De piloto de Mexicana a taquero

José Romero viajaba en un Airbus 320 y ganaba muy bien al mes, ahora sobrevive con 50 pesos al día; la suerte le da la espalda, ya que sus negocios no han funcionado y sus proyectos son ignorados.
Mexicana  (Foto: AP)
PACHUCA (Notimex) -

Hace dos años José Andrés Romero era un joven piloto de un Airbus 320 de Mexicana de Aviación. Su salario era de 80,000 pesos mensuales y su estilo de vida le alcanzaba para viajar, gastar en exceso y hasta para tener tres camionetas de lujo. Sin embargo, el cierre de la empresa y la crisis económica de los últimos meses provocó que ahora este piloto aviador haya perdido casi la totalidad de sus propiedades, ya sea porque están vendidas o en diversas casas de empeño.

Desempleado, Andrés tuvo que trabajar como albañil en Estados Unidos e instalar un puesto de tacos en un autolavado en Pachuca, el cual, afirma, tuvo que cerrar, pues hubo días que sólo vendía un refresco.

Desde hace dos años, Andrés ocupa un lugar en las estadísticas de desempleado del país. Su situación empeora, pues es padre de un hijo enfermo de asma y esposo de una ex sobrecargo, también desempleada.

Cuenta que después de ser despedido por la línea aérea, invirtió sus pocos ahorros en un establecimiento de comida en Guadalajara, Jalisco, de donde es oriunda su esposa, pero las bajas ventas lo obligaron a cerrar el negocio.

Con 50,000 pesos en la bolsa, producto de un préstamo familiar, viajó a Pachuca, tierra que, según él, tiene un futuro prometedor en materia aeronáutica, pues es de las pocas capitales del país que no tienen un aeropuerto y sede potencial de la Agencia Espacial Mexicana (AEXA).

El piloto, con más de 7,500 horas de vuelo, ha dado clases en una universidad del estado, graba un programa piloto sin recibir un salario y ha presentado proyectos al Gobierno estatal sin recibir una respuesta.

Acudió con las autoridades del museo El Rehilete, en Pachuca, para presentar un proyecto de exposición de aviones a escala, mismos que coleccionó y armó por más de una década. Sin embargo, el proyecto fue desechado.

El ex comandante aéreo acepta que incluso ha enviado cartas al gobernador Francisco Olvera Ruiz para solicitarle un trabajo, pero no ha tenido éxito.

En una ocasión envió a las autoridades estatales una serie de proyectos aéreos vinculados al turismo, como el de utilizar la gran cantidad de aviones que se encuentran abandonados en los aeropuertos mexicanos para crear un museo infantil.

"Les presenté un proyecto como la creación de un parque aeronáutico que no hay uno así de aquí hasta Argentina, si ustedes quieren checarlo, no existe, hasta les diseñé un edificio", recuerda.

La falta de ingreso ocasionó que viajara a Austin, Texas, para trabajar como albañil. Su trabajo era cortar la varilla y resanar paredes. Sólo se mantuvo en ese puesto 15 días.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Hasta hace dos semanas, su esposa instaló un puesto de tacos en un estacionamiento, el cual tuvo que cerrar debido a que un día sólo vendieron un refresco.

Como comandante aéreo, Andrés Romero ganaba 80,000 pesos y tenía automóviles, joyas, cámaras fotográficas, equipos de audio y sonido. Hoy, afirma, apenas sobrevive con 50 pesos cada día.

Ahora ve
“Salí con ayuda de venezolanos”, narra desde Brasil la exfiscal Luisa Ortega
No te pierdas
×