¿Crudo? Consulta al Doctor I.V.

En EU hay servicios profesionales que ofrecen medicamentos para aliviar los síntomas de la resaca; por 250 dólares el interesado recibe un coctel completo que lo pone en circulación en minutos.
iv doctor  (Foto: tomada de Facebook/TheIVDoctor)
NUEVA YORK -

Nick Andreottola y sus invitados despertaron una mañana sintiéndose peor que nunca – visión borrosa, dolor de cabeza y estómago revuelto. Sufrían de resaca.

Aquí es donde entró el Doctor I.V. Cada uno puso unos cientos de dólares para que una enfermera apareciera con media docena de bolsas I.V. y los trajera de vuelta a la vida.

El Doctor I.V. es un servicio que inició en diciembre por el urólogo neoyorquino, Elliot Nadelson, y su hijo y residente Adam, quienes a través de una inyección intravenosa hidratan y suministran medicamento para aliviar la cruda de los anfitriones en lujosas casas de playa en los Hamptons, departamentos y oficinas a lo largo de Nueva York.

El médico Adam Nadelson señala que el servicio tiene cerca de 60 enfermeras en la ciudad y 12 más en los Hamptons para inyectar 200 mililitros de fluido y una combinación de medicinas para la náusea, acidez, inflamación y dolor de cabeza. El cóctel completo, que según Nadelson es el más popular entre sus tratamientos, cuesta 249 dólares.

Aunque entre sus clientes destacan desde princesas europeas hasta estrellas de los Juegos Olímpicos, la mayoría de los que solicitan sus servicios trabajan en finanzas. Ayuda cuando trabajas largas jornadas o tienes que entretener a los clientes hasta ya entrada la noche y debes estar en tu mejor nivel al día siguiente.

“Queman la vela de ambos lados (trabajar mucho) y esto ayuda a ponerse en pie rápidamente”, dice Nadelson.

Por eso Jon, un comerciante de ventas de 31 años de un banco en Nueva York que no permitió la publicación de su apellido, comenzó a llamar al I.V. Doctor a partir de enero. Él tenía que asistir a un evento con clientes del Super Bowl y sabía que sería una “gran noche”, así que hizo una cita para el día siguiente a las ocho de la mañana.

En un pequeño y discreto cuarto de conferencias en su oficina, una enfermera lo conectó a una de las bolsas I.V. mientras él revisaba sus correos durante los 40 minutos siguientes y se fue justo a tiempo para comenzar su día laboral.

“Mira, no es un cura milagrosa. No hay nada que te quite al 100% la cruda, pero si te sientes como un dos y después de media hora estás en un siete. Eso sí que es un cambio de juego”, comenta.

Desde entonces, Jon ha tenido docenas de citas y lo ha recomendado a todos sus amigos. Ahora, hace su reservación anticipadamente cuando sabe que saldrá por la noche, así ya todo queda preparado para la mañana siguiente, incluso, antes de que la resaca comience.

Adam Nelson afirma que la compañía es mucho que sólo curar a los que beben demasiado. Visitan también pacientes que se intoxican, están resfriados y atletas después de un gran juego o una carrera.

Pero también se trata de generar una nueva forma de ingresos.

“Es mucho más difícil ser un médico exitoso en estos días. Ahora es común ver a practicantes aplicando Botox en la acera por dinero. El negocio no tiene límite y realmente se ha puesto de moda”, indica a pesar de que su padre todavía tiene tres oficinas en Nueva York. 

Los Nadelson no han sido los únicos en trepar el árbol de dinero de la resaca. Hangover Heaven abrió hace dos años en Las Vegas con una clínica que abre las 24 horas, siete días a la semana. Los servicios van desde los 129 dólares a los 239 en la clínica, pero aquellos que quieren que la enfermera vaya hasta su cuarto de hotel pagarán un extra de 200 dólares durante horas laborales y 300 entre las cinco de la tarde y las nueve.

Sin embargo, los neoyorquinos no piensan establecerse en un únicamente un lugar. Planean extenderse a Chicago este verano y han hecho una gran campaña en medios sociales para atraer a más clientes potenciales en los Hamptons.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Andreottola y sus invitados quedaron satisfechos.

“Somos de los que trabajan duro, juegan duro y todos se han sentido repuestos. Incluso algunas de las chicas que contratamos para la parrillada tomaron el tratamiento y todas dijeron sentirse mejor", agrega.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×