Cuauhtémoc Blanco lidera por última vez al Tri en su encuentro con Israel

El delantero mostró liderazgo y categoría en su última participación con el Tri, que se despidió de la afición mexicana en el Estadio Azteca
| Otra fuente: CNNMéxico

Cuauhtémoc Blanco volvió a ejercer su liderazgo en la cancha, característica que ha mostrado durante la mayor parte de su carrera futbolística, y la afición se le entregó en el estadio Azteca, durante su despedida de la Selección Mexicana antes del Mundial de Brasil 2014.

Blanco, con su tradicional 10 en la camiseta, arrancó de inicio y como capitán del 11 que escogió Miguel Herrera para encarar al cuadro israelita. Se suponía que solo jugaría 20 minutos, pero la entrega y el esfuerzo mostrado en la cancha, hizo que su cambio se diera unos minutos más tarde, hasta completar 38 minutos.

Desde que saltó a la cancha para calentar previo al encuentro, el Cuau, que jugó y logró un título con el América en 2005, fue ovacionado por los miles de asistentes al encuentro en el Azteca.

Blanco no defraudó a sus seguidores: desde el primer minuto mostró categoría y liderazgo al conducir el esférico, mandar pases y guiar a sus compañeros de cancha.

Si bien los jugadores mexicanos se mostraban erráticos en el juego colectivo, Cuauhtémoc se mostraba lúcido y dispuesto a dar el extra con tal de ganar cada balón que pasaba y llegaba a sus pies.

Incluso al minuto 34, el delantero tuvo la oportunidad de anotar de tiro libre directo, pero el balón salió por arriba del marco del portero Ariel Harush.

La afición coreaba “¡Temo! ¡Temo!” y el jugador le respondía mostrando la técnica adquirida durante su carrera profesional. Al minuto 38, se anunció el cambio del 10.

Cuauhtémoc se dirigió al portero de José de Jesús Corona y le puso la banda de capitán, para después enfundarse en un abrazo con sus compañeros y dirigirse a la banca para ser relevado por el delantero americanista Raúl Jiménez.

La gente coreó su nombre y le brindó una ovación de pie al líder mexicano, quién aplaudió el gesto.

Al medio tiempo, Blanco se dirigió al centro de la cancha, en donde se le entregó un tachón de oro como reconocimiento. El Cuau fue aplaudido por los seleccionados, el cuerpo técnico, familiares y amigos con los que dio una vuelta olímpica al Azteca para despedirse de la afición.

“Quiero agradecer al público, estaba toda mi familia en la cancha, estoy muy feliz. Para mi era un reto llegar al América, llegar a la Selección, jugar un Mundial, gracias a Dios jugué tres y por supuesto eso es para agradecer a la gente, a mis hijos por siempre apoyarme en mi carrera”, expresó a Televisa Deportes el jugador mexicano.

El atacante disputó la Copa del Mundo en Sudáfrica 2010, Corea/Japón 2002 y Francia 1998, donde consiguió aquel gol con el pie izquierdo lanzándose con las piernas por delante ante Bélgica para empatar 2-2 tras venir de un 0-2.

Con este partido el Tri se despide de la afición mexicana. Esta misma semana viajará a Estados Unidos, en donde realizará una gira de tres encuentros antes de su participación en la Copa del Mundo Brasil 2014 que inicia el 12 de junio.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×