TLCAN no afectará al campo: Sagarpa

Un subsecretario de la secretaría dijo que la política no es de importaciones sino de suficienc el año pasado el comercio en este sector alcanzó los 29,000 millones de dólares.
La producción de cereales en México podría llegar a más de 3
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Entre oportunidades, retos y temor iniciará la apertura comercial total en el sector agroalimentario del TLCAN, pues mientras algunos tienen una visión catastrofista otros ven oportunidades de crecimiento económico para el sector rural del país.  

En entrevista el subsecretario de Agricultura de la Sagarpa, Francisco López Tostado, indicó que la política no es la de importaciones, sino de suficiencia "pero entendiendo también el papel de las importaciones en un mundo globalizado como el de hoy".  

Las importaciones, explicó, juegan un papel fundamental en cualquier país que tiene una visión clara de lo mundial. Lo que se tiene que cuidar es que sean administradas y claras en cuanto a su manejo hoy por hoy no se puede decir que esto es un defecto.
  
Agregó que la apertura comercial total en el sector agroalimentario, que inicia el 1 de enero de 2008, con la liberación de aranceles de maíz, azúcar, frijol y leche, no debe ser catastrofista, "debemos dedicarnos y ocuparnos más en esta parte, con la clara diferenciación de los niveles de productores".  

El funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) explicó que se tiene que tener muy claro cuál es el efecto y hacia qué productores, los de autoconsumo, el sector productivo o el desarrollado, a fin de darles un instrumento para que puedan salir adelante.  

Consideró que se tiene que ser claro que en el caso de los productos agropecuarios se habla de una desgravación que venía en el caso del maíz de más de 200% a 18% y posteriormente a 11% en algunos otros cultivos.  

"La apertura ya se dio, lo que hay que cuidar es que nuestro mercado se administre de manera adecuada; en el tema del azúcar, lo que se tiene que hacer es aprovechar el mercado", opinó.   

Si esta fase a la que se entrará en 2008 permite ser los primeros ofertantes en derecho del abasto del azúcar en los Estados Unidos pues se debe aprovechar, hacer que este mercado no se vaya, añadió.  

A su vez, el titular de Financiera Rural, Enrique de la Madrid Cordero, advirtió que "sin dejar de reconocer que el campo tiene enormes retos y que hay un número de productores que no son suficientemente rentables, lo que sí decimos es que no le vemos hoy los retos y riesgos que tenía la apertura comercial hace un año".

El funcionario federal explicó que este cambio se debió básicamente por el fenómeno externo que significó el aumento en el precio de los granos.  

Destacó que el mercado ya casi está abierto, es decir que en este año "simplemente está dándole el último bajón al arancel, pero prácticamente los mercados tanto en maíz como en leche y en frijol están abiertos".  

Actualmente en maíz y leche se tienen precios altos y escasez mundial, por lo que se descarta que inunden el mercado con productos baratos; el caso del frijol es un problema distinto porque es un producto donde ha caído el consumo.  

Sin embargo, para el azúcar hay quien piensa que puede ser hasta un sector nuevamente exportador, entonces "la opinión de la financiera es que la apertura en enero más que un riesgo sigue siendo una oportunidad que hay que tratar de aprovechar".  


En el Plan Sectorial de la Sagarpa se establece que el año pasado el comercio agroalimentario de México con el mundo alcanzó los 29,000 millones de dólares, cifra 2.5 veces superior a la registrada en 1994, año en el que inició el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).  

Las exportaciones agroalimentarias de México llegaron a los 13,000 millones de dólares en 2006, lo que significó 6.6% de las exportaciones no petroleras; sin embargo, las importaciones también se concentraron en los socios del TLCAN al pasar de 65% en 2000 a 80% en 2005.  

Sobre el tema, la Confederación Nacional Campesina estimó que con la apertura comercial total se pondrá en riesgo a un 1,400,000 productores de maíz, frijol y leche, además de que de 1994 a la fecha no se pagaron aranceles de los socios comerciales por el orden de los 12,000 millones de dólares.  

A juicio de la central campesina, los planes de los productores de Estados Unidos están encaminados a invadir todos los mercados de productos del campo en México. 

Ahora ve
No te pierdas