Pacto OMC, benéfico para sólo una mitad

La propuesta apunta a que la mitad de los bienes manufacturados pagarían menos impuestos; la otra parte debería cuidarse de que los gobiernos no eleven los aranceles, dijeron expertos.
GINEBRA (CNN) -

Cerca de la mitad de los bienes manufacturados enviados a todo el mundo podrían pagar menores impuestos de importación como resultado de las propuestas que se discuten en un nuevo pacto global de libre comercio.

Bajo el acuerdo, la otra mitad podría virtualmente no tener cambios en sus aranceles, aunque se prevendría a los Gobiernos de no elevarlos demasiado por sobre las actuales tasas, según cálculos de economistas y diplomáticos comerciales.

"Los exportadores obtendrían un gran acuerdo", dijo Patrick Messerlin, profesor de economía en el Institut d'Etudes Politiques de París, refiriéndose al impacto previsto de la fórmula de reducción arancelaria negociada en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Las simulaciones muestran que la fórmula sugerida en julio por el presidente de las conversaciones industriales en la OMC, Don Stephenson, afectaría las tasas de impuestos sobre las importaciones tanto en economías desarrolladas como en las emergentes.

Además, ayudan a explicar las tensiones que han afectado este mes a las negociaciones en Ginebra, en las que algunos países en desarrollo se han resistido a la propuesta de Stephenson de abrir sus mercados manufactureros.

Brasil e India tendrían que exponer un amplio rango de industrias a un mayor comercio bajo el rango de coeficientes entre 19 y 23 que Stephenson propuso para las naciones en desarrollo, donde cifras menores representan recortes más profundos a los aranceles máximos permitidos por los países.

Esta semana, India emitió un documento que sugirió que los países emergentes estarían mejor con coeficientes entre 24 y 33, excluyendo a muchos bienes sensibles de los recortes.

Sin embargo, las simulaciones muestran que en un coeficiente mayor a 23, sólo un 9.5% de las importaciones de India serían sometidas a menores aranceles, en comparación con entre un 46 y un 53% propuesto por Stephenson.

En el caso de Brasil, un coeficiente por sobre el rango propuesto daría como resultado un recorte arancelario en sólo un 39% de las importaciones.

El impacto sería menos dramático en Argentina, Indonesia, Sudáfrica y otras potencias en desarrollo que buscan concesiones en otras áreas de las negociaciones de la OMC a cambio de exponer sus sectores textiles, automotores y de acero a una mayor competencia de parte de productores extranjeros.

Sólo un 31% de los países en desarrollo más avanzados es afectado por las propuestas, mientras que los países más pequeños y pobres son total o parcialmente excluidos de los recortes.

Ahora ve
No te pierdas