A 6 meses de la crisis crediticia

Ha pasado ya medio año de la sacudida hipotecaria en EU y los inversionistas siguen temblando; las empresas y los propietarios deben prepararse para un escenario sombrío en el 2008.
Los analistas del mercado esperan que los problemas persista
Grace Wong
LONDRES -

Un nuevo año supone un nuevo comienzo, al menos eso desean los mercados crediticios, pero el deseo tardará en realizarse. Seis meses después del inicio de la crisis hipotecaria, el escenario aún es sombrío y hay pocas señas que presagien un buen año para las empresas y los propietarios. 

Las deudas siguen apareciendo en los balances bancarios, la caída de los precios inmobiliarios sigue en picada y los inversionistas se mantienen nerviosos. Los analistas del mercado no contemplan un 2008 tranquilo, lo que hará mella en las ganancias corporativas y en los consumidores estadounidenses, sin mencionar los efectos adversos en el crecimiento económico.

“Estamos muy cerca del punto donde los mercados de capitales dejan de funcionar. Pero estoy convencido de que la Reserva Federal tiene la habilidad y los medios para resolver la situación, lo que necesitamos es ver una restauración de la confianza en el sistema financiero” afirma John Addeo, gestor de fondos en MFS Investments.

Los principales culpables de la crisis financiera han sido los múltiples y complejos instrumentos de deuda contemplados en los préstamos otorgados a los prestatarios de alto riesgo. Desde obligaciones de deuda colaterizadas hasta vehículos de inversión estructurada, esta sopa de productos ha causado el caos en los mercados financieros.

Como resultado de las grandes pérdidas, los bancos han restringido sus préstamos. Para asegurarse la supervivencia, la financiación para adquisiciones corporativas ha sido reducida a 200,000 millones de dólares. Es un avance, pero sigue siendo una deuda considerable para los mercados.

“Es difícil decir si veremos más emisiones de crédito. La gente no quiere involucrarse mientras haya incertidumbre” advierte Sabur Moini, responsable de la estrategia de crédito en la firma inversora Payden & Rygel. El mes pasado, por ejemplo, sólo se emitieron 16 préstamos para adquisiciones de capital riesgo en todo el mundo, el récord más bajo desde septiembre del 2003, según estima Thomson Financial.

El mayor obstáculo para los mercados crediticios en el próximo año será el nerviosismo de los inversionistas, quienes ven con escepticismo cualquier operación relacionada con hipotecas, incluso en los mercados que antes se consideraban seguros.

En consecuencia, las compañías están teniendo problemas para obtener dinero para operar y hacer crecer sus negocios. Algo que agrava el problema es el hecho de que las restricciones de crédito aparecen cuando el temor de la recesión se perfila como una amenaza real. Además, las empresas que conceden préstamos hipotecarios y tarjetas de crédito están endureciendo los criterios de préstamos justo cuando los consumidores necesitan acceder al capital.

A pesar de esto, no todo luce negro. Conjuntamente a lo que muchos consideran la resistencia de la economía global, hay muchos fondos que han acumulado cientos de millones de dólares para invertir y que han salido al rescate de entidades como Citigroup.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, la Reserva Federal seguirá reduciendo las tasas (los economistas de Goldman Sachs estiman que bajen a un 3% a mediados del 2008) y la estrategia del Departamento del Tesoro de refrenar la ola de embargos inmobiliarios también podría ayudar. Un plan de emergencia no sólo disminuiría el sufrimiento de muchos propietarios endeudados, sino que también limitaría el impacto de la bajada de los precios inmobiliarios en la economía global.

Con la Fed y el gobierno federal vigilando, hay esperanza de que se reduzcan considerablemente las pérdidas millonarias de las entidades financieras. Si eso ocurre, después de la tempestad vendrá la calma, afirma Tim Drayson, economista del banco global ABN Amor.  Pero el camino no será sencillo, “habrá un alto grado de volatilidad en el próximo año o dos, mayor a la que hemos experimentado antes” pronostica Drayson.

Ahora ve
Estamos ante el peor ataque dirigido a niños y jóvenes: Theresa May
No te pierdas
×