Europa pierde millones por huelgas

En Francia el costo es de 400 millones de euros por día y en Alemania se teme un alza en salari los paros desaceleran la economía y podrían amenazar otras futuras reformas planeadas por Sarko
PARÍS (CNN) -

Las huelgas en Alemania y Francia amenazan con golpear la economía europea justo cuando la actividad menos necesita un freno adicional, pero un rápido acuerdo a cualquier costo no sería la respuesta adecuada dados los temas económicos de largo plazo que hay en juego.

Alemania sufrió la semana pasada la mayor huelga ferroviaria en su historia, lo que generó problemas en el transporte de mercancías y sirvió como un aviso para la mayor economía de Europa de lo que podría ocurrir si las negociaciones se estancan.

Mientras tanto, una huelga de transportes en Francia, que se encuentra en el octavo día, le está costando a la segunda mayor economía de la zona euro más de 400 millones por día, de acuerdo a las estimaciones del Misterio de Finanzas.

Los analistas dicen que es muy temprano para decir si las huelgas en países que cuentan por casi la mitad de la economía de la zona euro recortarán décimas de puntos porcentuales al crecimiento nacional y regional.

La forma en que se resuelvan las disputas industriales podría ser aún más importante que con qué velocidad se cierren.

Esto porque los generosos acuerdos salariales en Alemania corren el riesgo de alentar una espiral salarial, mientras que una eventual marcha atrás del Gobierno francés respecto de su plan provisional podría poner en peligro otras reformas que generaron alzas en la productividad, según analistas.

"La economía ya se está desacelerando en el cuarto trimestre y las huelgas no ayudarán, pero también hay temas de largo plazo", dijo Laurence Boone, economista de Barclays Capital en París.

"En Alemania, el riesgo es que el crecimiento de los salarios se salga de control. Lo que también es importante es que Francia es la única gran economía europea donde hay una importante agenda de reformas y es realmente central que esa reforma de pensión sea aprobada, ya que cualquier impulso a la productividad europea sólo puede provenir de Francia", agregó.

En Alemania, la decisión del sindicato de conductores GDL de presionar por un contrato salarial independiente de otros trabajadores del sector tranviario podría convertirse en un momento decisivo para la negociación salarial en el país.

"Algunos temen que si el sindicato GDL tiene éxito podría ser el fin del sistema de acuerdos salariales colectivos que conocemos en Alemania", dijo Dirk Schumacher de Goldman Sachs en Francfort.

Cualquier competencia entre sindicatos podría llevar a un comportamiento más extremo y podría significar demandas salariales más extremas.

Esto sería un dolor de cabeza para el Banco Central Europeo, que es el responsable por mantener los precios bajo control y quien ya hizo sonar la alarma por el repunte de los riesgos inflacionarios ante los precios récord del petróleo y el alza en los costos de los alimentos.

En Francia, la cuestión es diferente pero igual de central, dicen los analistas.

El punto muerto entre el Gobierno y los trabajadores del sindicato del transporte respecto de la reforma del sistema de pensión es el primer gran examen sobre la habilidad del presidente Nicolas Sarkozy de implementar las reformas que prometió antes de su elección en mayo.

El titular del grupo de presión empresario MEDEF dijo esta semana que las huelgas están ocasionando un daño "incalculable", no sólo por las pérdidas para las compañías y los retrasos en el transporte, sino también porque da un golpe a la imagen de Francia ante los potenciales inversores extranjeros.

Ahora ve
No te pierdas