Una jueza autoriza que se revelen datos de 'barras' argentinas

Las 'hinchadas' argentinas pretenden evitar que sus datos personales sean difundidos a las autoridades que vigilarán el Mundial en Brasil
Integrantes de barras argentinas se enfrentan con la policía  Integrantes de barras argentinas se enfrentan con la policía durante un juego de Quilmes y River Plate en diciembre de 2013
/
BUENOS AIRES, Argentina (Reuters) -

Las barras bravas argentinas que quieran viajar al Mundial de Brasil 2014 sufrieron un revés judicial luego de que el gobierno de Argentina autorizara revelar sus datos personales, incluso a la Policía Internacional, conocida como Interpol, dijo este martes la abogada de estos fanáticos del futbol.

"Este es un segundo round de una pelea, como si fuera boxeo. Vamos a apelar", dijo Débora Hambo, defensora de la organización no gubernamental Hinchadas Unidas Argentinas (HUA).

La jueza Cecilia Gilardi Madariaga aceptó una apelación del gobierno y rechazó un recurso de amparo presentado por un fanático que se opone a que se revele información de inteligencia sobre su persona a las autoridades del Mundial en Brasil.

La semana pasada, las barras argentinas fueron autorizadas a viajar al certamen deportivo del verano al ser favorecidas por un fallo judicial que impedía que revelara a las autoridades de Brasil datos personales de presuntos fanáticos violentos, informó en su momento la abogada Hambo.

En su libro Understanding football hooliganism, el investigador australiano Ramón Spaaij, refiere que en América Latina, en específico en Argentina, el surgimiento de las llamadas barras bravas o hinchadas se da entre los años 1930 y 1940, pero fue en la década de 1960 que subió en su grado de violencia.

Spaaij señala que en Sudámerica, estos grupos de apoyo emulan aspectos de una organización, con membresías, "sin necesidad de intimidar y violentar a sus rivales", a veces vinculados con grupos políticos.

Con la nueva medida contra las barras, el gobierno argentino está autorizado a dar información sobre los fanáticos, incluso a Interpol.

Según Débora Hambo, la jueza Cecilia Gilardi Madariaga había aceptado el amparo "aplicando la ley pero seguramente no tomó en cuenta la dimensión de su decisión y las presiones que iba a sufrir y por eso lo modificó".

Unos 65 integrantes de la HUA, que agrupa a 38 barras, están anotados para viajar a Brasil y de ellos una veintena pretende evitar, por vía judicial, que sus datos personales sean revelados.

"Son personas que tienen causas penales o causas por violencia en las canchas de fútbol", admitió la abogada que los representa pero que considera que la entrega de datos personales en forma preventiva constituye "una persecución política".

Hambo es la única cara visible de la HUA ya que "después de la experiencia en (el Mundial de) Sudáfrica, no quieren ser identificados para que no los persigan", dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Unos 30 miembros de grupos violentos argentinos fueron arrestados y expulsados de Sudáfrica durante la Copa del Mundo de 2010 y otra treintena desistió voluntariamente de ingresar a ese país para no terminar en la cárcel.

Además, un fanático argentino murió en Ciudad del Cabo en una pelea callejera de barras  antes del partido en que Alemania eliminó a Argentina con goleada de 4-0 en cuartos de final.

Ahora ve
Doce de los 40 aspirantes a ser candidatos independientes a la presidencia
No te pierdas
×