Lágrimas y 'bigotes' ponen color a la décima jornada de Sochi 2014

El veterano estadounidense Bode Miller lloró su medalla de bronce como si fuera una de oro, mientras que Eva Samkova festejó con un bigote
sochi
eva samkova snowboard sochi 2014  sochi
/
(Reuters) -

Las lágrimas del veterano esquiador estadounidense Bode Miller tras colgarse el bronce en esquí alpino y el bigote que la checa Eva Samkova usó al ganar en snowboard puso la sonrisa a los Juegos de Sochi en su décima jornada.

El bronce conquistado por Miller en la prueba de esquí supergigante supo a oro al agrandar la leyenda del estadounidense, al sumar a su carrera un total de seis medallas —un oro, tres platas y dos bronces— en sus cuatro participaciones olímpicas.

Tras quedar en octavo en descenso, y sexto en supercombinada, este domingo pudo afianzar la tercera plaza en supergigante, compartida con el canadiense Jan Hudec.

El llanto de Miller dejó en segundo plano el éxito de su compatriota Andrew Weibrecht, que se adjudicó la plata, y el oro del noruego Kjetil Jansrud, que prolongó el éxito de Noruega en supergigante, prueba en la que los nórdicos se han coronado en las cuatro últimas citas olímpicas.

Si las lágrimas protagonizaron la medalla de Miller, la sonrisa acompañó el triunfo de la checa Eva Samkova en la prueba de cross de snownoard, donde la joven dejó una de las imágenes de los Juegos con el falso bigotillo que lució con la competición.

"Es el bigote de la suerte", explicó Samkova, que como ya es costumbre desde 2011, cuando lució por primera vez su ya famoso mostacho en los Mundiales disputados en la estación catalana de la Molina, volvió a pintarse su falso bigote para su debut olímpico.

Pero el triunfo de la joven Samkova, de 20 años, no se debe sólo a su peculiar talismán, sino a una excepcional técnica y fortaleza física, que han permitido a la checa llegar a Sochi como la tercera clasificada en la Copa del Mundo.

Cualidades que Eva Samkova explotó este domingo como nunca en una gran final, que la checa dominó con claridad de principio a fin, y en la que se impuso a la canadiense Dominique Maltais, la líder de la Copa del Mundo, que tuvo que conformarse con la plata, y a la francesa Chloe Trespeuch, bronce.

Igualmente incontestable fue el triunfo de Suecia en la prueba de relevos de 4x10 kilómetros de esquí de fondo, en la que el conjunto escandinavo se alzó con el oro con una ventaja de 27 segundos sobre Rusia, plata, y de 31 sobre Francia, que se colgó el bronce.

Este triunfo permite al equipo sueco revalidar el oro que conquistó hace cuatro años en Vancouver y convertirse en el país con más títulos olímpicos, con seis en esta especialidad del esquí de fondo.

Holanda mantiene su dominio en el patinaje de velocidad al sumar su decimoséptima medalla —5 oros, 5 platas y 7 bronces— en el Adler Arena tras lograr un nuevo triplete, el tercero de los "naranjas" en Sochi, en la prueba de 1,500 metros.

No obstante, Alemania sigue dominando el medallero con sus siete oros.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Jorien Ter Mors, que compagina las pruebas de pista corta y larga, logró el oro, tras imponerse con nuevo récord olímpico incluido a sus compatriotas Ireen Wust, plata, y Lotte Van Beek, bronce.

Tampoco hubo sorpresas en el programa corto de la prueba de danza de patinaje artístico, en la que los estadounidenses Meryl Davis y Charlie White, vigentes subcampeones olímpicos, lideran la clasificación con una ventaja de 2.56 puntos sobre los canadienses Tessa Virtue y Scott Moir, oro hace cuatro años en Vancouver.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×