El deporte, una forma de liberación para las personas con autismo

Practicar deporte ayudó a que estas personas mejoraran sus relaciones sociales y su confianza en sí mismos
futbol niños  futbol niños
James Masters
Autor: James Masters
(Reuters) -

"Bueno, eso tomó aproximadamente cinco minutos… probablemente menos”.

Jack suena complacido con él mismo sino es que sorprendido.

Acaba de enumerar cada equipo ganador de la Copa FA desde 1984; pero eso fue un poco lento en comparación con lo que pasó antes.

Sin dudarlo, Jack enumera cada campeón de Fórmula Uno en la historia del deporte en orden cronológico. En muy poco tiempo, enumera los campeones de dardos.

Y para poder compararlo bien, enumera cada ganador de snooker.

¿Ganadores del Mundial de futbol? Sin problema. ¿Ganadores de la Liga de Campeones? Fácil.

“Debido a mi autismo, conozco todas las estadísticas ya sea de ganadores previos o exjugadores”, dice a CNN.

"Si alguien alguna vez es insolente en la escuela al decir que sabe mucho de futbol, podría aplastarlo con mi conocimiento”.

No solo son varios deportes sobre los que Jack puede memorizar sin esfuerzo; en la escuela sabía los horarios de todos sus compañeros y podía decirles qué materia tenían en cualquier momento del día.

Ahora, Jack tiene 22 años y oficialmente fue diagnosticado con Asperger, una forma de autismo, a los 19 años mientras estaba en la universidad.

Según la Sociedad Nacional de Autismo de Reino Unido, el autismo es una discapacidad de toda la vida en el desarrollo que puede afectar cómo se comunica una persona y cómo se relaciona con otras.

Categorizada como una condición de espectro, que significa que aunque todas las personas con la condición comparten ciertas dificultades, el autismo afecta a cada persona de forma diferente.

“Afecta la forma en que hablo o camino, mis manierismos”, dice Jack mientras describe la forma en que su vida es afectada por el Asperger, al admitir que tiene ansiedad y cuando era niño se le dificultaba hacer amigos.

En la escuela, podía caminar por el patio por su propia cuenta durante las primeras semanas. Fue solo una vez que apareció un balón en el patio cuando sintió que podía interactuar.

“El futbol me ayudó porque fue una de las pocas formas en las que me podía comunicar felizmente con los niños”, dice.

“Suena cliché, pero no necesitas muchas palabras cuando tienes un balón, solo necesitas algunos goles y un lugar donde jugar.

"Hasta hace dos años, casi toda mi interacción social involucraba al futbol o al menos comenzaba con este.

"Casi todas mis amistades se derivan de jugar futbol en donde crecí o en la escuela, donde, como puedes imaginar, era muy tímido y estaba bastante desesperado al intentar hacer amigos”.

Aunque jugar futbol ayudó a Jack a integrarse y hacer amigos, algo con lo que luchaba en el pasado, es el amor y devoción a su club, el Tottenham de la Liga Premier de Inglaterra, lo que realmente lo ayudó a hacer frente al Asperger.

Solo la mención de la palabra “Tottenham” o Spurs, el apodo del club, parece llevar una respuesta instantánea al lenguaje de Jack.

Enumera los nombres de la plantilla ganadora de 1961 sin dudarlo; y luego dice, “no te molestes revisando eso en Wikipedia”,

En 2013, los Spurs ayudaron a Jack a superar un episodio de ansiedad particularmente malo.

“Me sentía sin vida en ese momento”, recuerda.

“La única excepción a sentirme como zombi era cuando los Spurs jugaban, porque me ofrecían una liberación de todo lo demás en mi vida y también porque me quitaban cosas de la mente.

"Sentía verdadera emoción y felicidad cuando los Spurs ganaban. Olvidaba mis ansiedades durante una hora o dos debido a la emoción inducida por los resultados del equipo”.

Creando conciencia

Jack no está solo en su búsqueda de una salida deportiva; hay muchos otros que toman caminos similares para lidiar con su autismo.

Dan Marino, la exestrella de futbol americano, abrió un centro con su esposa Claire después de que su hijo Michael fuera diagnosticado con autismo.

La fundación, que se encuentra en Florida, recaudó más de 50 millones de dólares desde su creación y tiene su propio centro acuático.

Ernie Els, el golfista sudafricano, se involucró con la recaudación de dinero para el autismo después de que su hijo Ben fuera diagnosticado a los siete años.

En 2009, la Fundación Els for Autism, fue lanzada en Florida con el Centro de Excelencia de 30 millones de dólares inaugurado en marzo de 2014.

En Estados Unidos, grandes organismos deportivos, como la Nascar, las Ligas Mayores de Beisbol, la NFL y la NBA, ayuda a recaudar dinero y a crear conciencia.

Una estimación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dice que uno de cada 68 niños tiene algún tipo de trastorno autista.

Los CDC dicen que la estimación más reciente es 30% más alta que el total reportado en 2012 que registró que uno de cada 88 niños estaría en ese espectro.

Aunque la proporción era uno de 175 niños en Alabama, en Nueva Jersey era uno de cada 45. Según las cifras proporcionadas por la Sociedad Nacional de Autismo de Gran Bretaña, hay aproximadamente 700,000 personas con autismo en Reino Unido.

Volviendo a hipotecar la casa

La británica Anna Kennedy es una mujer que volvió a hipotecar su propia casa para establecer una escuela especialista después de que sus dos hijos con autismo; Patrick y Angelo, fueran rechazados por la educación popular.

Estableció dos escuelas; un colegio y un hogar de descanso, y cree que el deporte hizo una gran diferencia con los niños con los que trabajó al igual que con su propia familia.

“Angelo tiene autismo grave pero ama el trampolín”, dice Kennedy sobre su hijo, quien también tiene epilepsia y problemas sensoriales.

“Cuando sube al trampolín tengo el corazón en la boca cuando se acerca a los bordes, pero está bien.

"Puedes ver la alegría en su rostro cuando salta tan alto. Se ve tan libre cuando está en el trampolín”.

De niño, Angelo raramente entraba a las lecciones de educación física en las escuelas ya que la tarea de quitarse los zapatos y calcetines a menudo era demasiado difícil.

Cuando jugaba futbol, en particular, luchaba para entender el juego y celebraba cuando anotaba un autogol.

Su hermano Patrick, quien tiene 24 años y tiene Asperger, empezó con kickboxing cuando era adolescente y se ha destacado.

Kennedy también trabaja con varios clubes de la Liga Premier para ayudar a ofrecer entrenamiento para niños con autismo junto con su oficial de entrenamiento, Austin Hughes, mientras que ha habido oportunidades para visitas en días de partido y para la promoción de su campaña antibullying.

El West Ham y el Sunderland han colaborado con su organización en meses recientes con debates sobre la posibilidad de ofrecer un área segura para que los niños con autismo y sus familias acudan a los estadios.

Kennedy recuerda cuán difícil fue para su hijo ver futbol dentro de un estadio lleno cuando era joven; el ruido y la multitud eran demasiado para él y fue forzada a sacarlo después de solo 20 minutos.

El trabajo de los clubes de futbol y de escuelas como Hillingdon Manor en Londres, que Kennedy fundó, trajeron una nueva concientización sobre el autismo.

“El deporte puede ser difícil porque tiene tantas habilidades diferentes involucradas”, dijo Kennedy.

“Trabaja en conciencia espacial, trabajar juntos y tiene la regla no escrita de comunicación social.

"Tiene que ser enseñada en pequeñas cantidades y algunos de los niños en particular tienen un verdadero problema con perder.

“En algunas escuelas, se celebra formar parte, pero tenemos que prepararlos para el mundo de verdad y perder es parte de ese mundo”.

Una salida para la frustración

No fue hasta 2010 a los 23 años que Jo Redmond fue diagnosticada con Asperger, aunque la revelación no fue un shock.

“Creo que siempre estuve vagamente consciente incluso aunque no sabía específicamente qué era diferente sobre mí”, dijo Redman, quien se volvió una parte integral de la fundación altruista de Kennedy, Anna Kennedy Online.

Comenzó con el kickboxing a los 13 años por consejo de su padre, quien la alentó a formar parte del deporte que ayuda con los movimientos sensoriales y con la flexibilidad.

Su padre esperaba que ayudara a Redman a desarrollar más confianza y quemar el exceso de energía.

“Lo amé, dijo Redman. “Era muy retirada en ese tiempo y me tomó mucho tiempo abrirme y hablar con cualquiera en el kickboxing pero eso realmente no importaba.

“El kickboxing me dio algo de enfoque y trabajo. Era una salida para mis frustraciones.

“Es grandioso para gente con autismo y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH); forma una estructura para la semana y me da objetivos familiares para enfocarme.

“Soy la última persona de muchas en mi vida de la que hubiera esperado hacer algo como kickboxing y esto solo me llevó más dentro del deporte ya que quería mostrar que estaban equivocados al creer que no era adecuada para este.

“No debes juzgar a las personas por lo que ves en el exterior, siempre sentí que muchas personas no se tomaban el tiempo para conocerme realmente”.

Los logros de Redman en el deporte son destacado al ganar varios títulos mundiales.

Es debido a su TDAH que Redman cree que puede moverse tan rápidamente durante un escenario de pelea.

“Siempre pienso rápido así que eso puede ayudar”, dijo.

“Mis rasgos de autismo son útiles porque encuentro la repetición confortante así que practico técnicas o elementos de pelea para mejorar, también tengo mayor atención a los detalles lo que me permite señalar lo que necesito mejorar en mi pelea.

"Pero una de las mayores cosas con las que me ha ayudado el kickboxing es que me ha hacho sentir que pertenezco en algún lado y que soy valorada.

Este fin de semana, la Sociedad Nacional de Autismo tendrá sesiones de entrenamiento en el Parque Olímpico de Londres para aquellos que aprenden a enseñarle deportes a los niños con autismo.

El programa Active for Autism espera llegar a 1,200 entrenadores y atraer a 7,200 participantes nuevos en el deporte.

Redman está dispuesto a disipar mitos que rodean a los ‘talentos especiales’ o ‘intereses específicos’. “Hay más para mí que solo los logros en kickboxing y tengo otros intereses en mi vida”, dice.

"No todos tienen un talento obvio en un área especializada, algunas personas pueden ser realmente buenas en cosas sencillas diarias pero a menudo no son tomadas en cuenta porque no son ‘especiales’.

"He conocido a muchas personas que no solo creen que no son buenas en nada sino que creen que para disfrutar algo tienen que ser buenas en eso, lo que significa que no saben qué disfrutan.

“El mayor consejo es que no seas frenado por esa percepción de que tienes que ser bueno en algo o tener un interés, intenta cosas diferentes; no tiene que ser un deporte o algo social, podría ser algo que puedas hacer por tu propia cuenta como escribir o dibujar.

“Lo más importante es qué valor tomas de esto por ti mismo, podrías ser buena en kickboxing pero no lo hago porque soy buena, lo hago porque lo disfruto y funciona para mí”.

Mientras aquellos en el Parque Olímpico de Londres son puestos a prueba por expertos en el entrenamiento de niños con autismo, otros tendrá atención en otros lados.

El partido del Tottenham en Hull en la Liga Premier este domingo podría no ser lo más tentador de los deportes pero eso le importa poco a Jack.

Nacido en Enfield, no tan lejos de Tottenham en el norte de Londres, la oportunidad de beber la alegría de una victoria del Tottenham le da la oportunidad de disfrutar la parte final de su fin de semana.

"Es difícil para mí pensar en hacer frente a esto sin el futbol porque he estado rodeado por el futbol toda mi vida”, dice Jack.

“Desde que tengo memoria, había futbol en la tele, gorras, bufandas, posters en mi recámara y gente jugando futbol afuera.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Probablemente estaría peor, sin futbol para juntarme a mí y a otros. Podría haberme interesado en los videojuegos o algo, pero mi vida social y mi vida en general serían mucho peor.

"Sin algo que me permitiera hacer amigos… realmente hubiera batallado”.

Ahora ve
Argentina, la NASA y marinos de varios países buscan al submarino San Juan
No te pierdas
×