol, meses después de que el deporte fuera relacionado con el crimen organizado
futbol_mexico  futbol_mexico
(Reuters) -

El jefe del futbol australiano se comprometió a “castigar” a los hombres acusados de arreglar partidos en una competencia de una liga menor, que fue descrito como el peor escándalo de este tipo en la historia del deporte del país.

Nueve personas fueron arrestadas el pasado domingo y seis de ellas fueron acusadas en la corte este lunes, incluido el entrenador del equipo de la Liga Premier Victoriana, Southern Stars, un grupo de sus jugadores y una persona de Malasia.

Cinco de los involucrados fueron jugadores británicos que, según reportes, habían sido ofrecidos al club de Melbourne al principio de la temporada sobre una base sin pagos.

El sitio web de la Federación Australiana de Futbol (FFA, por sus siglas en inglés) dijo que los arrestos se realizaron después de que recibieran datos de patrones sospechosos de apuestas que involucraban a Southern Stars en agosto, los cuales pasaron a la policía estatal de Victoria.

“Las medidas de integridad establecidas por el futbol han sido efectivas para detectar esta actividad”, dijo a los reporteros el director de la FFA, David Gallop, el pasado domingo.

“Desde el punto de vista de la FFA iniciaremos procedimientos bajo nuestros propios códigos de conducta. Puedes asegurar que los castigaremos.

“Eso significa suspensiones de por vida a nivel mundial”.

La policía dijo que más de dos millones de dólares (25.8 millones de pesos) se habían apostado en el equipo, que es el último lugar de su división, una competencia de segunda división por debajo de la Liga-A nacional.

Gerry Gsubramanian de 45 años es acusado de ser el contacto para los sindicatos de apuestas en el extranjero quienes organizaban con los jugadores los resultados de los partidos.

“Recibe llamadas telefónicas. Da consejos sobre cómo los jugadores del Southern Stars van a jugar”, dijo a la corte el detective Scott Poynder, según la Australian Associated Press.

“El video mostró que algunos de los jugadores jugaban inusualmente mal. Por ese trabajo recibían pagos. Algunas de las apuestas están en los cientos de miles de dólares”.

Gallop dijo que la policía le había dicho que esto era considerado como una “cuestión aislada”.

“Esto destaca el hecho de que los juegos de ligas menores, que no están bajo el escrutinio de cosas como una transmisión global de televisión, son potencialmente más susceptibles a este tipo de actividad”, dijo Gallop.

“En esta etapa, la policía nos indicó que analizan una cuestión aislada en Victoria y necesitamos ser guiados por la policía en ese aspecto”.

La controversia se añade a un año difícil para el deporte australiano, que fue sacudido por los escándalos de drogas que involucran al equipo líder de la Liga Australiana de Futbol, el Essendon, al igual que la liga de rugby del país.

“Esto fue señalado a principios de este año por la Comisión Australiana de Crimen, sobre el hecho de que había vínculos con el crimen organizado, el tráfico de sustancias que mejoran el rendimiento y el arreglo de partidos”, dijo a World Sport de CNN, el periodista Jim Wilson de Seven Network.

“Las personas decían que no había arreglo de partidos en el deporte australiano y luego esto sale a la luz. Es una competencia de menor grado… pero son las apuestas exóticas y los hombres involucrados lo que realmente genera reacciones en todo el deporte australiano.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Las apuestas de India, Asia, Singapur, China en estos equipos locales. Creo que encontrarás que hay otros deportes que serán investigados y que están bajo la atención de la Policía Federal Australiana.  

“No creo que se limite al futbol en este país. Esto es preocupante para el deporte australiano en general”.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×