Brasil ante Alemania, por la final sin Neymar, Thiago, ni 'jogo bonito'

El anfitrión llega a la antesala de la final con dos grandes ausencias, frente a un equipo que quedó en la orilla los últimos tres mundiales
Brasil y Alemania listos para la semifinal
Matthew Knight
Autor: Matthew Knight
(Reuters) -

Cuatro días después de que Neymar fuera golpeado en la espalda, Brasil enfrenta la posibilidad real de ser eliminado de su propio Mundial cuando enfrenten a Alemania en la semifinal en Belo Horizonte este martes.

Los anfitriones tendrán que arreglárselas sin su delantero estrella después de que tuviera una vértebra fracturada en la victoria 2-1 en cuartos de final sobre Colombia en Fortaleza.

Brasil no solo tiene problemas en el ataque; el capitán y defensa clave Thiago Silva está suspendido después de recibir su segunda tarjeta amarilla del torneo en el mismo partido.

La comisión disciplinaria de la FIFA anunció este lunes que no puede intervenir para sancionar al jugador colombiano Camilo Zúñiga por la entrada que le produjo la fractura de una vértebra a Neymar, y rechazó el pedido de la CBF de anular la tarjeta a Thiago Silva.

La lesión de Neymar es un gran golpe para el anfitrión quien, bajo el mando del entrenador Luiz Felipe Scolari, busca alcanzar la final por primera vez en 12 años en su búsqueda por un sexto título.

Las grandes celebraciones después de la victoria del pasado viernes se silenciaron cuando se filtró la noticia de que Neymar, anotador de cuatro goles en cinco partidos en la campaña de Brasil, ya no jugaría en el torneo.

"Es como si hubiéramos perdido hoy”, dijo a CNN una aficionada brasileña en Río de Janeiro después de escuchar la gravedad de la lesión de Neymar.

"Es terrible, terrible. Estoy tan triste. Pero sigamos adelante”.

La solidaridad también vino de parte de aficionados y archirrivales, viejos y nuevos.

"No solo preocupa a los brasileños sino también a todos nosotros que amamos el futbol”, dijo la leyenda argentina, Diego Maradona, a la cadena de televisión de Venezuela, Telesur.

"Era su Mundial, en su país. Teníamos grandes esperanzas”.

La actual estrella de los albicelestes, Lionel Messi, también respondió, publicando un mensaje para su compañero del Barcelona en su página de Facebook.

"Neymar, ¡espero que te recuperes muy pronto, amigo!”, escribió Messi, mientras que el mediocampista alemán, Mesut Özil tuiteó: “Neymar, estoy triste. Recupérate pronto”.

 

Tan grante es la especulación alrededor de Neymar que incluso hubo sugerencias de que la estrella del Barcelona podría jugar si recibía inyecciones de analgésicos o se sometía a una cirugía de emergencia.

Esa especulación fue desmentida rápidamente por la Asociación Brasileña de Futbol este lunes, cuando dijo que ese tratamiento no ocurriría ya que podría poner en peligro la carrera de Neymar.

Los sueños de un regreso milagroso quizá fueron impulsados por la obvia dependencia de Brasil en su estrella.

El talismán de 22 años anotó 35 goles en 54 apariciones internacionales; tres más que lo que los otros delanteros de la escuadra; Fred, Hulk y Jo, han logrado en total en los partidos para la Seleçao.

"Brasil es muy dependiente de Neymar”, dijo a CNN el exmediocampista de Brasil, Juninho, después de la fase de grupos.

"Si Neymar juega bien, Brasil juega bien. Si no, nadie puede hacer su trabajo. Es una preocupación. Es como Portugal con Ronaldo”.

Miembro del equipo de la última victoria de Brasil en un Mundial en 2002, Juninho también preguntó si el actual equipo tiene la experiencia para sostener su reto.

"Cuando portas una camiseta brasileña estás bajo presión incluso ahora cuando juegas en tu país. Creo que los jugadores necesitan saber cómo lidiar con eso.

"Todos los jugadores tienen mucha experiencia en la competencia europea pero no en la selección nacional ni en el Mundial; para muchos de ellos este es su primer Mundial”.

El capitán ganador de Brasil en 1970, Carlos Alberto, tuvo una posición más positiva antes del encuentro con Alemania cuando recordó el impacto que Garrincha hizo cuando sustituyó al lesionado Pelé hace 52 años.

"En el Mundial de 1962, perdimos a Pelé”, dijo Alberto a Sportv.

"Quizá alguien despertará y se convertirá en el Garrincha de 1962”.

Otro grande brasileño; el exmediocampista Zico, espera que un Brasil sin Neymar pueda prosperar si Scolari despliega mediocampistas más “combativos”.

"En mi mente, jugadores rápidos como Willian y Bernard necesitan ser considerados…”, escribió Zico en el periódico británico The Observer este domingo.

"Sobre todo, los jugadores brasileños tienen la oportunidad de sacar energía del sacrificio de Neymar… necesitan dejar sus almas en la cancha como un homenaje a este muchacho cuyos sueños fueron rotos por ese golpe horrible”, concluyó Zico.

Los tres veces campeones de Alemania llegan al partido de este martes impulsados por una victoria típicamente robusta 1-0 sobre Francia en los cuartos de final.

La escuadra de Joachim Low busca su primera victoria en el Mundial en 24 años después de perderse por muy poco llegar a la final en los últimos tres torneos.

En 2002, Alemania fue finalista junto con Brasil; el único enfrentamiento en Mundiales entre los equipos, antes de perder en las semifinales con los eventuales ganadores, Italia y España, en 2006 y 2010 respectivamente.

Un equipo altamente experimentado; cinco jugadores tienen 100 o más apariciones internacionales, debe aprovechar silenciosamente sus oportunidades contra un Brasil con menos fuerza.

No es que nadie diga eso públicamente.

"Todos estamos tristes de que Neymar no pueda jugar, siempre es mejor cuando el oponente tiene a sus mejores jugadores en la cancha”, dijo a FIFA.com el mediocampista de Alemania, Bastian Schweinsteiger.

"Unirá al equipo (de Brasil) y querrán ganar el título por él”.

Schweinsteiger también destacó el linaje del cuerpo técnico de Brasil, al señalar que Scolari y el director técnico Carlos Alberto Parreira ya llevaron a Brasil a la victoria (en 2002 y 1994 respectivamente), y esa ventaja local no debe subestimarse.

"Sus entrenadores tienen mucha experiencia en este tipo de situaciones. Es un honor y un reto jugar contra los anfitriones, pero hubiera sido mejor jugar contra Brasil en la final”, dijo Schweinsteiger.

"No importa cuánta experiencia tienes, jugar contra los anfitriones en este país loco por el futbol, en un sentido positivo, es algo especial”.

La tarea de dirigir este enfrentamiento de dos titanes del Mundial fue encargada a Marco Rodríguez.

Jugadores de ambos equipos esperan que esté alerta de todos los incidentes; el mexicano de 40 años no vio la mordida de Luis Suárez sobre el defensa Giorgio Chiellini cuando Uruguay jugó contra Italia en la fase de grupos el mes pasado.

Refiriéndose a la clemencia de Carlos Velasco Carballo al oficiar la victoria de Brasil sobre Colombia -solo dos brasileños fueron marcados por el árbitro español a pesar de las 31 faltas de la Seleçao-, Schweinsteiger instó a Rodríguez a ser cuidadoso.

"Los brasileños aquí no son los magos de antes, el equipo cambió y también su estilo de juego”, dijo el mediocampista del Bayern Múnich.

"Los retos difíciles definitivamente son parte de su juego, es algo de lo que debemos tener cuidado y el árbitro también”. 

Ahora ve
Estos son los mejores inventos del año
No te pierdas
×