Estadounidenses ignoran narcoviolencia

A los ciudadanos no les intimida el narco en México y cruzan la frontera para cargar gasolina; las personas aseguran que pueden ahorrar hasta 100 dólares cada dos semanas.
Las caídas en el precio del petróleo podrían beneficiar a lo
TIJUANA (CNN) -

Pese a la violencia que genera el narcotráfico en México, conductores estadounidenses están tomando el riesgo de cruzar la frontera para llenar los tanques de sus vehículos con combustible barato, sin importar la escasez de gasolina y las largas filas.

Mientras que en Estados Unidos los combustibles alcanzan precios récord, en México están subsidiados por el gobierno, así que el viaje bien merece la pena para los estadounidenses que dejan de lado los peligros de la guerra del narcotráfico, que casi a diario causa balaceras en pueblos fronterizos.

Algunos dicen que pueden ahorrar hasta 100 dólares al mes cargando combustible cada dos semanas en México, donde la demanda adicional causa escasez en algunas gasolineras.

"Vale la pena tomar el riesgo, incluso con la violencia", dijo Terry, un ingeniero retirado de California que declinó dar su apellido, mientras llenaba el tanque de su pick-up Ford en la ciudad de Tijuana, que hace frontera con San Diego.

"Sé que pueden matarme o secuestrarme, pero el costo de llenar el tanque en Estados Unidos es muy alto", explicó.

La gasolina en México es más barata por cerca de 1.40 dólares por galón que en Estados Unidos, donde esta semana alcanzó un precio promedio sin precedente de 4 dólares por galón. En ciudades de la Costa Oeste como Los Angeles y San Francisco el galón se vende por arriba de los 4.50 dólares.

Los ahorros de comprar diesel en México son aún mayores. Un galón de diesel en el sur de Arizona cuesta 4.64 dólares, comparado a los 2.25 que cuesta en México.

Mientras los encargados de las gasolineras batallan para atender a docenas de vehículos, conductores mexicanos y estadounidenses intercambian insultos e incluso pelean mientras esperan por horas bajo el duro calor de Tijuana.

"No me voy a mover hasta que llegue a una bomba. No me importa lo que digan, he estado esperando por horas", dijo Jaime Rosales, del sur de California, en una gasolinera en la que camiones y automóviles intentaban carga combustible.

Ni las largas horas de espera en los puentes fronterizos ni las reglas más estrictas al momento de regresar a su país están frenando a estadounidenses de realizar la peregrinación por combustible barato.

Los conductores tampoco son ahuyentados por las sangrientas matanzas de los cárteles de la droga, que sí han logrado espantar a los turistas.

Las balaceras y asesinatos a manos de sicarios de los cárteles han aumentado este año a lo largo del año en el norte de México, donde bandas del estado de Sinaloa están tratando de acabar con el cártel de Tijuana, de los hermanos Arellano Félix, para quedarse las rutas de la droga hacia California.

La violencia del narcotráfico ha dejado a unas 1,550 personas muertas en el país en lo que va del año, mientras una masiva campaña militar trata de imponer el orden en la región.

Los turistas que solían ir a las ciudades fronterizas mexicanas para asuntos desde ir al dentista o a prostíbulos, han dejado de hacerlo ante las balaceras que se desatan a plena luz del día y en avenidas muy transitadas.

Sin embargo la sed de combustible barato es tanta, que funcionarios de Tijuana dijeron que la ciudad y sus áreas aledañas se están quedando sin diésel.

Además de llenar los tanques de sus vehículos, algunos conductores estadounidenses llenan contenedores, dijo la asociación de gasolineras de Tijuana.

"Tenemos muy pocas reservas. Estamos tratando de racionar las ventas porque podemos ver que la situación está causando brotes de violencia", dijo Joaquín Aviña, presidente de la asociación.

"Hay áreas sin un sólo litro de gasolina porque muchas personas del sur de California están haciendo compras grandes e inusuales", dijo.

La situación se ha agravado porque los envíos de combustible desde el estado petrolero de Veracruz se han retrasado.

Ahora ve
No te pierdas