Thomas Müller, de las canchas del Mundial a los establos

El futbolista respalda a su esposa en su búsqueda por un título en el mundo ecuestre de Alemania
Thomas Müller, de las canchas a los establos
Chris Murphy
Autor: Chris Murphy
(Reuters) -

Aunque Thomas Müller es un campeón mundialista de futbol con la selección alemana, en casa tiene un título diferente: es "director gerente de zanahorias".

Eso se debe a que su esposa, Lisa, es una aspirante a jinete de doma clásica y tiene sus propias ambiciones de conquistar el deporte que ama.

Parece que las horas que pasan en unos establos a la afueras de Múnich están dando frutos, ya que Lisa obtuvo su primer título a nivel nacional este fin de semana.

Mientras la joven de 25 años afina sus habilidades en el mundo ecuestre, Thomas se ha interesado en la crianza y en disfrutar la soledad de un ambiente que está a años luz de distancia de la atención a la que está acostumbrado.

"Vengo a ver si todo está en orden", dijo a CNN en la primera entrevista de la pareja en televisión. "Y por las zanahorias. ¡Soy el director gerente de las zanahorias! Cuido a los perros. A veces ayudo un poco, pero es asunto de ella".

"Lo disfruto mucho. Me hacen sentir muy cómodo, la actitud, su apariencia y [la forma en la que] viven su vida. Es divertido. Es fácil relajarse cerca de los caballos".

A sus 25 años, Müller ha recibido todos los galardones del futbol.

Tiene montones de trofeos nacionales, entre ellos tres títulos de la Bundesliga; además ganó la Liga Europea de Campeones y la corona del Mundial de Clubes de la FIFA con el Bayer Munich en 2013.

El año pasado, en Brasil, se llevó el premio mayor cuando Alemania llegó poderosamente al primer triunfo de Alemania en el Mundial desde 1990, tras derrotar memorablemente al anfitrión en la semifinal y después superar a Argentina en la final.

Pero en los establos no escucharás mucho sobre ese momento crucial de la carrera de Müller.

"Le interesan los caballos, así que cuando estamos juntos, hablamos de caballos, no de futbol", explicó Lisa.

"Sabe más de caballos de lo que yo sé de futbol".

Aunque Müller ha disfrutado de un éxito abrumador en una etapa temprana de su carrera, el camino de Lisa ha sido más arduo y fatigoso.

Ha montado desde que su abuelo la introdujo en el deporte, a los cuatro años, pero toma tiempo crear un lazo profundo con un caballo para doma clásica.

A pesar de que su victoria reciente en el Grand Prix de la ciudad bávara de Kreuth demuestra que está en clara sintonía con su caballo, Birkhofs Dave, Lisa dice que su curva de aprendizaje ha sido prolongada.

"Tienes que dejar pasar ocho años para aprender todo, pero de todas formas no lo sabes todo. Siempre sigues aprendiendo", dijo.

"No es como en otros deportes en los que siempre entrenas, tienes que lograr una armonía entre el caballo y tú. Tiene su propia mente, sus propios sentimientos. Tienes que crear un equipo y por eso toma tanto tiempo. Cada caballo es diferente, así que tienes que sentirlo".

"Quiero ser cada vez mejor. Tal vez llegue el momento en el que seré muy buena, ese es mi sueño. [Las Olimpiadas] serían un sueño".

"Creo que para todo deportista es un sueño y quieres alcanzarlo, pero solo unas cuantas personas pueden alcanzarlo. Tal vez, tal vez no".

De acuerdo con el entrenador de Lisa, Götz Brinkmann, es una posibilidad clara.

Las eliminatorias del año pasado para el prestigioso Piaff-Förderpreis (una serie nacional para jinetes de 25 años y menores) puso de relieve su potencial.

"Nunca había tenido una estudiante que se desarrollara tan rápido sin importar qué caballos tuviera", dijo Brinkmann a CNN.

"Tiene voluntad y tiene talento, además no se detiene. Sigue trabajando. No muchos jinetes tienen la capacidad y por eso ella es afortunada de cierta forma".

"Creo que será capaz de triunfar a nivel internacional, seguro".

Müller opina lo mismo.

Aunque no puede montar (para evitar lesiones que podrían afectar su carrera en el futbol), se ha interesado mucho en la relación que tiene su esposa con Birkhofs Dave.

Las disciplinas de ambos dependen de un alto nivel de habilidad, pero también de una comunicación sólida; aunque la competencia es dura, Müller tiene grandes esperanzas para el dúo.

"El potencial está allí", dijo. "Es nuestro caballo más talentoso y creo que es el número uno de nuestro establo y para Lisa. Pero no hay garantía de éxito porque en Alemania hay muchos oponentes. Muchos jinetes buenos y muchos caballos buenos. Como en el futbol".

"Ella no siente presión. Quiero que sea feliz con los caballos, con su trabajo y con las competencias. Pero no es fácil".

"Es muy duro sobresalir en la doma clásica en Alemania. Ella necesita tiempo para desarrollar su calidad. Vamos por buen camino y necesitamos ir por todo".

Muller también encuentra similitudes en forma en la que algunos caballos con potencial se vuelven purasangres, ya sea en las carreras o en el ámbito de la doma clásica, mientras que algunos quedan relegados.

"Hay algunos talentos que crecen y llegan a la cima", explica. "Algunos talentos no llegan a la cima. Es interesante ver el desarrollo de los distintos caballos de cuando llegan al establo a cuando se van. Pero él [Birkhofs Dave] seguro se queda".

Muller tiene su propia tarea en los establos: la cría.

"Criar es un tanto divertido", explicó. "Ciertamente quiero criar al mejor caballo que pueda. Pero es difícil y se necesita un poco de suerte; sin embargo, hago mi mejor esfuerzo por optimizar. Sueño con que algún día Lisa monte un caballo que yo haya criado. Pero falta mucho para eso".

Aunque ella va frecuentemente a ver a Thomas jugar en el estadio del Bayern Munich (la arena Allianz), Lisa no cumple con el estereotipo de la esposa o novia de un futbolista.

A menudo se considera que las esposas y novias de futbolistas de alto perfil son adictas a las compras obsesionadas con la moda y con buenas manicuras, imagen que los diarios sensacionalistas han cultivado.

Lisa, quien decidió no viajar con Thomas al Mundial de 2014 en Brasil, no tiene una pizca de celos en lo que respecta al trato de superestrella que su famoso esposo recibe.

"No siento celos", dijo. "También hay cosas malas. Todos llegan y quieren tomarse una foto, una selfie o piden un autógrafo. Eso sería demasiado. No puedo hacer eso como Thomas lo hace".

"Él es tan relajado. Yo quiero hacer mi equitación por mi cuenta. Puedo cuidarlos de la mejor forma, los puedo montar de la mejor forma y soy la que más los quiere".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Son mis compañeros, mis hermanos. Puedo contarles todos los problemas. Son la parte más importante de mi vida".

Esta declaración hizo reír a su esposo. "Ya lo acepté", bromeó. "Tal vez yo esté en el quinto lugar. Pero está bien".

Ahora ve
Toy Story, primera película animada completamente en computadora, cumple 22 años
No te pierdas
×