Marshawn Lynch, el seahawk que ama los dulces y se 'esconde' de los medios

Al corredor estrella de Seattle, apodado la 'Bestia', le gustan los dulces Skittles pero odia dar entrevistas y atender a los medios
marshawn lync seahawks  marshawn lync seahawks
| Otra fuente: CNNMéxico

Marshawn Lynch, el corredor estelar de los Seahawks, ha llamado la atención desde sus años en la Universidad, aunque esta atención parece no gustarle.

La ascendente carrera de Lynch inició en la Universidad de California; en su primer año logró ocho touchdowns y el apodo de Money.

Este jugador nacido en Oakland, California, llamaba la atención de los seleccionadores de la NFL con sus impresionantes escapadas, anotaciones y récords, y también por su forma de festejar. En una ocasión tras una victoria con California se subió a un carrito de asistencias y recorrió el campo.

En 2007, Lynch fue seleccionado por los Bills de Búfalo, con los que se convirtió en el cuarto jugador de ese equipo en romper la marca de las 1,000 yardas y el primero desde que Greg Bell lo hiciera en 1984.

Pero no todo fue siempre felicidad con los Bills. En 2009 fue acusado por posesión de arma, y un año después suspendido tres partidos por violar las reglas de conducta de la NFL, a esto se sumaron lesiones y la pérdida de la titularidad.

La nueva gloria de 'la Bestia'

En 2010 se fue a los Seahawks, ahí la gloria volvió para Marshawn Lynch, también apodado la Bestia. Llegaría el primer anillo Vince Lombardi en 2014; pero también el asedio de los medios, mismos de los que huye.

Son pocas las entrevistas que este corredor ha dado pero varias las multas que se le han impuesto por no tratar con los medios, pues las reglas de la NFL son claras en que los jugadores deben estar disponibles para la prensa después de cada partido.

En noviembre de 2014 la Liga le impuso una multa de 50,000 dólares por este motivo.

El año pasado, durante el Día de la Prensa previo al Super Bowl, Lynch se apareció en la sala vistiendo una sudadera con capucha, usó lentes para sol y sólo dijo "Yo estoy aquí, sólo listo para la acción, jefe", para evitar multas.

Este 2015, Lynch fue el jugador más solicitado durante el Día de la Prensa, pero también fue el que menos atendió a las decenas de reporteros.

Hubo un momento en que Lynch estuvo rodeado de aproximadamente 200 periodistas que le cuestionaban sobre la advertencia de que podría ser multado si realiza algún gesto obsceno sobre el campo de juego, el domingo, ante los Patriots de Nueva Inglaterra, entre otras muchas preguntas, pero él sólo tuvo una respuesta para todas: "Estoy aquí para que no me multen".

El corredor estelar había sido advertido que lo multarían con 500,000 dólares si no asistía al Día de Medios de Comunicación, previo al encuentro del domingo  por el título de Super Bowl contra los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Lynch permaneció sólo cinco minutos en el podium, frente a los medios de comunicación, una hora menos que el resto de sus compañeros de equipo. 
Al corredor se le hicieron 29 preguntas, pero a todas respondía: "Estoy aquí para que no me multen".

Luego de programar el cronómetro de su teléfono móvil, y pasados cinco minutos, Lynch dijo: "Tiempo", entonces alejó su micrófono, se levantó y se fue.

Durante los cinco minutos en que estuvo presente, abrió una bolsa de Skittles, sus golosinas favoritas, se las comió, y cuando se fue, tuvo la cortesía de levantar una grabadora que se le había caído a un periodista.

Estará bajo la mira este domingo cuando logre llevar a los Seahawks al bicampeonato... o se quede en el camino de la gloria.

Ahora ve
Donald Trump otorga su primer perdón presidencial… a un pavo
No te pierdas
×