De cárcel a centro de negocios

La ex prisión Crumlin Road Gaol en Irlanda del Norte será sede de un hotel y sitio de conferencias; otrora símbolo de represión, el espacio ofrecerá a católicos y protestantes espacios de convivencia.
carcel  (Foto: Tomada del sitio www.hamiltonarchitects.co.uk)
BELFAST (Notimex) -

Una antigua prisión victoriana, construida en 1845, símbolo de opresión y de ejecuciones, será transformada en centro de negocios y hotel para reactivar la economía de esta ciudad. La prisión Crumlin Road Gaol, que albergó a un gran número de paramilitares durante los 30 años de conflicto armado en Irlanda del Norte, conocido en inglés como "The troubles", será rehabilitada para beneficiar con empleos a las comunidades protestantes y católicas del norte de Belfast.

El director de Regeneración de la oficina del primer ministro, Tim Losty, afirmó que el proyecto de reconstrucción "es parte de la resolución del conflicto".

La antigua cárcel, ubicada en el centro de lo que se conoce como "el triangulo de la muerte", será un hotel y centro de conferencias, pero aún no hay un acuerdo comunitario en cuanto a una de las alas de la prisión.

La antigua cárcel, que ocupa 52,000 metros cuadrados de área, será un detonador del empleo, atraerá turismo a una zona que la gente rehúye, mejorará la estética del área y creará un sentido de pertenencia entre las comunidades, explicó Losty.

"Siempre ha habido tensión sectaria en el norte de Belfast, y aún después del cese el fuego, y Acuerdo de Viernes Santo, hemos tenido uno de los peores incidentes aquí de tensión sectaria", compartió.

Recordó "la disputa de la Santa Cruz" cuando en 2001 la comunidad protestante no dejaba pasar a las niñas de la comunidad católica que acudían a la escuela "Holy Cross".

En las comunidades involucradas "hay mucho enojo y frustración, pero ninguna quiere estar en esa posición, ya que todos vieron a estas comunidades como monstruos" porque implicaba niños en edad escolar.

Parte del proyecto de restauración de la prisión, cerrada en 1996, es tratar de limar las tensiones de años de conflicto, crear liderazgo, seguir lidiando con el problema de la resolución y "que las comunidades puedan tocar algo tangible", afirmó el funcionario público de la provincia norirlandesa.

Después del conflicto armado aún existen secuelas visibles como los 27 muros divisorios en el oeste para separar a católicos y protestantes.

Durante un recorrido por esta zona se pueden apreciar los llamados "muros de paz", construidos de concreto y metal, que se extienden más de cinco kilómetros.

La calle de Shankill Road, que en irlandés significa "vieja iglesia", es el bastión unionista, una vía comercial que converge con hileras de casas de ladrillo rojo pegadas una tras otra, todas abandonadas y en espera de ser demolidas.

Del otro lado, se encuentra Falls Road, el barrio católico, donde se encuentran las oficinas centrales del Sinn Fein, partido republicano, con muros pintados con "mártires" del conflicto, como, Bobby Sands, líder de la huelga de hambre de 1981.

Sans fue el principal líder del ERI durante la huelga de hambre, en la que los republicanos irlandeses protestaban contra la retirada del Estatus de Categoría Especial (similar al de prisioneros de guerra) a los miembros de organizaciones paramilitares nacionalistas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Sands, el primero de los huelguistas en morir, fue uno de los huéspedes de Crumlin Road Prison, donde permaneció 22 días, desnudo, y comiendo sólo cada tres días.

La antigua prisión, entonces símbolo de represión y ahora patrimonio arquitectónico, pretende ofrecer a comunidades católicas y protestantes, espacios de convivencia y laborales para solucionar años de tensiones intersectoriales.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×