IETU ocasionaría despidos: Mercer

Los expertos en recursos humanos recomendaron no monetizar las prestaciones; advirtieron que hacerlo subiría los costos de las empresas en 10%.
El nuevo gravamen podría dejar sin trabajo a algunos, advirt
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

La aplicación del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) contemplado en la Reforma Fiscal afectará a las empresas que paguen más altos salarios e incluso puede originar despidos, mayor pago de impuestos de los trabajadores y detener incrementos en prestaciones, consideró la consultoría internacional Mercer.

Sin embargo, cada empresa tiene una situación particular que debe ser analizada concluyeron expertos de Mercer al presentar un simulador que prevé los efectos que tendrá este gravamen en los negocios del país.

De acuerdo con los estudios de la consultora, el impacto dependerá del factor de subsidio acreditable que maneja cada empresas así como de otros factores como el tipo de negocio y su giro, el nivel salarial de los empleados, las partidas de activo fijo por amortizar en sus estados financieros, entre otros. La reforma que se aplicará será la misma, pero el impacto debe ser diferente.

No obstante, los expertos recomendaron que bajo ninguna circunstancia se deben monetizar las prestaciones, acción que varias empresas analizan como una medida para evitar un impacto en sus costos.

Enrique Marín, director ejecutivo de Mercer, explicó que las empresas cuyo factor de subsidio acreditable (que depende de las prestaciones exentas del pago de impuestos de los empleados) sea superior al .72 por ciento sus empleados deberán pagar más impuestos, mientras que en las compañías cuyo subsidio sea menor a este promedio los trabajadores se verán beneficiados.

“También existen casos con cambio de rango en la tabla de subsidio al empleo que provocará una disminución en dicho subsidio por lo que el impuesto aumentará para empleados cuyo salario esté cercano a los 7,300 pesos y que por su incremento en 2008 cambie al último rango de la tabla, perderán el subsidio al empleo lo que representará 3.5 por su sueldo, aproximadamente. De cualquier forma, el impacto final también dependerá de las decisiones que tome la empresa agregó”, explicó.

Destacó que hoy en día las empresas están preocupadas por mantener la competitividad y están analizando las distintas opciones a tomar ante la entrada en vigor de la reforma fiscal, pero no descartó la posibilidad de que algunas puedan optar por recortar plazas y cubrirlas vía subcontratación para así reducir sus costos operativos.

Mientras que las empresas que pagan niveles salariales de medios a altos podrán acreditar menos impuestos. Por otro lado, los trabajadores con ingresos mínimos, dependiendo del factor de subsidio acreditable que maneje su empresa, podrían pagar hasta 8% menos de impuestos.

No obstante, de acuerdo con expertos, la no deducibilidad de las prestaciones para efectos de IETU ha provocado todo tipo de reacciones, estos significa que algunas prestaciones importantes como los planes de pensiones y seguros para empleados ya no serían deducibles de impuestos para las empresas, sin embargo, aún se analiza si dichas prestaciones podrían serlo.

En el caso de la monetarización de las prestaciones, Arturo Luna, director de retiro de la empresas consideró que “la monetarización no le conviene a nadie, pierde la empresa y pierde el empleado, si la empresa monetariza sus costos suben 10 por ciento”.


Ahora ve
No te pierdas