Daniil Kvyat, el piloto ruso que busca hacer historia en la Fórmula 1

El joven de 20 años será el primer piloto ruso en competir en un Gran Premio en su país; reemplazará a Vettel en Red Bull en 2015
Jules Bianchi, entre la vida y la muerte
Autor: Sarah Holt
(Reuters) -

Daniil Kvyat se estremece con el recuerdo de una visita a Sochi en la niñez, el lugar que se prepara para organizar el primer Gran Premio de Rusia este fin de semana.

"Solo había nieve y lluvia, y estábamos a tres grados, era realmente frío", dijo el corredor ruso de Fórmula Uno a CNN. "¡Tenía que utilizar guantes dobles para conducir!".

"Tenía 10 años y era mi primera carrera karting. Estaba muy nervioso; pero aun así logré ganar".

Esa victoria competitiva en las calles nevadas de Sochi hace una década fue un acontecimiento destacado para el joven ambicioso.

Pudo haber establecido un punto de partida para Kvyat, hasta lograr el codiciado trabajo de reemplazar a Sebastian Vettel en Red Bull la próxima temporada.

El piloto de 20 años seguirá los pasos del cuatro veces campeón mundial al graduarse del equipo menor Toro Rosso después de solo una temporada completa de aprender el trabajo.

"Saben qué clase de piloto soy", dijo Kvyat a los medios en Japón, donde lo nombraron sucesor de Vettel. "Haré mi mejor esfuerzo para darles la razón".

Con esta aura de confianza, es fácil olvidar que Kvyat todavía es un piloto novato en los reinos de la F1.

Aquellos dentro de los círculos internos del deporte, así como su nuevo jefe Christian Horner, están impresionados con su capacidad de adaptarse a las condiciones del circuito y con su velocidad base.

El joven ruso calificó en octavo lugar en su debut en Australia y cruzó la meta en noveno lugar, un final que también se llevó en Gran Bretaña y Bélgica, y que ha sido el mejor lugar de su carrera.

"Digamos que no tuve problemas para adaptarme a cualquiera de las condiciones especiales", explica Kvyat.

"Logré encontrar mi ritmo de inmediato sin perder tiempo. Es verdad que cuando estoy cómodo con un automóvil puedo sacar el máximo de esto”.

Cuando le preguntaron en el verano si quería el trabajo de Vettel liderando el equipo de Red Bull, Kvyat se rió antes de añadir, “no lo sé”.

"Sabemos que Red Bull Racing es un equipo principal para el campeonato mundial…”.

La alianza futura de Kvyat con Daniel Ricciardo, el hombre al que reemplazó en Toro Rosso esta temporada, será una alianza intrigante.

Desde el exterior el dúo se ve muy diferente. Ricciardo es el bromista que sonríe mientras que Kvyat es el hombre delgado y erguido.

Se dice que el ruso está tan enfocado en sus ambiciones en la F1 que no tiene tiempo para una novia, seguramente una rareza entre los protagonistas de esa categoría.

Kvyat definitivamente tiene una cabeza fría en sus jóvenes hombros y se niega a creer cualquiera de las exageraciones que lo rodean.

"Obviamente no debes de dejar que las emociones te impulsen demasiado", dice. "Creo que estar calmado siempre ayuda... Todavía tienes que estar feliz con lo que hiciste y siempre esforzarte por lo que sea (que quieres). Si llegará, llegará, o no llegará".

A la vuelta de la esquina se encuentra otro acontecimiento histórico para el niño que creció en Ufa, una ciudad que describe como "industrial pero agradable".

El próximo domingo, Kvyat se convertirá en el primer piloto ruso en participar en un GP de Rusia, la adición más reciente al calendario itinerante del deporte.

"Estoy realmente feliz de regresar”, dice Kvyat, quien se mudó a Italia cuando tenía 12 años para impulsar sus ambiciones en el automovilismo.

"El lugar significa mucho para mí y obviamente espero darle a la multitud algo para estar alegres. Es importante tener una bandera en tu corazón y en tu alma y para mí esa es la bandera rusa".

Rusia tuvo que esperar mucho tiempo para que el automovilismo llegara; 100 años de hecho.

El último Gran Premio de Rusia se llevó a cabo en San Petersburgo en 1914 antes de que empezara la Primera Guerra Mundial, y la guerra civil rusa sacó al automovilismo de la agenda nacional.

Hubo intentos de añadir a Rusia al calendario del campeonato mundial desde finales de la década de 1970. Pero fueron los Olímpicos de Invierno de 2014, los más costosos de la historia, los que probaron ser el catalizador para una carrera en Rusia.

"Recibimos ayuda de los Olímpicos", explicó a CNN el presentador de televisión y comentarista de la F1 en Rusia, Alexev Popov. "Se decidió que una pista de carreras sería parte del Parque Olímpico".

"Sin eso, el circuito en Sochi nunca se hubiera construido. El presidente Putin firmó con Bernie [Ecclestone, el titular de los derechos comerciales de este deporte] hace cuatro años”.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2014 y el Mundial de futbol de 2018 son los eventos titulares para Rusia, pero la F1 todavía es un deporte relativamente pequeño en un país con una población de 146 millones de ciudadanos.

Popov, quien es la cara del automovilismo en el canal estatal ruso VGTRK, dice que esta temporada cada gran premio atrae un promedio de dos millones de espectadores.

"No es inmensamente popular", dice. "No es como el hockey sobre hielo o los Olímpicos. No es una gran historia para el gobierno como el Mundial.

"Espero que eso cambie. Sacrifiqué 23 años de mi carrera intentando cambiar esa percepción. ¡Cada maldito domingo trabajo en eso! Pero el gran premio nacional es un gran premio nacional y hay un poco de orgullo. Si un chico comienza a ganarlo todo, como Michael Schumacher o Fernando Alonso lo hicieron, realmente puede cambiar esa percepción".

Kvyat todavía no es un nombre conocido en Rusia. El piloto más famoso es, como en la mayoría de los países en todo el mundo, el siete veces campeón mundial, Michael Schumacher.

Con un futuro como piloto de Red Bull asegurado, el joven de 20 años seguramente debe creer que tiene la oportunidad de volverse el primer ganador ruso, ¿verdad?

"No paso pensándolo demasiado", dice Kvyat con su cara seria.

"Hago mi trabajo, hago mi mejor esfuerzo y si mi mejor esfuerzo es suficiente para eso... por supuesto que sería agradable".

Hace una pausa y después, bajando la guardia un poco, confiesa: "Vivo para esto".

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×