Diez inmigrantes demandan a ciudad de EU

El inédito desafío legal va en contra de Connecticut, contra su alcalde y su jefe de policía; de acuerdo a su versión, agentes encubiertos les ofrecieron trabajo de jornaleros para arrestar
Se trata del más reciente desafío legal a las duras medidas  (Foto: )
DANBURY, EU (CNN) -

Una decena de inmigrantes hispanos presentó el miércoles una demanda contra una ciudad de Connecticut, su alcalde, el jefe de policía y agentes federales que lideraron el año pasado una dura campaña contra la inmigración ilegal.

La demanda presentada ante la Corte de Distrito de New Haven, Connecticut, sostiene que los arrestos violaron los derechos civiles de nueve trabajadores y de un décimo hombre que fue detenido en un semáforo.

Los demandantes afirman que se violaron los derechos al debido proceso legal, a la libertad de expresión y a la protección contra detenciones y revisiones injustificadas, según documentos del tribunal.

Se trata del más reciente desafío legal a las duras medidas tomadas contra los inmigrantes indocumentados, mientras localidades de todo el país discuten sobre cómo manejar su situación.

La demanda señala que policías encubiertos de Danbury, Connecticut, atrajeron a trabajadores hacia una camioneta simulando ser contratistas de jornaleros.

"El nos ofreció un trabajo y nosotros lo tomamos", dijo el demandante Juan Barrera en una conferencia de prensa, refiriéndose a un agente encubierto de la policía. "No sabíamos por qué, pero inmediatamente nos arrestaron y nos esposaron. No sabíamos qué estaba pasando", agregó.

"Ellos me trataron como a un criminal violento y todo lo que yo intentaba hacer era encontrar un trabajo", apuntó Barrera.

Después de su arresto en el 2001 en una operación preparada por autoridades locales y federales, los hombres fueron entregados a agentes federales, los mantuvieron detenidos sin cargos durante días o semanas, luego los llevaron a centros de detención antes de liberarlos bajo fianza, señalan documentos de la corte.

Los demandantes, representados por estudiantes de Derecho de la Universidad Yale, dicen que la constitución de Estados Unidos protege los derechos civiles de todas las personas en el país. Los abogados no se refirieron a la situación inmigratoria de sus clientes ni a sus países de origen.

El alcalde de Danbury, Mark Boughton, prometió defender a la ciudad.

Boughton, un republicano, es un reconocido activista contra la inmigración ilegal. Hace dos años, el alcalde quiso que la policía estatal de Connecticut buscara a trabajadores ilegales y los entregara a la agencia de inmigración para que fueran deportados.

El gobernador de Connecticut, Jodi Rell, rechazó la solicitud.

Ahora ve
No te pierdas