Latinoamérica desaprovecha auge agrícola

El BM dijo que el auge del sector no generó una disminución en la pobreza de la región; el organismo instó a los organismos gubernamentales a apoyar a los pequeños productores del agr
WASHINTON (CNN) -

El auge agrícola visto en Latinoamérica durante la última década no ha tenido un impacto sobre la reducción de la pobreza en la región, donde aún la inequidad se mantiene alta, dijo el Banco Mundial (BM).

Los beneficios del desarrollo del agro y de los biocombustibles en países como Brasil no han ayudado a reducir las desigualdades sociales de manera significativa, agregó la institución.

"No es incluyente y no está agregando al proceso a los pequeños terratenientes", dijo Laura Tuck, directora de desarrollo sustentable en el Banco Mundial.

Tuck agregó que otras regiones del mundo habían aprovechado los auges agrícolas para ayudar a los más pobres, pero no Latinoamérica y El Caribe, donde un 30% de la fuerza laboral se emplea en ese sector, que genera cerca del 7% por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) regional.

Es clave tener un mejor manejo en los ministerios agrícolas y subsidios para asegurar que los pequeños productores canalicen sus productos a los mercados de consumidores, sostuvo Tuck, ya que un 54% de los subsidios gubernamentales van directamente al sector privado.

Pese al aumento de las exportaciones agrícolas visto en algunos países durante los últimos años, el consumo nacional es la principal fuente de demanda agrícola, absorbiendo tres cuartos de la producción, y actualmente un 60% de las ventas minoristas nacionales son canalizadas a través de cadenas de supermercados, dijo el Banco.

Sin embargo, la institución agregó que asegurar que los pequeños productores tengan acceso a las grandes cadenas sigue siendo un desafío.

"Es necesario transformar una agricultura tradicional y de baja productividad en una moderna y comercial para generar crecimiento y empleos", dijo la institución en un comunicado.

Un mayor acceso a tierras, créditos e infraestructura, como caminos, agua y servicios sanitarios, también ayudaría a los pequeños agricultores, agregó.

Al mismo tiempo, los programas educativos podrían mejorar los temas de control medioambiental, ya que la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero en la región provienen de la deforestación, agregó Tuck.

En el reporte "Agricultura para el Desarrollo", dado a conocer previo a los encuentros de otoño boreal del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, el Banco señaló que la situación de la agricultura a nivel global sigue siendo difícil para los países en desarrollo, debido a los subsidios que las naciones ricas ofrecen a sus productores.

La agricultura representa una fuente de alimento y de ingresos para cerca del 75% de la población pobre del mundo, generando unos 1,300 millones de empleos para los agricultores a pequeña escala.

 

Ahora ve
No te pierdas