Todo apunta a un recorte de tasas Fed

Los analistas prevén que las tasas de interés sean recortadas en un cuarto de punto porcentual; el racionamiento del crédito y la caída del sector inmobiliario podrían provocar una recesión.
WASHINGTON (CNN) -

Todos los analistas y operadores prevén que la Reserva Federal de Estados Unidos recortará las tasas de interés este martes al menos en un cuarto de punto porcentual, para defender a la economía del racionamiento del crédito y la caída del sector inmobiliario.

Algunos economistas piensan que los problemas en esos dos sectores podrían causar una recesión. No obstante, el mercado laboral de Estados Unidos muestra un ritmo de contrataciones que, si bien no es nada espectacular, sí se ha mantenido constante.

Aparte, otros datos reflejan que el consumo se mantiene en pie. Estas señales del mercado de trabajo y el gasto sugieren que la economía se enfría pero no ha caído por un precipicio.

Al mismo tiempo, el deterioro de las condiciones en los mercados financieros recientemente condujo a la Fed a dejar en claro que ve riesgos en aumento, y que está lista para responder.

Una portavoz del banco central dijo que el encuentro del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed, que determina la política monetaria de Estados Unidos, empezó a las 8 a.m. hora del Este (1300 GMT).

Se prevé que la decisión sobre las tasas se difunda alrededor de las 2:15 p.m. (1915 GMT).

Mercados de crédito ‘disfuncionales’

"Ellos (los funcionarios de la Fed) ahora piensan que la disfuncionalidad de los mercados del crédito presenta más riesgo para la economía y para el sistema financiero que cualquier cosa que se pueda encontrar en las estadísticas de la economía o la inflación", dijeron los analistas de Wachovia.

En un informe para clientes, los economistas del gigante de los servicios financieros agregaron: "de momento, la Fed se centrará en enderezar los mercados financieros y asegurar que haya suficiente estímulo para contrarrestar el racionamiento de los mercados del crédito y la caída del mercado de las casas".

El banco central estadounidense se reúne en un contexto de nerviosismo generalizado por la debilidad del mercado de las viviendas y el creciente pesimismo sobre la exposición a hipotecas impagas en las principales instituciones financieras de todo el mundo.

Los mercados financieros apuestan a que la Fed rebajará su tasa de interés referencial interbancaria, de los fondos federales, en un cuarto de punto porcentual, a 4.25%, desde el nivel actual de 4.50%.

Pero los operadores también piensan que no está totalmente descartada una sorpresiva reducción de medio punto porcentual.

En su último encuentro, del 30 y el 31 de octubre, el organismo monetario recortó sus tasas en un cuarto de punto, después de una reducción inesperadamente grande de medio punto en septiembre.

En ese momento, el alivio de octubre había sido una "decisión difícil", según las minutas de esa reunión que fueron publicadas posteriormente, debido a que los indicios de un debilitamiento pronunciado de la economía en general no eran evidentes para todos los funcionarios.

Cuentas en rojo

Pero desde esa decisión, muchos bancos grandes como Citigroup, Bank of America y HSBC han anunciado pérdidas multimillonarias como consecuencia de la exposición a las hipotecas "subprime", otorgadas a deudores con historial crediticio irregular.

A medida que crecían los temores financieros por la extensión de los problemas subprime, el acceso al crédito se tornó más escaso, generando mayor preocupación en la Fed.

"Estos acontecimientos han resultado en un ajuste mayor de las condiciones financieras, que alberga el potencial de imponer una restricción adicional en la actividad de los mercados de las viviendas y en otros sectores sensibles al crédito", dijo el presidente de la Fed, Ben Bernanke el 29 de noviembre.

Hasta ahora, fuera de los sectores de la vivienda y los servicios financieros, la economía estadounidense ha exhibido resistencia.

Además de un mercado laboral firme, muchas firmas minoristas reportaron ventas más fuertes de lo previsto en noviembre, mientras que la caída del dólar ayudó a impulsar la demanda de las exportaciones estadounidenses.

Ahora ve
No te pierdas