Los futbolistas caídos de Inglaterra que fueron soldados de la 1GM

Varios clubes como el Orient vieron a sus jugadores enlistarse en el ejército británico y ofreciendo sus servicios
James Masters
Autor: James Masters
(Reuters) -

"Buena suerte al Clapton Orient FC, ningún club de futbol ha pagado mayor precio por el patriotismo” (Rey Jorge V)

La pequeña caja misteriosa brillaba.

Para el ojo inquisitivo de un niño no solo era una caja; era algo que albergaba un gran secreto.

"Recuerdo a mi padre trayendo esta caja”, dijo Mary Jaggs a CNN.

“No sabíamos qué era o cómo la obtuvo pero se veía especial.

“Brillaba mucho y se veía especial; simplemente no sabíamos cuán especial”.

Esa caja, que permanece grabada en la memoria de Jaggs, fue una de las 2.5 millones enviadas a los soldados británicos en las trincheras durante la Gran Guerra.

Las cajas de 12.7 centímetros, pagadas por el Fondo Sailors and Soldiers Christmas, fueron organizadas por la princesa María, la hija del rey Jorge V de Reino Unido.

Dentro del regalo de Navidad había cigarros, dulces y chocolate, una tarjeta y un lápiz.

Pero cómo llegó la caja al papá de Jaggs seguía siendo un misterio; hasta que ella se convirtió en detective.

Descubrió que la caja pertenecía a su tío abuelo; un hombre llamado Richard McFadden.

“Mi padre, quien se llamaba Richard en honor a su tío, nunca habló sobre eso”, dijo Jaggs, la sobrina-nieta de McFadden, a CNN.

"Cuando intentábamos hablar del tema decía, ‘esa fue otra época’ y seguía.

"Me hubiera gustado que nos contara sobre nuestro tío pero no decía nada más que ‘fue un hombre muy valiente’.

"Fue nuestra curiosidad la que sacó lo mejor de nosotros al final”.

La caída del Orient

McFadden no solo era otro soldado, tampoco solo otro hombre.

Era uno de los futbolistas más respetados de su época; un hombre que ya había logrado estatus de héroe al salvar a un niño que se ahogaba en un río y al arriesgar su vida para rescatar a un hombre de un edificio en llamas.

Delantero del Clapton Orient, la historia de McFadden es una que el club, actualmente conocido como Leyton Orient; un equipo que ahora juega en la tercera división de Inglaterra, sigue mostrando como su orgullo.

McFadden, al cual se le unieron 40 del personal del club, se enlistó para unirse al Batallón de Futbolistas, el 17 de Middlesex.

El 24 de abril de 1915, con la guerra ya en marcha, los jugadores del Orient derrotaron al Leicester Fosse 2-0 antes de sacar sus uniformes del ejército y marchar alrededor de la cancha para despedirse.

Fue para demostrar el último adiós a McFadden.

“La negación de mi padre para hablar de Richard fue una gran lástima”, dijo Jaggs.

"Pero era un gran narrador y nos contó que nuestro tío era un futbolista del Orient.

“No le creíamos porque solía bromear un poco con nosotros.

"Cuando descubrimos que era un futbolista que se fue a la guerra, apenas si podíamos creerlo”.

Tomando la iniciativa

El hombre que trabajó sin descanso para hablar sobre la historia de la contribución del Clapton Orient a la Gran Guerra es Stephen Jenkins.

Su libro, They Took the Lead, narra la historia de McFadden y aquellos que pelearon y murieron junto con él.

Fue el hombre responsable de ayudar a Jaggs a descubrir el alcance de las experiencias de McFadden en las trincheras y en la cancha de futbol.

"Richard McFadden era un hombre extraordinario”, dijo Jenkins.

"Era un futbolista excelente pero también un hombre valiente. Sus acciones durante la guerra mostraron verdadera valentía.

“No puedes comenzar a imaginarte lo que vivieron y vieron; es tan difícil de comprender.

"Junto con sus compañeros, Richard McFadden contribuyó a algo que nunca será olvidado”.

McFadden se unió al Orient en mayo de 1911 y anotó en su debut contra el Derby County el 2 de noviembre. Fue en el Orient donde se estableció como uno de los goleadores más emocionantes en la Liga de Futbol.

El delantero nacido en Escocia anotó 19 goles durante la temporada 1911-12 y después superó su propio récord dos años después al anotar en 21 ocasiones.

Su talento no pasó desapercibido y cuando el Middlesbrough ofreció 3,197 dólares por sus servicios, el club le ofreció un gran aumento de sueldo para mantenerlo en el este de Londres.

Si no se hubiera ido a la guerra en 1915, quizá hubiera anotado cientos de goles para el club y se hubiera convertido en uno de los jugadores más populares de su época.

Hacia Francia

En su lugar, junto con su buen amigo, William Jonas, otro jugador del Orient, se fue a Francia y hacia la famosa Batalla del Somme.

Jonas era el chico insignia del equipo Orient; tanto que este hombre felizmente casado tuvo que poner un anuncio en el programa del club para pedirle a sus admiradoras que dejaran de mandarle proposiciones de matrimonio y cartas de amor.

Los dos hombres fueron enviados a Delville Wood, que rápidamente fue renombrada ‘Devils Wood’ por aquellos lo suficientemente desafortunados que se instalaron en un lugar tan abandonado.

Cerca de Longueval en el norte de Francia, la batalla era particularmente salvaje.

Fue allí que Jonas y McFadden, bajo las órdenes del general Haig, intentaron despejar los bosques de las tropas alemanas.

Durante la mayor parte de tres semanas, los soldados británicos pelearon desde las trincheras antes de que se les diera la orden de salir.

Sería el último acto de Jonas.

“Willie volteó a verme y dijo ‘adiós Mac, la mejor de las suertes, mucho amor a mi dulce Mary Jane y lo mejor para la gente del Orient’”, escribió McFadden en una carta al club.

"Antes de que pudiera contestarle, ya estaba recostado. Muy poco después de que saltara de la trinchera, mi mejor amigo de casi 20 años fue asesinado enfrente de mis ojos. No puedo expresar mis sentimientos en este momento”.

Jonas murió el jueves 27 de julio a los 26 años.

Para el momento en que la carta llegó a Londres el siguiente noviembre, McFadden había perdido la vida después de morir a causa de heridas el 23 de octubre; coincidentemente la misma fecha que el aniversario de bodas de Jaggs.

La noticia llega a casa

La muerte de McFadden fue una gran noticia en casa; su estatus como sargento mayor y el recibimiento de la medalla militar significaron que imponía respeto.

Fred Parker, el capitán del Orient y uno de los primeros hombres en unirse al regimiento, quedó devastado.

"Lo primero que escuché al regresar fue que el pobre Mac había muerto a causa de sus heridas”, escribió en ese momento. “Fue un golpe terrible para todos los que quedaron.

"Mac no le temía a nada. Todos los chicos vamos a visitar su tumba tan pronto como podamos.

"Hicimos una cruz espléndida para él con un balón en la parte superior; pero eso no lo traerá de regreso. Nadie lo extrañará como yo; siempre estábamos juntos”.

Los periódicos estaban llenos de reportes sobre McFadden y condolencias al Oriente, rindiendo homenaje a los caídos y a la valentía de aquellos en el club.

McFadden fue el tercer miembro del equipo en ser asesinado después de las muertes de Jonas y su compañero George Scott, quien anotó el gol de la victoria contra el Tottenham el 26 de diciembre de 1909 y también logró un triplete contra el Leicester City.

Scott fue tomado prisionero por el ejército alemán y fue ingresado a un hospital militar el 16 de agosto. “Es difícil decir si Scott murió a causa de sus heridas o no, ya que no hay registros”, dijo Jenkins.

"Sin embargo, pudo cuidarse, era un chico duro.

"No sé si lo cuidaron en el hospital pero no fue uno de los molestados”.

El soldado Scott, quien nació en Sunderland, está enterrado en el cementerio británico en St. Souplet, a 180.2 kilómetros de Calais.

Su tumba, junto con la de McFadden en Couin y la de Jonas en Thiepval, son visitadas en numerosas ocasiones por aficionados del Orient en años recientes.

Jenkins, la fuerza impulsora detrás de la conservación de las historias de cada hombre, ayudó a asegurar que se construyera un monumento permanente y se develó en Flers en 2011.

Más de 200 personas ya reservaron una visita a las tumbas y al memorial en 2016 con la generación actual de aficionados, no solo aquellos cuyo afecto recae en el Orient, ya que son atraídos por la historia de valentía.

Tiempo de luchar

El Orient no era el único club que dio soldados.

En una reunión el 15 de diciembre de 1914, el Batallón de Futbolistas, en el cual se registraron los jugadores del Orient, atrajo a hombres de muy lejos.

La opinión pública mostró que los ciudadanos se desilusionaban con los futbolistas en una época en la que sus propias familias eran convocadas a la guerra.

Esa reunión en el Ayuntamiento de Fullham se presentó en un momento en el que la Asociación de Futbol necesitaba actuar; y su llamada no era respondida.

Archie Needham de Brighton & Hove Albion dio un paso adelante, mientras que Tom Ratcliff, el entrenador asistente del Arsenal también se inscribió al servicio.

Frank Buckley, quien entrenaría al Wolverhampton y al Leeds United y jugó para Inglaterra y para los dos clubs de Manchester, fue herido por una granada en Somme.

Hubo muchas historias más de valentía. El capitán Edward Bell, que alguna vez estuvo en el Portsmouth y el Southampton, obtuvo la cruz militar antes de ser asesinado por proyectil en Somme.

Donald Bell recibió la Cruz Victoria después de utilizar granadas para destruir un puesto ametrallador alemán en 1916; murió solo cinco días después intentando replicar su logro.

Un memorial a Bell, quien jugó para Bradford Park Avenue, está en la calle Mamoutz fuera de Contalmaison y tiene el nombre de “Reducto de Bell”.

En 1918, Bernard Vann, un delantero del Derby County, recibió la Cruz Victoria por guiar a su batallón en el famoso Canal du Nord solo para recibir un disparo poco antes del fin del conflicto.

Evelyn Lintott, quien ganó la Copa FA, murió el primer día de la batalla de Somme sirviendo con Yorkshire, mientras que William Gerrish del Aston Villa murió después de ser herido por una metralla.

Walter Tull, quien jugó para el Tottenham y fue el primer oficial negro en el Ejército Británico, murió en 1918 al ganar la Cruz Militar.

No sabremos la historia de muchos jugadores debido a que, gracias a la escala de devastación, los lugares de entierro de algunos todavía se desconocen.

El batallón de Middlesex perdió 900 hombres; algunos como el soldado John Williams, quien jugó para el Millwall y el Crystal Palace, nunca fueron encontrados.

El cuerpo de Oscar Linkson, un zaguero del Manchester United, nunca fue localizado; su número de soldado F/7123 está en exhibición en Thiepval.

El Batallón de McCrae

En Escocia, fue el Heart de Midlothian, más comúnmente conocido como Hearts, el que hizo la mayor contribución al Ejército Británico.

El 15 de agosto de 1914, Hearts derrotó al Celtic 2-0; solo dos de los 11 que comenzaron el partido sobrevivirían la guerra.

Tom Gracie y Henry Wattie, los goleadores en esa noche, fueron asesinados junto con el portero James Boyd y su compañero James Speedie.

Cinco más fueron lesionados y dos murieron después de que no pudieran recuperarse al recibir gas.

Los jugadores se unieron al batallón 16 de Royal Scots, conocido como el batallón de McCrae en honor de su líder Sir George McRae.

De los 814 hombres del batallón que dejaron las trincheras británicas el primer día del Somme, 636 fueron asesinados o heridos.

Recordando a los muertos

Mientras Gran Bretaña guardará un minuto de silencio las 11:00 horas este domingo, los clubs rendirán homenajes propios.

Hearts, que se encuentra en Edimburgo, tendrá su ceremonia en el Memorial Haymarket en la ciudad, mientras que el Orient rendirá homenaje la noche de este martes antes de su partido contra el Northampton.

Jenkins, quien organiza la ceremonia en el estadio del Orient, leerá las palabras de McFadden a la multitud y tocará la corneta.

Cree que esas ceremonias y oportunidades para conmemorar y educar son invaluables.

"Cuando voy a las escuelas y hablo con los niños, sus ojos se abren y quedan impresionados”, dijo Jenkins.

“No puede creer o comprender que esto realmente pasó.

“Intento relacionarle con los jugadores modernos y preguntar a los niños si pueden imaginar a las estrellas de hoy yéndose a pelear.

"Se interesan tanto y hay tantas preguntas”.

Para Jaggs, la historia de su tío abuelo, McFadden, es una que pasó toda su vida descifrando.

Una obra, escrita por Michael Head, será lanzada el próximo año en la que se detallan las vidas de McFadden, Jonas y Scott y se espera su exhibición alrededor de Londres.

Nunca creyó que esa pequeña caja, escondida en su cajón durante tantos años, podría abrir el mundo de los años que pasaron.

"Mi padre la tuvo todo este tiempo pero simplemente no podíamos descifrar por qué”, dijo.

“Esta caja solo despertaba nuestra curiosidad pero gracias a Dios que fue así.

“Me gusta pensar que mi padre me ve desde el cielo y sonríe.

“Puede estar feliz de que finalmente conocemos la historia del tío Richard”.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×