Europa busca tener influencia global

Los presidentes del bloque aprobaron cambios que permitan una participación más activa en el mu la UE enfocará sus esfuerzos para impulsar el crecimiento económico y la seguridad internaciona
José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, resa  (Foto: )
LISBOA (AP) -

Con la firma de un nuevo tratado, la Unión Europea (UE) busca reforzar su influencia global, pero está por ver si los ciudadanos o parlamentos del bloque aceptan los nuevos cambios.

El acuerdo, sellado este viernes, incluye nuevas normativas que permitirían al continente participar con mayor celeridad y decisión en los asuntos mundiales, dijeron algunos funcionarios.

Los líderes del bloque de 27 naciones también analizaron medidas para frenar el cambio climático y la reciente crisis de los mercados financieros.

El fortalecimiento de la UE como una entidad mundial de más poder y prosperidad obligaría a los países miembro a ceder soberanía en áreas claves para centralizar la toma de decisiones. El pacto reduce los derechos de veto que tienen los países con el fin de permitir que la mayoría tome las decisiones a través de votaciones.

Algunos creen, no obstante, que será difícil convencer a un electorado escéptico para que acepte dichos cambios.

Hasta ahora sólo Irlanda, que está obligada a hacerlo por la constitución, convocará a un referéndum nacional para que el pacto sea aprobado o rechazado por la población.

Otros países han indicado que buscarán su ratificación sólo en los parlamentos, una medida que pareciera más segura.

A los votantes de Gran Bretaña, Dinamarca e Irlanda nunca les gustó la idea de ceder poder, y en los últimos años los suecos, austriacos y holandeses también se han mostrado reticentes a un mayor federalismo en la UE.

El Tratado de Lisboa es una versión revisada de un proyecto de constitución que fue aprobado por los líderes del bloque en el 2004, y presentado como el comienzo de una nueva era en la integración europea. Pero los votantes franceses y holandeses rechazaron esa constitución en las urnas al año siguiente, y las autoridades abandonaron así la idea.

Todos los países tienen que ratificar lo que se convertirá en el Tratado de Lisboa después que los líderes europeos lo firmen en la capital portuguesa el 13 de diciembre. Entraría en vigencia en el 2009.

El presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso, el funcionario de más jerarquía en el bloque, dijo que la UE ha superado años de disputas políticas y podrá ahora focalizar sus esfuerzos en temas más apremiantes, como el crecimiento económico y la seguridad internacional.

''Pienso que con la resolución de este asunto, ahora podemos prestar atención ... a la forma en cómo Europa puede defender sus intereses en una era de globalización, cómo podemos promover nuestros intereses en el siglo XXI'', manifestó Barroso después que los líderes sellaron el acuerdo.

Ahora ve
No te pierdas