Una muerte poco común de un jugador de cricket por el golpe de una pelota

El jugador murió tras no poder recuperarse de un pelotazo en un área sensible del cuello que le ocasionó una hemorragia masiva
Phil Hughes
Phil Hughes  Phil Hughes
Piers Edwards y Paul Armstrong
Autor: Piers Edwards y Paul Armstrong
(Reuters) -

El jugador australiano de cricket, Phil Hughes, murió después de ser golpeado en la cabeza por una pelota este martes.

El jugador de 25 años, quien esperaba retomar su lugar en el equipo para el partido de la próxima semana contra India, murió este jueves después de no poder recuperarse de un coma inducido en un hospital en Sydney.

El bateador del sur de Australia, quien cumpliría 26 este domingo, fue lesionado mortalmente cuando fue golpeado por una bouncer, una pequeña pelota que rebota hacia el torso del bateador, cerca de su oreja izquierda; la pelota de alguna forma evadió el casco del jugador mientras giraba para hacer un tiro.

El médico del equipo australiano, Peter Brunkner, dijo en una conferencia de prensa este jueves que Hughes tuvo una “hemorragia masiva en su cerebro” durante el partido la tarde de este martes.

Dijo que la pelota golpeó el costado de su cuello y, “como resultado de ese golpe, su arteria vertebral fue comprimida por la pelota. Eso causó que la arteria se rompiera y la hemorragia subiera al cerebro. Y tuvo una hemorragia masiva en su cerebro. Esto frecuentemente es mortal en ese momento”.

Pero dijo que los médicos en la escena, incluido un especialista que estaba entre la multitud, lograron resucitarlo. Después fue llevado al hospital donde hicieron “una intervención” para liberar presión de su cerebro. Después fue puesto en un coma inducido pero no pudo recuperarse.

¿Cómo puede pasar esto?

Hughes traía puesto un casco, pero en una extraña combinación de circunstancias, su cabeza fue movida hacia un lado mientras la pelota rebotaba hacia él. 

La pelota llegó por debajo del caso, afuera de la guardia facial, golpeábdolo en un punto sensible del cuello. Ahí reventó la arteria vertebral, que lleva sangre del corazón a la cabeza. 

Aunque es terriblemente raro que algo así suceda en los deportes, la lesión no es poco común en accidentes de tráfico de acuerdo con la literatura médica - ocurre en entre 1 y 3% de los choques-. Otros traumas al cuello como estrangulación pueden ocasionar el mismo daño. 

Es posible que la arteria se rompa sin lesiones aparentes en una "disección espontánea de arteria vertebral", como lo llaman los doctores. 

Si esto sucede, puede ser menos traumático que lo que le ocurrió a Hughes ya que lleva a un goteo lento más que a una hemorragia masiva. 

Cerca de 1 persona entre 100,000 sufre de este tipo de disección cada año y es la causa mayor de infartos entre las personas de menos de 45 años.

Familia devastada

En la misma conferencia de prensa, James Sutherland, el CEO de Cricket Australia, rindió homenaje al joven jugador. “Sin duda era una estrella en ascenso, con su mejor cricket por delante de él”, dijo.

"Era un héroe para los niños en el país y particularmente para aquellos en su tierra natal de New South Wales”.

Michael Clarke, el capitán de Australia, leyó un pequeño comunicado en nombre de la familia de Hughes.

“Estamos devastados por la pérdida de nuestro querido hijo y hermano”.

"Han sido unos días muy difíciles. Apreciamos todo el apoyo que recibimos de familiares, amigos, jugadores, Cricket Australia y el público en general.

“El cricket era la vida de Phillip y, como familia, compartimos el amor por el deporte con él.

"Nos gustaría agradecer a todo el personal médico y de enfermería en el Hospital St. Vincent y al personal médico de Cricket NSW por sus grandes esfuerzos con Phillip, los amamos”.

Muchas emociones

Su muerte desencadenó una reacción de emociones en Australia y entre los entusiastas del cricket en todo el mundo.

Un comunicado de la oficina del primer ministro de Australia, Tony Abbott, se leía: “Phillip Hughes fue un joven que vivía sus sueños.

"Su muerte es un día muy triste para el cricket y un día angustioso para su familia. Lo que pasó conmovió a millones de australianos.

"Que una vida joven sea cortada jugando nuestro deporte nacional parece una aberración impactante.

“Era amado, admirado y respetado por sus compañeros y por legiones de aficionados al cricket.

"Los pensamientos y oraciones de los australianos están con la familia Hughes”.

El exjugador de Inglaterra, Nick Compton, dijo a CNN que su examigo vivía “la vida al máximo”.

Nacido en Macksville, New South Wales, Hughes era un deportista talentoso que contaba con las ligas de cricket y rugby entre sus atributos cuando era adolescente.

Sin embargo, fue el cricket el que ganó; con el bateador zurdo representando a Australia en 26 Tests, el mayor estándar para el juego después de debutar en 2009 a la edad de 20 años.

En el transcurso, rompería una marca establecida por su compatriota Donald Bradman, considerado por muchos como el mejor jugador de cricket que haya jugado.

Hughes, tenía 20 años y 96 días cuando bateó sus primeros 100 en Test, venciendo la marca de Don Bradman por 28 días y convirtiéndose en el australiano más joven en hacerlo en el proceso.

No solo fue uno de los récords legendarios de Don lo que Hughes eclipsó, después de eso el bateador zurdo llegó a 574 carreras (incluidos tres 100) en sus primeras cinco entradas durante una temporada en el cricket inglés, un total que venció las 566 carreras de Bradman en sus primeras cinco entradas en Inglaterra en 1930.

Famosa actuación 

El talento floreciente a una edad joven fue una característica de las primeras incursiones de Hughes en el cricket profesional y en 2009, se convirtió en el jugador de cricket más joven en anotar 100 consecutivos en un partido Test, una hazaña que logró en Durban contra Sudáfrica.

A pesar de un comienzo brillante, su técnica y forma ocasionalmente eran puestas bajo verdadera presión; lo que significó que fue sacado de la escuadra de Australia a mitad del tour Ashes en Inglaterra en 2009.

Hughes entraría y saldría de la escuadra después pero disfrutó su temporada más productiva en 2012, aunque una de sus actuaciones más famosas se presentó contra Inglaterra el año pasado.

Junto con su compañero Ashton Agar, el dúo compartió un récord de décima asociación de 163 carreras durante esa serie Ashes.

La lesión de Hughes este martes se presentó bajo la mirada atenta del selector de Australia, Mark Waugh.

Juntando 63 carreras de 161 bolas, Hughes parecía jugar pata entrar a la escuadra Test de Australia para el partido inaugural de la siguiente semana en la serie Test contra India; especialmente ya que el capitán Clark estaba lesionado.

Pero después, ocurrió la tragedia en forma de una pelota de cricket lanzada por un wicket por el lanzador de New South Wales, Sean Abbott, durante un partido de Sheffield Shield.

Después de agacharse para intentar absorber el golpe, Hughes simplemente se tiró al piso; su mayor error para intentar evitar que su caída generara temores inmediatos.

El partido fue abandonado poco después.

Sean Abbott de ninguna manera fue culpado por alguien por su papel en la muerte de Hughes y hay temores genuinos por su bienestar entre aquellos involucrados en el cricket australiano.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El lanzador fue uno de los primeros en asistir a Hughes, un amigo cercano, después de un incidente que generó peticiones para un traje más protector para los mayores jugadores de cricket del mundo.

Richard Allan Greene contribuyó a este reporte

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×