El legendario presentador del boxeo está 'preparado para la pelea'

Tras 35 años de carrera como anunciador, Michael Buffer se prepara para presentar el arranque de la pelea más esperada del año
El réferi del combate entre Mayweather y Pacquiao
Autor: Eoghan Macguire
(Reuters) -

Él es uno de los miembros del salón de la fama del boxeo aunque nunca ha lanzado un recto, es el popular hombre de esmoquin que tiene una voz de gran potencia y dueño de un gancho letal tan reconocible como los mejores campeones del deporte.

George Foreman, Mike Tyson, Bernard Hopkins, Sugar Ray Leonard, Roberto Duran, el Maravilloso Marvin Hagler… Michael Buffer los ha presentado a todos a lo largo de una sobresaliente carrera de 35 años como anunciador en el ring.

Es más que eso, se le ha llegado a considerar un héroe de culto por su porte sofisticado y su frase instantáneamente reconocible: Let's get ready to ruuuuuummmmbbbbllleeee! (¡preparémonos para la pelea!).

Lee: 'Será una de las peleas más importantes de mi carrera': Pacquiao a CNN

En estos días, las peleas importantes no se sienten igual si no las precede el estridente, alegre y bravucón sello característico del presentador de 70 años.

Sin embargo, él reconoce que no es algo que siempre haya sido tan pulido y valorado como lo es hoy.

"La primera vez que lo hice fue bastante malo", cuenta Buffer a CNN en una entrevista telefónica desde su casa, al sur de Los Ángeles, California. "(Pero) trabajé para tratar de mejorar, tuve otra oportunidad y resultó".

En sus primeros días como anunciador hubo otras frases que quedaron destinadas al olvido. "Intenté con 'hombres, a sus puestos'; intenté con 'damas y caballeros, abróchense los cinturones'", cuenta.  "No provocaban gran reacción".

Luego, recordó a su héroe, Muhammad Ali, y sus clásicas frases bravuconas previas a la pelea: "estoy listo para pelear".

Buffer modificó la grandilocuencia de Ali y le dio su propio estilo; desde entonces ha fascinado a los aficionados al boxeo con los resultados.

Lee: El réferi del combate entre Mayweather y Pacquiao

Se ha vuelto un ritual previo a la pelea que suscita una reacción entusiasta ya sea en Berlín, Belfast o Moscú, así como lo hace en la capital moderna del boxeo: Las Vegas.

La batalla de los anunciadores

No obstante su popularidad mundial, la adorada frase de Buffer podría no estar en armonía con la que se considera la pelea más lucrativa de todos los tiempos.

Cuando Floyd Mayweather se encuentre con Manny Pacquiao en Las Vegas, el sábado 2 de mayo, Buffer compartirá el micrófono con Jimmy Lennon Jr., otro célebre anunciador. En el minucioso contrato de la pelea se estipuló que cada uno de los púgiles sea presentado por el anunciador principal de su televisora patrocinadora.

Buffer, quien es independiente pero ha trabajado desde hace tiempo para HBO, presentará a Pacquiao, mientras que Lennon, quien trabaja principalmente para Showtime, hará los honores para Mayweather. Hubo un acuerdo parecido cuando Lennox Lewis y Mike Tyson se enfrentaron en 2004.

Lee: En México, la 'pelea del siglo' llegará 'tarde, pero segura'

Buffer dice que esa pelea es una ocasión "extraña", entre otras cosas porque los promotores decidieron separar a ambos boxeadores con personal de seguridad antes de la pelea luego de que se desatara una riña durante el pesaje.

Cuando habló con CNN, no se había decidido si Buffer daría inicio al encuentro del sábado con su famosa frase. "Haré lo que indique el acuerdo definitivo, al que todavía no se llega", explicó.

Cuando le pregunto si puede dar a CNN una probada de su frase para acompañar el artículo, amablemente declina por razones de derechos de autor; sin embargo, rápidamente ofrece una alternativa ingeniosa (escúchala a continuación).

Buffer registró su "preparémonos para la pelea" en 1992, maniobra previsora y sabia. Desde entonces, la frase se ha usado en canciones, incontables comerciales y programas de televisión populares como Los Simpson, South Park y en películas como Rocky Balboa.

Si creemos en las cifras que circulan en internet, estas valiosas palabras le han hecho ganar a Buffer 400 millones de dólares (unos 6,000 millones de pesos).  Él dice que no es ni remotamente cierto a pesar de que lo han recompensado bien por su trabajo.

"Supongo que podrías usar la palabra lucrativo", dijo. "No me puedo quejar, económicamente hablando".

Sin embargo, como tiene un perfil tan reconocible, anunciar en el ring ya no es la parte más redituable del negocio de Buffer. La pelea entre Mayweather y Pacquiao representará "un nutrido cheque", pero ganará más dinero por presentarse en Las Vegas antes y después de la pelea, reveló.

"Hay un concierto el viernes por la noche y yo presentaré a los New Kids on The Block", dijo. "Luego hay varias fiestas en donde me presentaré… y también me presentaré en centros nocturnos, lo que por cierto es un gran negocio en Las Vegas".

Es tal el valor de la voz de Buffer que cuando le extirparon unas células cancerosas de su garganta en 2009, lo primero que dijo al volver en sí de la cirugía fue "damas y caballeros" con su voz de anunciador para asegurarse de que aún tenía lo suyo.

A un mes de la cirugía estaba de vuelta en Las Vegas haciendo lo que más le gusta hacer: presentó la pelea por el título de peso semipesado entre Joe Calzaghe y Bernard Hopkins.

El factor Trump

Sin embargo, las luces brillantes de los casinos de Nevada y las recompensas millonarias están muy lejos de sus orígenes humildes en Filadelfia, Pennsylvania.

Buffer empezó anunciando peleas a principios de la década de 1980 luego de volver de la guerra de Vietnam y de embarcarse en una corta carrera como cantante y modelo. Cuenta que una noche, mientras veía el box en televisión, su hijito le dijo que podía hacerlo mejor que el tipo de la televisión.

"Pensé: 'pues sí, supongo que sí'", recuerda. "Entonces hice unas cuantas llamadas, escribí algunas cartas, traté de enterarme de cómo conseguir un permiso, cómo llega uno al cuadrilátero y a final de cuentas ocurrió".

Pronto, Buffer se encontró anunciando peleas para la agencia promotora Top Rank de Bob Arum (quien ahora es el promotor de Pacquiao) y luego en los hoteles de Donald Trump en Atlantic City.

Ya era mediados de la década de 1980 y Trump, quien es muy bueno para la publicidad, dio prioridad a las presentaciones en la mayor cantidad de peleas en las que figuraba un joven y prometedor peso pesado llamado Iron Mike Tyson. Trump insistió en que Buffer fuera el anunciador principal en la peleas de Tyson.

"La carrera de Tyson estaba ardiendo. Literalmente todo el mundo estaba obsesionado con verlo pelear", cuenta Buffer. "Simplemente se volvió la fuerza dominante en el boxeo. Ese fue un gran impacto y tal vez uno de los principales factores para que mi carrera despegara".

Y ciertamente despegó. Desde entonces, Buffer ha sido testigo de algunos de los eventos boxísticos más dramáticos y recordados… fue como un centinela del mundo del espectáculo atestiguando la historia.

Cuenta que una ocasión particularmente memorable fue cuando Foreman noqueó a Michael Moorer en 1994 y se volvió el campeón de peso pesado de más edad a los 45 años. La victoria de Roberto Durán sobre Iran Barkley por decisión luego de una pelea brutal e 1989 fue otro momento "magnífico", agregó.

En 1993, Buffer pasó 20 minutos calmando a una multitud de 20,000 personas en Las Vegas durante el infame episodio que interrumpió la pelea por el título de peso pesado entre Riddick Bowe y Evander Holyfield.

Sin embargo, esas grandes ocasiones parecen una curiosidad cuando se comparan con la emoción y el jaleo que rodea a la pelea entre Mayweather y Pacquiao. "Es muy abrumador pensar en la cantidad de dinero que está en juego", dijo Buffer.

Se estima que la bolsa de la pelea supera los 300 millones de dólares (unos 4,500 millones de pesos), que se dividirá 60/40 a favor de Mayweather. Los boletos se vendieron en menos de un minuto y se dice que se están revendiendo en el mercado negro hasta por 128,000 dólares (1 millón 948,378 pesos) cada uno.

Sin embargo, muchas de los conocedores dicen que el encuentro solo causará decepciones, ya que ambos púgiles (Pacquiao tiene 36 años y Mayweather 38) ya dejaron atrás su mejor momento. Buffer no está de acuerdo.

"Mucha gente está diciendo que habría sido mejor si la pelea se hubiera dado hace cinco años. Pero es atractiva ahora porque ambos están más maduros", dijo.

"Con la edad llega la sabiduría y tal vez ambos puedan ser atletas más enfocados; no veo razón alguna para que sea una pelea de menos calidad de lo que habría sido hace cinco años".

Pocas personas están tan calificadas como Buffer para hacer una valoración del lugar que ocupa este evento en el panteón deportivo de las megapeleas.

Muchas personas creen que Pacquiao y Mayweather son los mejores boxeadores de su generación. Además, el superextrovertido Mayweather gusta de referirse a sí como TBE (The Best Ever, el mejor de todos los tiempos).

Sin embargo, Buffer duda en ubicar esta pelea en el mismo nivel de peleas que definieron su tiempo, como la de Ali contra Frazier, la de Hagler contra Hearns o la de Morales contra Barrera… al menos antes de que comiencen las acciones.

"Cuando finalmente decidamos… si fue una de las peleas más grandes de todos los tiempos, no se sabrá sino hasta el día siguiente", dijo Buffer. "Cuando podamos evocarla y decir: 'esa fue la mejor pelea que he visto' o 'fue una pelea bastante buena, les pagaron muy bien por ella'".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Sea como sea, es una ocasión histórica más que se verá agraciada por la presencia de este amado personaje del boxeo.

Y, como siempre, estará listo para la pelea… ya sea que las televisoras le den luz verde o no.

Ahora ve
Wayne Van Niekerk, el hombre que podría ser el heredero de Usain Bolt
No te pierdas
×