El desempleo provoca más voluntariado

Organizaciones de voluntarios registran aumentos de hasta 50% en su personal a raíz de la crisis; varios desempleados en Estados Unidos prefieren ayudar y distraerse a deprimirse en sus hogares.
CHICAGO (CNN) -

Cuando el contador desempleado Jim Ammon se cansa de buscar trabajo en los avisos clasificados, se quita la frustración martillando clavos en la construcción de casas para gente de la clase trabajadora.

Casos como el de Ammon, que encuentra algo de consuelo a su situación trabajando como voluntario, crecen al mismo ritmo que la crisis financiera engrosa los ejércitos de desocupados.

Laura Spelke, de New Hampshire, es voluntaria en parte para escapar del dolor de perder su trabajo en ventas: "Ser voluntaria es un modo de estar activa y en contacto y de no sentarme en casa y comer bombones sintiendo lástima por mí misma", afirmó.

La evidencia muestra que algunos desempleados -la tasa de desocupación en Estado Unidos llega al 7.6% y se espera que suba- ofrecen sus servicios gratis a grupos que van desde iglesias que reparten comida hasta otros que asignan tutores a niños.

Las postulaciones a Proyectos en el Exterior, una organización privada que envía miles de voluntarios a países en desarrollo, subieron un 55.0% en diciembre y casi un 50.0% en enero comparadas con las del año anterior.

Peter Slowe, fundador del grupo, dijo que una parte creciente de nuevos postulantes son gente de mediana edad que se encuentran desempleados o subempleados y han meditado acerca de probar sus habilidades o que simplemente están hartos.

"Es el factor de empuje: 'podríamos tener un recorte salarial, el empleo está en riesgo, la tienda no está produciendo dinero'. Esos son los tipos de motivaciones más que sólo ser echado del trabajo", dijo Slowe.

El desempleo provoca una serie de problemas que van desde cómo pagar las cuentas y la comida hasta encontrar algo que hacer mientras aparece otro trabajo. El voluntariado puede llenar un vacío en la hoja de vida y responde a la pregunta de los entrevistadores: "¿Qué ha estado haciendo?".

Las Fuerza de Paz y AmeriCorps, del Gobierno estadounidense, han visto pequeños incrementos en las postulaciones.

"Entrar en las Fuerzas de Paz es un inmenso compromiso personal", dijo la portavoz del grupo, Laura Latigue, que cuenta que hay tres postulantes por cada uno de los 7.800 puestos en el exterior.

"Hay un renovado sentido de compasión encendido por gente que ve los sufrimientos que están pasando sus vecinos", dijo Sandy Scott de AmeriCorps.

A nivel local, el ánimo de ser voluntario puede venir más probablemente de que alguien lo pida que de un impulso interior.

La mitad de los 62 millones de estadounidenses que fueron voluntarios el año pasado dijeron que lo hicieron porque se lo pidieron, según un estudio de la Oficina de Estadísticas Laborales.

El estudio encontró que 22% de las personas desempleadas fueron voluntarios comparadas con el 34% de los trabajadores de medio tiempo.

El alza en el desempleo probablemente no genere un incremento en el voluntariado, ya que las personas despedidas están ocupadas buscando trabajo o capacitándose, dijo Leslie Lenkowsky, profesora de Estudios Filantrópicos de la Universidad de Indiana.

Los voluntarios pueden ser inconstantes, con un tercio dejándolo de año en año, y con una mediana de compromiso de una hora a la semana.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ammon dijo que usaba sus recién aprendidas habilidades de construcción para remodelar casas y ganar dinero extra haciendo pequeños arreglos en las casas. Entre tanto, se relaciona con todo el mundo, desde ejecutivos hasta recepcionistas cuyas empresas les dan días libres para ser voluntarios.

Y nunca se cansa de la alegría cuando a un nuevo propietario se le entrega la llave para una casa que construyeron juntos.

Ahora ve
Te decimos lo que debes saber del Xbox One X
No te pierdas
×