Los cowboys también estudian maestrías

Un instituto de Texas abrió sus puertas para ‘la Escuela de Negocios de Harvard para vaqueros’; los alumnos aprenden sobre el manejo de fincas rurales, con temas como gerencia de vida silvest
Los estudiantes obtienen conocimientos especiales de adminis  (Foto: )
KINGSVILLE, Texas (AP) -

En el Viejo Oeste, lo único que se necesitaba para ser ganadero era poseer tierras, agua, pastos y vaqueros que manejaran bien las cuerdas para atrapar al ganado.

En la actualidad, incluso podrían necesitar hasta una maestría.

Por ello, el Instituto de Gerencia de Haciendas de la Universidad Agrícola y Militar de Texas, con sede en Kingsville, está ofreciendo lo que las autoridades universitarias describieron como el primer curso de maestría para ganaderos, algo así como la Escuela de Negocios de Harvard pero para vaqueros.

Además de los cursos a nivel de postgrado, los estudiantes son adiestrados en el manejo de fincas rurales con temas que van desde nutrición animal hasta gerencia de vida silvestre.

Durante una sesión de clases un viernes, sobre una bolsa de almuerzo, una computadora portátil enumera una larga lista de letras y números. Es una ecuación, en la que Les Nunn le explica a sus estudiantes ataviados con sombreros de cowboy cómo obtener más carne de la pastura.

La explicación de Nunn, utilizando una presentación en Power Point, titulada ''En busca del Margen Económico Optimo en Ganadería'' también da seguimiento a un análisis de ganancias y pérdidas de otro estudio en torno a un programa de incentivos gubernamentales por la conservación de la tierra así como otra ronda de fórmulas para calcular el utilizar la tierra para renta de cacería y para el desarrollo de la ganadería.

Es un club exclusivo, pues es acompañado por una promesa de hallar empleo después de la graduación. La primera clase que se graduó fue de dos estudiantes; la actual tiene cuatro y hay un total de siete inscritos en el programa en este año. Un total de 20 personas presentaron solicitud para estudiar la maestría.

El programa marca una nueva era para este tipo de trabajo. En el pasado, los que querían tener una carrera en manejo de ganado tenían que inscribirse en carreras relacionadas a la veterinaria o a la agronomía y completar sus currículos de vida con entrenamiento en el trabajo.

Sin embargo, los ganaderos de la actualidad también deben contar con capacidades especiales de administración de negocios y de vida silvestre.

“No se puede ser únicamente un experto en nutrición animal y un jinete habilidoso y administrar un rancho”, señaló Barry Dunn, un ex hacendado de Dakota del Sur, quien con un doctorado, encabeza el programa.

“El mercado en gran parte de la historia de las granjas ha sido el mercado de materias primas. Sin embargo, ahora los mercados se están volviendo (campos) más especializados, ya sea cacería o producción de carne especializada, como la carne de la marca Nolan Ryan. Todo esto agrega cada vez más sofisticación”, agregó Dunn.

El Rancho El Rey, que dota al Instituto y permite a los estudiantes a llevar a cabo su trabajo de campo en sus terrenos, es un ejemplo de lo que debe ser una granja moderna, como la que quiere la escuela que sus alumnos administren.

Dotado con 334,000 hectáreas de campo es la granja más grande de los Estados Unidos. Es tan grande que puede ser vista desde el espacio. Está tan poco contaminada que tiene más especies de aves que los Pantanos de la Florida. Asimismo, incluye una escuela pequeña distrital para los hijos de los empleados. Ha creado varias especies de ganado y es considerada la cuna de la ganadería estadounidense.

Sin embargo, en la actualidad, la ganadería sólo es una pequeña parte de las operaciones de una granja, que incluye arrendamientos de petróleo y gas natural, de ecoturismo, de paseos de caza, una empresa editorial y un brazo comercial. El campo también tiene cultivos de algodón y cítricos. Su centro corporativo se ubica en Houston, a 320 kilómetros de distancia.

David Delaney, vicepresidente y gerente general de operaciones de granja, señaló que pasa al menos el 60% de su tiempo frente a una computadora, controlando todas las operaciones con planes y hojas de cálculo. También otra parte de su tiempo se la pasa haciendo relaciones públicas, ya que es “el rostro del Rancho El Rey”. Sin embargo, conoce bien cada una de las 160 pasturas de la finca y hace una pausa acompañado por estudiantes para explicarles repentinamente sobre los méritos alimenticios de diferentes tipos de pastura.

“Me habría inscrito en este programa si hubiera existido en mi época, pero no había nada de esto”, señaló Delaney, quien creció en Virginia y comenzó su carrera deseando ser veterinario.

Los estudiantes ya han ayudado a la granja al utilizar modelos de computadora para mostrar qué tipo de venados deben ser desarrollados para atraer a los cazadores; determinar qué tantas vaquillas deben ser expuestas a cada toro semental para alcanzar el nivel máximo de crianza, y desarrollar un sistema de identificación electrónica para animales de manera anticipada a la adopción del Sistema de Identificación Nacional de Ganado, que deberá dar comienzo en el 2009 para dar seguimiento a las enfermedades.

El instituto comenzó sus operaciones con dos estudiantes en el 2004, que se graduaron en el 2006.

Ahora ve
No te pierdas