Italia quiere jóvenes independientes

El ministro de Economía del país propuso bajar impuestos para la población de 20 y 30 años; la deducción para quienes alquilen y emigren de sus casas sería de más de 1,000 dólares.
El ministro provocó revuelo por la deducción impositiva para  (Foto: )
ROMA (CNN) -

El ministro de Economía de Italia provocó una controversia al ofrecer una deducción de impuestos a los "bamboccioni" o "bebés crecidos" para que se despegaran de sus madres y dejaran el hogar.

Más de un tercio de los hombres italianos de 30 años vive en la casa de sus padres, un fenómeno que se adjudica a los exorbitantes precios de los alquileres, las pocas perspectivas laborales y un gran gusto por la comida materna.

El ministro de Economía Tommaso Padoa-Schioppa ofreció salir al rescate, con una deducción impositiva de 1,000 euros (1,411 dólares) para los italianos de entre 20 y alrededor de 30 años que alquilen.

Afirmó que la movida apuntaba a los "bamboccioni", una palabra que evoca la imagen de bebés torpes y crecidos.

"Debemos sacar a los que llamamos 'bebés crecidos' de sus casas", dijo el ministro en una audiencia del Senado sobre el presupuesto para el 2008.

"Con el presupuesto vamos a ayudar a los jóvenes que no se casan y aún viven con sus padres para que salgan de su casa".

El comentario recibió la condena de políticos de todos los espectros ideológicos, que dijeron que difícilmente los jóvenes italianos pueden ser responsabilizados por una golpeada economía y alquileres caros.

"Este patinazo absurdo demuestra que probablemente no tiene clara la precaria situación que afecta a toda una generación, la primera generación que tiene que enfrentar condiciones sociales peores que las de sus padres," dijo Francesco Caruso, un comunista de la coalición del primer ministro Romano Prodi.

El alcalde de Roma Walter Veltroni, que probablemente liderará a la izquierda italiana en la próxima elección, dijo el viernes que consideraba que el comentario había sido "poco feliz" y que los problemas que enfrentaba la juventud italiana eran el mayor desafío del país.

La legisladora del opositor partido Forza Italia, Isabella Bertolini, instó a Prodi a reprender a su ministro por el "epíteto ofensivo".

Italia está teniendo un debate acerca de una sociedad que es cada vez más anciana, donde los mejores trabajos los ocupan personas de más de 50 años, y no hay oportunidades para los jóvenes y ambiciosos.

Muchos italianos no se gradúan hasta los veintitantos años y terminan en pasantías mal remuneradas o contratos a corto plazo.

El profundo aumento del costo de vida desde la introducción del euro no ha ayudado, y ni siquiera una deducción de impuestos de 1,000 euros sería suficiente para ayudar a los jóvenes italianos a mantenerse, dijo Guglielmo Epifani, líder de un gran sindicato italiano.

"Alquilar un departamento hace 30 años costaba un cuarto del salario del trabajador", dijo al diario Corriere della Sera el escritor Aldo Nove, quien publicó un libro llamado "Mi nombre es Roberta, tengo 40 años y gano 250 euros por mes."

"Hoy, cuesta más que el salario de un joven aprendiz. ¿Qué más hace falta decir?".

 

Ahora ve
No te pierdas