Energía, clave para subir calificación

Fitch subiría la calificación de México si se permite mayor inversión en el sector energético; un mejor grado colocaría al país al nivel de China, Chile, Corea y Arabia Saudita.
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si México quiere mejorar sus calificaciones será necesario que el país lleve a cabo principalmente una reforma en el sector energético, pero aún si no lo logra puede dar pequeños avances con diferentes medidas que impulsen el crecimiento económico, advirtió el martes Fitch Ratings.

"Claramente si hay una verdadera reforma del sector energético, claramente mejorarían las perspectivas del país", aseguró la directora de calificaciones soberanas de Fitch Ratings, Shelly Shetty.

“Es importante no malgastar el capital político en cambios que no signifiquen mayor entrada de inversión

Sin embargo, debido a que una reforma energética que abriera el sector a la inversión privada requeriría una modificación constitucional, la directiva consideró que aún sin este cambio, pero logrando más inversión para el sector se podría elevar la calificación.

Shetty agregó que otros elementos que impulsarían la calificación de México a la alza estarían la reforma la laboral y otros cambios que promuevan la competitividad.

Sin embargo, descartó que se puedan ver movimientos en la calificación de deuda mexicana de largo plazo en los próximos 12 a 18 meses

La calificadora internacional elevó en septiembre la calificación de la deuda mexicana de largo plazo en moneda extranjera de BBB a BBB+, si logra una mejora pasaría al rango de la A y daría un paso más para el grado de inversión.

Un alza en la calificación colocaría a México en el mismo nivel que China, Islandia, Corea, Arabia Saudita, Taiwán, Chile y la República Checa, precisó la directiva.

Tras participar en el seminario Actualidades del Financiamiento en los Mercados Perspectivas y Riesgos Posibles, Shetty  detalló que a pesar del riesgo de una desaceleración en la economía estadounidense, el impacto sobre la economía mexicana no será tan fuerte como en 2001, debido a que el país tiene una mejor resistencia.

El secretario de Hacienda, Agustín Carstens, indicó recientemente que la disciplina fiscal y la fortaleza de las variables macroeconómicas ayudarán al país a resistir mejor cualquier golpe que ocasione la economía de su principal socio comercial.

Shetty estimó que la economía mexicana crecería el equivalente a 2.8% del Producto Interno Bruto (PIB) para el próximo año.

Shetty indicó que la aprobación de la reforma fiscal propuesta por el Ejecutivo en el Congreso han roto también el candado que existía en el Congreso a la par de que el riesgo de ingobernabilidad que hubo el año pasado también ha disminuido.

Ahora ve
No te pierdas