Habrá desaceleración, no recesión: OCDE

El organismo dijo que se mantiene atento por los efectos de los límites al crédito en el mundo; la economía internacional enfrenta riesgos amplios, pero las expectativas no son pesimistas.
La OCDE teme por los efectos de los límites al crédito. (Arc
PARÍS (CNN) -

El crecimiento económico pierde impulso en el mundo industrializado después de un periodo de solidez, y la economía estadounidense se desacelera fuertemente, pero no desciende a una recesión, indicó este jueves la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El organismo dijo que China, India, Rusia y otras naciones emergentes continuarían con un rápido crecimiento, aunque a un ritmo no tan veloz como hasta ahora.

También afirmó que los problemas de los mercados financieros son el mayor riesgo de momento, aunque simplemente no se pueden cuantificar.

La OCDE elogió las recientes rebajas de tasas de interés de la Reserva Federal estadounidense para ayudar a que la mayor economía del mundo supere el declive inmobiliario y la crisis de las hipotecas subprime, que empeoró hasta convertirse en un racionamiento del crédito más amplio.

El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón deberían olvidar cualquier idea de elevar las tasas de interés durante el año próximo o incluso por un período más largo, y el Banco de Inglaterra debería recortar sus tasas, agregó.

Los altos precios del petróleo y de los alimentos no auguran niveles inmanejables de inflación y se prevé que las presiones en ese frente se alivien con el paso del tiempo, incluso a pesar de que la OCDE cree que el petróleo seguirá en un promedio de 90 dólares por barril el próximo año, con costos de los alimentos también todavía altos.

La OCDE proyectó un crecimiento económico anual de 2.0% para Estados Unidos el año próximo, y una expansión de 2.2%o en el 2009, la misma tasa que calculó para el 2007.

Pero el economista jefe de la organización, Jorgen Elmeskov, dijo que la disminución inmediata del crecimiento sería mayor de lo que sugieren esas cifras.

"No es una recesión pero obviamente tampoco se va a sentir como algo bueno", dijo en conferencia de prensa.

El reporte citó riesgos amplios para la economía mundial aunque no presentó un panorama totalmente pesimista.

"Recientemente, varias perturbaciones han afectado a las economías de la OCDE: la turbulencia financiera, el enfriamiento de los mercados de la vivienda y los precios más altos de la energía y otras materias primas", dijo el reporte.

"El 2007 apunta a convertirse en el cuarto año de crecimiento por encima de la tendencia en el área de la OCDE, pero la actividad ahora se está moderando", añadió.

Expectativas no tan malas

Los 30 países miembros de la OCDE son principalmente economías industrializadas, pero entre ellos también se encuentran economías de mercados emergentes como China y México.

La organización dijo que esos países continuarían ofreciendo apoyo para el crecimiento global, pese a los problemas de Estados Unidos.

La OCDE anticipa que la expansión en la zona euro, formada por 13 naciones, se modere a 1.9% el año próximo desde el 2.6 de 2007, y para Japón proyecta un 1.6%, desde 1.9 de crecimiento en el 2007.

Estas cifras son muy bajas comparadas con la expansión de 10.7% que estimó para China y el 6.5% previsto para Rusia en el 2008.

No obstante, la OCDE dijo que la situación, dejando de lado las incertidumbres del racionamiento del crédito, sigue "relativamente benigna" y que el final del auge de la vivienda en muchos países aparte de Estados Unidos no implica una catástrofe.

En Europa, la inversión inmobiliaria ha bajado en Irlanda y en menor medida en España, mientras que un declive del sector en Gran Bretaña traería los mismos riesgos de un impacto sobre el consumo que actualmente se teme en Estados Unidos, dijo el informe.

"Si bien la desaceleración de los mercados de las viviendas que ahora es evidente en la mayoría de los países de la OCDE empañará las perspectivas de crecimiento, se prevé que actúe como un freno serio sólo en algunos", afirmó.

Elmeskov dijo que el racionamiento del crédito es más peligroso que los precios del petróleo y de los alimentos, y que el declive de la vivienda, pero que es imposible de predecir.

"Hemos hecho lo único que podíamos hacer: suponer que esto se disolverá gradualmente", dijo.

Ahora ve
No te pierdas