Ocaso del dólar impulsa a otras divisas

La rupia india y el baht tailandés escalan puestos en el ranking de divisas; la atracción por estas monedas se ha dado en gran parte por la caída del dólar estadounidense.
Evitar la caída de sus monedas, un gran desafío para los mer
David Ellis
NUEVA YORK -

La divisa tailandesa, el thai baht, es recordada por ser detonante de la crisis financiera que sufrió Asia en 1997, cuando su desplome activó el pánico en muchos mercados. Una década después, el escenario es radicalmente diferente.

Durante este año, el baht ha sido una de las divisas mundiales más fuertes.  Sólo en julio, consiguió ubicarse en el valor más alto con respecto al dólar desde que estalló la crisis.

Pero el baht no está solo, otras divisas tradicionalmente inciertas e ignoradas como la rupia india y el real brasileño han ganado atractivo en tiempos recientes, ayudadas en parte por la caída del dólar, según los expertos.

Este año ha sido particularmente difícil para el dólar estadounidense. La reducción de la tasa de interés dictaminada por la Reserva Federal en septiembre y las señales de debilidad de la economía norteamericana sólo han presionado a un dólar ya débil.

El Dólar Index, que compara la divisa estadounidense contra seis monedas incluyendo el euro y el yen japonés, ha registrado una baja de 6.5% en lo que va del año.

Mientras la Fed siga preparándose para reducir las tasas, los expertos mantendrán la opinión general de que el dólar se debilitará aún más. 

Materias primas y el “carry trade”

Cuando el dólar baja, el costo de materias primas como oro, petróleo y trigo, valoradas en dólares, tiende a subir. Eso, combinado con el aumento de las tasas de interés de referencia y el crecimiento económico, ha facilitado un reciente auge del dólar canadiense, el dólar australiano y el dólar neozelandés, divisas que dependen mucho de la exportación de materias primas.

“[Estas monedas] han resultado muy atractivas desde el punto de vista del rendimiento tanto como de las materias primas” afirmó Robert Fullem del Banco de Tokyo-Mitsubishi UFJ Ltd. “Sus factores económicos y financieros son muy sólidos.”

La confianza de los inversionistas en el “carry trade”, esa táctica especulativa en la cual solicitan préstamos de divisas en países que tienen bajas tasas de interés y compran luego activos en regiones con tasas elevadas para aumentar el retorno de su inversión, ha sido también una bendición para varias divisas, tales como el real brasileño, la lira turca, el dólar canadiense y el australiano.

Aunque la práctica no ha sido bien vista luego de que un fuerte yen japonés pusiera nerviosos a los jugadores de Wall Street a principios de este año, los fondos de cobertura y otros inversionistas institucionales continúan pidiendo préstamos de divisas como el yen, para pagar una amplia gama de inversiones.

“Una gran cantidad de inversionistas consideran el yen como un medio de financiación barata. Estamos viendo préstamos en yenes a niveles nunca antes vistos” declaró Greg Salvaggio, experimentado negociador de divisas en Tempus Consulting.

El creciente interés de los inversores en valores y otros activos de regiones emergentes también ha contribuido a consolidar divisas como la rupia india, que alcanzó el miércoles un máximo de nueve años y medio frente al dólar.

Otras divisas, como el rand sudafricano y el rublo ruso, por ejemplo, son atrayentes debido a las fuertes economías que las respaldan y al alto crecimiento de la liquidez. “A excepción del riesgo político, el rublo está grandemente infravalorado” advierte Robert Fullem.

El juego de las divisas

Con los mercados de futuros determinando los precios bajo la posibilidad de que la Fed reduzca nuevamente las tasas de interés al menos una vez más antes de que finalice el año, los estrategas de divisas apuestan que el dólar permanecerá débil, al menos a corto plazo. Al mismo tiempo, advierten que el atractivo de divisas como el thai baht y el dólar canadiense puede ser efímero.

Un dólar que se mantenga débil por mucho tiempo puede, por ejemplo, perjudicar a las empresas que exportan bienes a Estados Unidos e influir en el valor de sus propias divisas. Además, la disminución del precio de las materias primas como el oro y el petróleo puede traer malos presagios para el dólar de Canadá, Australia y Nueva Zelanda, advierte Brian Dolan, estratega de divisas de Forex.com.

A pesar de que el interés en regiones como la India parezca hoy fuerte, si los inversionistas deciden retirarse, nada detendrá a la rupia de una caída estrepitosa.

 

 

Ahora ve
No te pierdas