¿Funcionan las sanciones como la aplicada a Luis Suárez?

Luis Suárez fue suspendido cuatro meses del futbol, pero quizá necesite también una asesoría psicológica
luis suarez  luis suarez
Autor: Motez Bishara
(Reuters) -

Nota del editor: Motez Bishara es un autor y periodista freelance que vive en Londres. Su libro, Beating the NBA: Tales From a Frugal Fan, sirve como un análisis crítico de la industria de los boletos y una guía para comprar boletos con descuento para eventos en vivo.

Aunque prometió mantener sus dientes solo con él, el mundo pronto descubrirá si Luis Suárez puede seguir metiendo goles sin dejar, literalmente, su marca en los defensas.

Este fin de semana, el delantero de 27 años completará su sanción de cuatro meses por una tercera ofensa de mordidas en la cancha, y podría debutar en el Barcelona en la batalla conocida como “El Clásico” contra el Real Madrid este sábado.

"No se preocupen, no haré eso de nuevo”, prometió el talentoso uruguayo, poco después de llegar a su nuevo club.

Lee: 'Sentí que había arruinado mi carrera': Luis Suárez

¿Pero lo hará?

Cómo son afectados los jugadores cuando enfrentan suspensiones largas puede variar entre una recuperación y una crisis dependiendo en su red de apoyo, de acuerdo con expertos del futbol.

Y, sorprendentemente a menudo, esa red de apoyo falta.

"Si alguien hizo esto una tercera vez, no estoy seguro de que pueda cambiar tan fácilmente sin evaluar la cuestión”, dice Roger Barnes, fundador de la agencia de Londres, Sports Management International.

"Esperarías que la FIFA dijera que como parte de la sanción tienes que hacer ‘x’ horas de asesoramiento. No ocurrió que añadieran la parte del asesoramiento”.

Casi nunca es así.

Lee: Suárez, entre los más sancionados por la FIFA

Al futbol mundial le falta un sistema forma de medidas preventivas para evitar infracciones y un programa consistente de cuidado para los jugadores suspendidos.

Esto, a pesar de la proliferación de cámaras (dentro y fuera de la cancha) y los peligros de las redes sociales que tienen a los jugadores enfrente de una serie más amplia de ofensas que nunca antes.

Aquellos que son exiliados de sus clubes, como señalaban los términos iniciales de la suspensión de Suárez, son especialmente frágiles.

El castigo de Suárez, entregado durante el Mundial, inicialmente le prohibía cualquier actividad de futbol incluido asistir a partidos como aficionado.

En lugar de demandar tratamiento, la FIFA ordenó que el jugador se retirara de su lugar de trabajo después de una serie de suspensiones inefectivas.

Suárez ya se había perdido 10 partidos en 2013 y ocho en 2010 por morder a oponentes, junto con otros ocho por un incidente racial altamente escrutado en la cancha en 2011. El Liverpool, su club en ese momento, apoyó la negación de Suárez y el asesoramiento no fue parte de su suspensión.

Pero aislarlo desde julio fácilmente pudo haber empeorado las cosas, dice Stephen Smith, psicólogo de Sports Psychology Ltd.

"En ese momento, solo suspendemos a los jugadores y los dejamos a su suerte. Desde una perspectiva psicológica, es altamente peligroso y los pone en riesgo”.

En la apelación, los privilegios de entrenamiento de Suárez con el Barcelona fueron reintegrados el 14 de agosto. Eso podría hacer la diferencia en su bienestar, de acuerdo con Smith, quien hace consultas para equipos y jugadores de la Liga Premier Inglesa.

"Algunos de ellos no saben cómo pagar su recibo telefónico o algo simple como eso, porque todo lo hacen por ellos”, dice Smith.

"Cuando el mecanismo de apoyo se acaba no saben qué hacer”.

Lee: ¿Por qué Luis Suárez muerde a sus oponentes? 

Smith pregunta si organismos como la FIFA y las federaciones de futbol podrían hacer más en términos de rehabilitación y cuestiona qué responsabilidad tienen con los jugadores en cuanto a su deber de cuidado.

Barnes, quien representa a futbolistas de primera división en Inglaterra y Estados Unidos, dice que las razones pueden ser financieras.

"Habría una gran cantidad de jugadores que dirían si pagaste por (el asesoramiento) de Suárez, ¿podrías pagar el mío? La FIFA no tiene ganancia monetaria”.

Por lo tanto, la decisión de proporcionar terapia, recae en el club del jugador; que a menudo sopesará su valor en el equipo.

El Liverpool contrató inteligentemente al médico Steve Peters, famoso por explotar los instintos pícaros de los atletas, a mitad de la permanencia de Suárez.

Sin embargo, cinco meses después, el goleador mordió a Branislav Ivanovic del Chelsea. Permaneció como un trabajo en progreso durante otros 14 meses hasta que recayó en el Mundial.

Suárez sigue siendo evasivo en si el Barcelona dio el ejemplo al Liverpool, y solo dice que “lidió con los profesionales apropiados”.

Pero el club catalán; que pagó unos 130 millones de dólares, según reportes, por el delantero en julio, tiene fuertes incentivos financieros para mantener su cuidado.

"No quieres ver que tus activos se deprecien en cualquier forma o estado”, dice Barnes.

Sin embargo, no todo jugador es tan afortunado.

El exportero del Chelsea, Mark Bosnich, fue suspendido por la Asociación de Futbol de Inglaterra (FA, por sus siglas en inglés) en 2002 por lo que todavía es un récord de nueve meses, después de dar positivo por cocaína.

“Cuando me alejé (del futbol), allí fue cuando me descarrilé completamente”, dijo a CNN, al añadir que ni el Chelsea ni la FA le ofrecieron opciones de recuperación.

En su lugar, el australiano fue soltado inmediatamente por su club por romper los términos de su contrato.

Lee: Los 'chicos malos' del futbol 

"El Chelsea probablemente descifró que no veían un futuro con Bosnich”, dice Barnes. “Para ellos fue una oportunidad ideal para situar una falta grave y terminar con su contrato. Es una cuestión de oferta y demanda”.

De repente, el entonces jugador de 27 años, que previamente estuvo en el Manchester United y en el Aston Villa, ya no tendría empleo durante al menos una temporada.

“Tuve mucho tiempo libre y mucho dinero. Juntarme con las personas con las que me juntaba, llevó a lo que pasó”.

Al faltarle la estructura del futbol profesional, el jugador australiano rápidamente cayó en un hábito violento de drogas. Fue su agente quien sugirió que asistiera a rehabilitación, aunque fue liberado poco después de que llegara.

Allí fue cuando las cosas empeoraron. “Lo que pensé fue que todos obviamente piensan que soy culpable, así que a quién le importa”, dice.

Para evitar estas caídas, Smith sugiere acortar las suspensiones para jugadores que demuestran recuperación, mientras los mantienen vigilados.

"Así como un prisionero puede salir en libertad condicional por buen comportamiento, les das un incentivo para regresar al juego más rápido y ser mejores jugadores”.

Bosnich, quien actualmente es un analista para Fox Sports en Australia, señala que la mejor terapia posible es mantenerse jugando.

Para él, perder su salario (casi tres millones de dólares) le dolía mucho más que perderse la acción. “Puedes hablar con todas las personas en el mundo, pero las mismas cosas pueden ocurrir de nuevo. Entrenar y jugar futbol es tu terapia. Es toda tu vida”.

En cuanto a Suárez, Bosnich dice que dejarlo practicar y jugar amistosos con el Barcelona fue “importante y completamente justo”.

Señala que sus casos son completamente diferentes; los padres de Bosnich permanecieron en Australia mientras él probaba la vida nocturna de Londres, mientras que la esposa y los hijos de Suárez están con él en España.

"Eso también es realmente importante, el ambiente en el que estás, las personas a tu alrededor”, dice.

"Lo que descubrí después es que lo peor es que no tienes nada que hacer”.

Smith concuerda. “Si ves los problemas que afectan a muchos futbolistas; la bebida, las apuestas, etc., una de las mayores razones para eso es que cuando no entrenan allí hay mucha aburrición”, dice el psicólogo.

"Y cuando están aburridos, y están fuera de su red de seguridad, allí es cuando el diablo mete la mano”.

Las manos ociosas de los atletas profesionales en estos días cambian las mesas de casino por redes sociales, donde un tuit impulsivo puede causar alboroto en un instante.

Aunque la Liga Premier emitió pautas de redes sociales en 2012, no fue hasta esta temporada que su primer jugador fue suspendido por una ofensa así.

En junio, la FA hizo historia al suspender a Yannick Sagbo en los primeros dos partidos de 2014-15 del Hull City por un tuit racialmente insensible, que publicó en apoyo a Nicolas Anelka después del ademán quenelle de la exestrella de Francia en un partido de la EPL en diciembre pasado.

La FA citó los términos previos ordenados por un panel independiente como “tan excesivamente indulgentes para ser irrazonables”, aunque el jugador de Costa de Marfil acordó asistir a un curso educativo y pagar una multa de 24,000 dólares.

El entrenador del Queens Park Rangers, Harry Redknapp, actualmente alinea a dos jugadores que cumplieron algunas de las suspensiones más largas en la historia de la Liga Premier.

Rio Ferdinand perdió ocho meses de futbol en 2004 por una prueba fallada de drogas en el Manchester United, mientras que Joey Barton cumplió una sanción de 12 partidos por conducta violenta en 2012. También pasó dos meses y medio en prisión en 2007 por un cargo de ataque, y poco después inscribirse a Alcohólicos Anónimos.

Ambos jugadores también son muy activos en Twitter, al tener casi 10 millones de seguidores entre ellos.

"No sigo Twitter o las redes sociales. No tendría ni una pista de lo que hacen para ser honesto contigo”, dice Redknapp, cuando se le pregunta si el club tiene una política sobre el asunto, dado el panorama de perder potencialmente a jugadores por comentarios bobos.

"Obviamente no puedes darte el lujo de tener a jugadores suspendidos y partidos faltantes. Puede ser (preocupante), especialmente si viera eso todos los días, pero no”.

Barnes, quien aconseja a sus clientes sobre etiqueta en las redes sociales, lo llama “un campo de minas”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Los clubes se pondrán al día eventualmente, pero podrían ser forzados cuando alguien diga algo fuera de lugar”.

Si el Barcelona será forzado depende de si las convicciones de Suárez representan un “bocado” para ellos.

Ahora ve
Estos perros robots quieren ser tu próxima mascota
No te pierdas
×