Discriminación sexual en Morgan Stanley

El banco de inversión acordó pagar 46 mdd tras acusaciones de pagarle menos a las mujeres; también implementará programas de capacitación y desarrollo gerencial para el sexo femenino.
Morgan Stanley pagará 46 mdd por discriminación sexual.  (Foto: )
NUEVA YORK (CNN) -

El banco de inversión Morgan Stanley dijo el martes que acordó pagar 46 millones de dólares para arreglar una demanda por discriminación sexual, en la que se alegaba que las asesoras financieras recibían salarios menores que sus colegas hombres.

El banco de inversión y correduría dijo que su gerencia mundial instituirá programas en áreas como redistribución de cuentas, capacitación y desarrollo gerencial, desarrollados para mejorar el éxito de sus consejeras financieras.

Morgan Stanley dijo además que las mujeres que alegan discriminación sexual deben remitir sus reclamos monetarios a un árbitro designado por las dos partes.

La demanda colectiva fue presentada en junio del año pasado en la Corte de Distrito de Washington, D.C., por varias operadoras que trabajaron en Morgan Stanley.

Las mujeres acusan a la firma de entregar las cuentas más lucrativas a sus operadores hombres y ofrecer ascensos y entrenamientos a los hombres.

Un portavoz de Morgan Stanley no quiso hacer comentarios. Un abogado de las demandantes no devolvió de inmediato los llamados.

Según el acuerdo, el grupo de administración de riquezas deberá realizar "significativos" cambios respecto a cómo asigna las cuentas, "incluyendo reducir la dependencia de los factores históricos y un mayor peso en el criterio de importancia que refleje el reciente desempeño".

El acuerdo dijo que el grupo también contratará sistemas de monitoreo para analizar los datos y quejas por discriminación y revisar cómo la división de recursos humanos de la empresa maneja los reclamos.

Un juez federal deberá aprobar el acuerdo, que tendrá efecto por cinco años.

Los bancos de inversión de Wall Street regularmente enfrentan demandas por discriminación.

En el 2004, en un caso que involucró a la operadora de bonos Allison Schieffelin, Morgan Stanley acordó pagar 54 millones de dólares para conciliar una demanda de discriminación presentada por cientos de mujeres que reclamaron que se les habían negado ascensos y promociones y que eran sujeto de comportamientos lascivos.

Ahora ve
No te pierdas