Empresas lucran con chatarra de EU

El reciclaje de PC, TV y celulares de EU fomenta el comercio global de desperdicios electrónico el 80% de estos desechos termina en China e India donde se extraen metales y vidrio para vender
Los trabajadores usan martillos, mecheros y sus propias mano  (Foto: )
SAN FRANCISCO (AP) -

La mayoría de los estadounidenses piensa que ayuda al medio ambiente cuando recicla sus computadoras, televisores o teléfonos celulares usados. Pero lo más probable es que estén fomentando el comercio global de desperdicios electrónicos, el cual pone en peligro a numerosos trabajadores y provoca una grave contaminación en el extranjero.

Aunque no hay cifras precisas, los activistas estiman que entre 50 y 80% de los electrónicos recolectados para el reciclaje en EU (de 300,000 a 400,000 toneladas al año) terminan en países como China, India o Nigeria.

Allí, los trabajadores usan martillos, mecheros de gas y sus propias manos para extraer metales, vidrio y otros compuestos reciclables, exponiéndose a una peligrosa mezcla de químicos tóxicos, que además se vierten en el medio ambiente.

''Esto se recicla, pero en la forma más horrible que pueda uno imaginar'', dijo Jim Puckett, de la Basel Action Network, un grupo ambientalista con sede en Seattle que ha emitido advertencias a las autoridades en Hong Kong.

''Preservamos nuestro medio ambiente, pero contaminamos el resto del mundo'', indicó.

Los electrónicos que se envían al extranjero suelen recolectarse durante campañas realizadas habitualmente en abril, cuando se celebra el Día de la Tierra, dijeron algunos directivos de la industria del reciclaje. Los patrocinadores, en su mayoría empresas, escuelas y ayuntamientos, suelen contratar a las firmas que ofrecen servicios más baratos, y no hacen muchas preguntas sobre el destino del equipo recolectado, según las fuentes.

Muchos de los llamados recicladores simplemente venden las unidades y los componentes que funcionan. Luego, regalan o venden el resto a los expertos en negociaciones de exportación.

''Hay muchas personas dedicadas a la exportación de desechos electrónicos'', dijo John Bekiaris, director general de HMR USA Inc., una empresa de San Francisco, que recolecta y se deshace de equipo informático desechado por compañías de la zona. ''Cualquiera que se deshaga de su equipo de cómputo necesita realmente realizar una inspección cuidadosa de los vendedores a quienes recurre''.

El problema podría empeorar. La mayoría de los 2 millones de toneladas de electrónicos desechados anualmente por los estadounidenses termina en rellenos sanitarios en el país, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA en inglés). Pero un número creciente de estados prohíbe llevar esos desperdicios a los rellenos, con lo que la opción es reciclarlos o exportarlos, dicen los activistas.

Miembros de la industria dicen que simplemente exportan equipo usado para su reutilización en los países pobres. Eso fue lo que ocurrió en septiembre, cuando los funcionarios de aduanas en Hong Kong fueron alertados por los ambientalistas e interceptaron dos contenedores navieros.

Al abrirlos, las autoridades hallaron cientos de pantallas de computadoras y televisores desechados por los estadounidenses.

China prohíbe la importación de desechos electrónicos, así que los contenedores fueron enviados de vuelta a Estados Unidos.

La empresa que envió los contenedores fue Fortune Sky USA, filial de una compañía china, con sede en Cordova, Tenesí. El gerente general Vincent Yu dijo que su empresa creyó que compraba y embarcaba computadoras usadas, en vez de pantallas y televisores, por lo que buscaría recuperar su dinero.

Fortune Sky exporta computadoras y componentes usados a China, Malasia, Vietnam y otros países asiáticos.

''Hay un gran mercado para las computadoras de segunda mano, que nosotros no usamos ya'', dijo Yu. ''No creo que esto cause contaminación alguna. Si el equipo puede usarse todavía, ello beneficia a todos''.

Yu se negó a decir dónde compró el material, pero Basel Action Network lo rastreó hasta una compañía de San Antonio, Texas, la cual recolecta computadoras, impresoras y otros electrónicos de escuelas y compañías.

Los activistas se quejan de que la mayoría de los exportadores no prueba las unidades para cerciorarse de que funcionan antes de enviarlas al extranjero.

''La reutilización es el nuevo pretexto. Es el nuevo pasaporte para exportar'', dijo Puckett. ''Otros países reciben este cúmulo de equipo usado y exportado, bajo la excusa de que todo será reutilizado''.

En las aduanas de los países receptores, los artículos no siempre son revisados.

''Resulta imposible detener y verificar cada contenedor importado por Hong Kong'', dijo Kenneth Clan, del Departamento de Protección Ambiental de ese territorio. ''Los contrabandistas podrían también declarar deliberadamente que... los desperdicios son en realidad bienes''.

En los primeros nueve meses de este año, las autoridades de Hong Kong devolvieron 85 contenedores de basura electrónica, incluidos 20 de Estados Unidos.

La exportación de la mayoría de los desechos electrónicos no es ilegal en Estados Unidos. El país prohíbe la exportación de pantallas de computadoras o televisores de tubo de rayos catódicos, sin permisos del país importador, pero las autoridades federales carecen de los recursos para revisar la mayoría de los contenedores de carga.

La EPA reconoce el problema, pero no cree que la solución esté en detener las exportaciones, dijo Matt Hale, quien encabeza la oficina de la dependencia sobre desechos sólidos. Dado que la mayoría de los electrónicos es fabricada en el extranjero, resulta congruente reciclarla en otros países, añadió.

''Lo que debemos hacer es un trabajo internacional para actualizar los estándares (del reciclaje), dondequiera que se realice'', opinó.

Ahora ve
No te pierdas