Un vendedor de armas afirma que Pistorius conocía la ley sobre seguridad

El atleta sabía que no es legal disparar a un desconocido si hay protecciones, afirma un testigo en la tercera semana de declaraciones
corredor oscar pistorius
oscar-pistorius  corredor oscar pistorius
Richard Allen Greene
Autor: Richard Allen Greene | Otra fuente: CNN
PRETORIA, Sudáfrica (Reuters) -

Al iniciar la tercera semana de declaraciones, un vendedor de armas dijo que el atleta olímpico sudafricano, Oscar Pistorius, tenía que haber conocido las leyes de seguridad sobre armas antes de comprar sus armas de fuego y obtener sus licencias de posesión de armas.

Sean Patrick Rens, quien vendió las armas a Pistorius, dijo que el atleta llenó correctamente un cuestionario.

Rens dijo que Pistorius sabía que no es legal disparar a un desconocido que haya entrado en tu casa, no es legal dispararle si hay protecciones entre el ladrón y tú, pero es legal dispararles si no hay protecciones y se te acercan con un arma.

Para que sea legal disparar, dijo Rens, "el ataque debe ser en tu contra, debe ser contra una persona y debe ser ilegal". Esos son puntos importantes porque el equipo de defensores de Pistorius no solo debe demostrar que se equivocó, sino que el error es comprensible para que lo exoneren del homicidio de su novia, Reeva Steenkamp.

Los fiscales y la defensa tratan de determinar si Pistorius mató intencionalmente a Steenkamp o si fue un accidente terrible pero comprensible.

No hay duda de que le disparó desde el otro lado de la puerta del baño en su casa, durante la madrugada del Día de San Valentín de 2013; ella recibió el impacto de tres balas de punta hueca y una de ellas probablemente la mató casi al instante.

Pero desde hace dos semanas, su equipo de defensores ha cuestionado a cada testigo que hace surgir dudas sobre su historia: que pensó que Steenkamp era un ladrón y pensó erróneamente que actuaba en defensa propia.

El fiscal Gerrie Nel ha presentado testigos que van desde el patólogo que hizo la autopsia hasta la exnovia de Pistorius, Samantha Taylor, quien dijo que Pistorius tenía un arma junto a la cama y que mientras salían juntos, al menos una vez fue a investigar algún ruido durante la noche con el arma en la mano.

El oficial de policía de mayor rango que estuvo en la escena la noche del crimen declaró el viernes, pero no se sabe con certeza si favoreció mucho a la fiscalía.

En el tribunal, parecía que la investigación policial había sido una serie de incompetencias, malas decisiones, mala memoria y robos.

El excoronel de la policía, G.S. van Rensburg, dijo que encontró a un experto en balística de la policía manipulando sin guantes el arma de Pistorius y le llamó la atención; el agente ofreció disculpas y se puso unos guantes.

Dijo además que estaba "furioso" porque al menos uno de los valiosos relojes del atleta olímpico desapareció de la habitación mientras la policía analizaba la escena del crimen.

"Cacheó" a sus colegas, registró sus bolsos y sus vehículos, pero no pudo encontrar el reloj que valía varios miles de dólares.

Agregó que había ordenado que sacaran de la casa la puerta del baño a través de la que Pistorius le disparó a Steenkamp, que la colocaran en una bolsa para cadáveres y que la llevaran a su oficina y explicó que "la puerta es la prueba más valiosa porque la difunta estaba del otro lado".

A principios de la semana, la defensa criticó el manejo que la policía hizo de la puerta e insinuaron que las pruebas no eran confiables porque estaban contaminadas.

Van Rensburg renunció a la corporación en diciembre, tras tres décadas de servicio y bajo presión por el manejo de la puerta.

Cuando le preguntaron a qué se dedicaba ahora, se quedó perplejo y dijo: "Ahora soy entrenador deportivo, los deportes son mi vida".

Él es el testigo número 13 que declara para la fiscalía en el juicio por homicidio que se sigue a Pistorius, cuyos éxitos en la pista de carreras lo volvieron el primer hombre con doble amputación en competir en las Olimpiadas.

El chico de oro que se volvió acusado

Pistorius, de 27 años, se declaró no culpable de homicidio y otros tres cargos relacionados con las armas. Steenkamp era modelo y tenía 29 años.

El viernes, el abogado de Pistorius, Barry Roux, destruyó la cronología que Van Rensburg ofreció de los eventos de la noche del homicidio al presentar las declaraciones de tres oficiales de policía cuyos relatos diferían del de Van Rensburg.

El expolicía estaba tan sorprendido de la declaración del sargento Ntome Sebetha, que miró a Roux y dijo: "Asombroso".

Más tarde, Roux acosó tan duramente a Van Rensburg al señalar las diferencias evidentes entre las dos fotos que según el exagente eran iguales, que este se negó a responder una pregunta sobre cuántas llaves había en otra fotografía.

"No es una pregunta capciosa", dijo Roux. "Solo hay una llave".

El excoronel de la policía subió al estrado por primera vez el jueves y dijo que los paramédicos ya estaban en la casa de Pistorius cuando llegó alrededor de las 3:55 de la madrugada, pero Steenkamp estaba muerta.

Mientras declaraba, la fiscalía mostró más de 100 fotografías policiales que se tomaron en la casa de Pistorius luego del asesinato, entre ellas una del arma de 9 milímetros del velocista que estaba todavía lista para disparar sobre una toalla o tapete ensangrentado en el piso salpicado de sangre.

El viernes el tribunal vio una foto de un retrete cubierto de sangre, pero solo Van Rensburg vio las fotos del cuerpo de Steenkamp y unos acercamientos de sus heridas.

Esas imágenes perturbadoras no se proyectaron en las pantallas del tribunal.

Pistorius inclinó la cabeza y cubrió sus ojos con una mano mientras el fiscal Nel explicaba el conjunto de fotografías al expolicía en el estrado.

Pistorius vomitó varias veces la semana pasada mientras el patólogo Gert Saayman describía las heridas mortales de Steenkamp y una vez más cuando se proyectaron accidentalmente las imágenes de las lesiones en las pantallas del tribunal.

Un arma junto a su cama

El caso contra Pistorius es mayormente circunstancial, dijo Nel durante su argumento de apertura la semana pasada. Pistorius y Steenkamp eran las únicas personas que había en su casa cuando la mató.

Nel ha creado un panorama de lo ocurrido a través del testimonio de expertos, vecinos que escucharon los gritos y los disparos esa noche, amigos y examigos de Pistorius y un guardia de seguridad que se apresuró a llegar a la escena cuando se reportaron los disparos.

Los relatos de muchos de los testigos de la fiscalía coinciden con la versión de los hechos de Pistorius: se levantó en la noche, salió al balcón por un ventilador, regresó y escuchó ruidos en el baño y pensó que se trataba de un intruso.

Dijo que tomó el arma y disparó mientras le gritaba a Steenkamp que llamara a la policía. Cuando no recibió respuesta, se dio cuenta de que tal vez era ella quien estaba en el baño, dijo.

Los vecinos dijeron que habían escuchado gritar a una mujer antes de que sonaran los disparos. Sin embargo, la defensa propone la teoría de que los vecinos pensaron que era Steenkamp la que gritaba porque temía por su vida, cuando en realidad fue Pistorius quien gritó cuando se dio cuenta de lo que había hecho.

Además, la defensa argumenta que los ruidos que los vecinos escucharon no fueron los disparos, sino el bate de cricket con el que golpeó la puerta para tratar de rescatarla.

Pistorius y al menos dos vecinos llamaron al servicio de seguridad tras los disparos, lo que permitió a la defensa usar los registros de llamadas para establecer una cronología de los hechos.

La jueza Thokozile Masipa emitirá el veredicto; en Sudáfrica no hay juicios con jurado.

En Sudáfrica se castiga el homicidio premeditado con cadena perpetua y un mínimo de 25 años de prisión. También podrían condenar a Pistorius a cinco años de prisión por cada cargo relacionado con las armas y a 15 años por otro cargo relacionado con armas de fuego.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Si no lo condenan por homicidio premeditado, se podría juzgar al velocista por homicidio culposo, un crimen basado en la negligencia.  La sentencia para este delito no está a discreción de la jueza. Al parecer el juicio seguirá por varias semanas más.

Ed Payne contribuyó con este reportaje.

Ahora ve
Para la NASA, el eclipse de este lunes es una “coincidencia celestial”
No te pierdas
×