Bovinos contaminan Argentina

Científicos detectaron que el 30% de los gases contaminantes del país provienen del ganado; un tanque conectado al estómago de las vacas permitió cuantificar de modo directo las emisiones
Ahora se busca cambiar la alimentación del ganado para reduc  (Foto: )
BUENOS AIRES (CNN) -

Como un buzo que nada con su tanque de oxígeno, la solitaria vaca avanza lentamente por el mar verde que es la pampa argentina, comiendo pasto con un enorme tubo a sus espaldas.

Luego de rumiar el alimento, los gases generados en el estómago -que deberían ser expelidos como eructos- van a parar directamente al tubo rojo de plástico colocado por los investigadores sobre el animal blanco y negro, para medir el nivel de gases contaminantes que produce el bovino.

El simple y novedoso sistema del tanque conectado con una manguera al estómago de la vaca -hasta ahora nunca usado en el mundo- les permitió a los científicos obtener información sorprendente y avanzar en su intento de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que produce la hacienda.

"Cuando tuvimos los primeros resultados, quedamos sorprendidos (...) El 30% de las emisiones totales (de gases contaminantes) a nivel país estarían dadas por las emisiones generadas por los bovinos", explicó Guillermo Berra, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales de carne vacuna y, según el INTA, cuenta actualmente con cerca de 55 millones de bovinos que explican el elevado aporte de este ganado a la contaminación.

"Jamás nos imaginamos que un bovino de cerca de 550 kilos pudiese producir entre 800 y 1000 litros por día de emisiones", añadió el investigador.

Actualmente son 10 los vacunos usados para la investigación, algunos de los cuales se ven favorecidos por vivir en un corral: como apenas caminan, sus gases son colectados en globos amarillos que cuelgan del techo y no deben ser cargados sobre sus espaldas como el molesto tanque rojo.

El colorido método de medición les permitió a los científicos cuantificar de modo directo la emisión de gas (principalmente metano) y buscar el modo de reducirla a través de un cambio en la alimentación de los bovinos.

"Hemos hecho un estudio preliminar con vacas y hemos encontrado que, con la utilización de taninos, que es con lo que estamos trabajando en este momento, se puede disminuir hasta un 25% la emisión de metano", dijo Silvia Valtorta, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Argentina es uno de los países firmantes del protocolo de Kyoto, que prevé la reducción de la emisión de gases contaminantes para el 2012.

Al producir sólo el 0.6% del total de las emisiones, Argentina no está obligado a cumplir con las metas cuantitativas fijadas por el pacto, pero sí está comprometido a reducir, o al menos no incrementar, la producción de gases contaminantes.

Ahora ve
No te pierdas