Economía mundial a la baja en 2008

China, India y otras economías emergentes llevarán la batuta financiera el año entrante; el FMI pronostica un crecimiento de 4.8%, contra el 5.2% de este año en el mismo periodo.
El crecimiento económico mundial será menor. (Dreamstime)
NUEVA YORK (AP) -

La economía mundial, sacudida por la crisis crediticia que acosa los mercados financieros, presumiblemente seguirá expandiéndose en el 2008 —si bien a un ritmo más lento— con pocos temores de una recesión.

Pero, a la inversa de las alzas económicas impulsadas tradicionalmente por Estados Unidos, Japón y Europa occidental, se cree que los principales motores de crecimiento esta vez serán China, India y otras economías emergentes.

En su más reciente Panorama Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional pronosticó que la economía mundial crecerá un 5.2% este año y se moderará a un 4.8% para el 2008, en comparación con el del 2006 que fue del 5.4%. El pronóstico para el 2008 fue rebajado en casi medio punto desde el verano, reflejando las condiciones turbulentas de los mercados financieros.

“Sin embargo los riesgos están decididamente en baja, centrados en las preocupaciones de que puedan agudizarse las presiones sobre los mercados financieros y desencadenar una mayor desaceleración global”, advirtió el FMI. Las presiones inflacionarias, los mercados petroleros volátiles y la firme derivación de divisas extranjeras a los mercados emergentes también constituyen amenazas, dijo.

El FMI afirmó que la turbulencia actual en los mercados financieros y un nuevo aumento en los precios del petróleo han reducido el pronóstico desde su actualización de octubre. En particular, el panorama del crecimiento en Estados Unidos se ha tornado más riesgoso, dijo el primer subdirector ejecutivo del FMI, John Lipsky, en una entrevista incorporada al cibersitio del Fondo.

Los mercados petroleros mundiales siguen muy ajustados y, con capacidad adicional todavía limitada, cualquier problema de suministro o mayores preocupaciones geopolíticas podrían provocar mayores precios del petróleo, posibles desencadenantes de inflación, dicen los economistas.

Pero hay cierto margen de optimismo pese a todo.

“Las buenas noticias son que los países emergentes y en desarrollo capearon la reciente tormenta financiera y están suministrando las bases de un firme crecimiento global en el 2008”, dijo el economista jefe del FMI, Simon Johnson.

“Por primera vez, China e India están haciendo las mayores contribuciones a nivel de país al crecimiento mundial”, especificó.

Se pronostica que el Asia emergente se expandirá 9.2% este año y 8.3% en el 2008; Africa crecerá 5.7% y 6.5%, respectivamente, y el Oriente medio, en base a los elevados precios del petróleo y una sólida demanda interna, probablemente se expandirá el 5.9% en el 2007 y el 2008.

El FMI elevó su pronóstico de crecimiento para la chispeante economía china este año al 11,5% del cálculo anterior del 11,2%, y dijo que los esfuerzos chinos por apaciguar ese ritmo podrían ser más efectivos si se aliviasen los controles monetarios. Sin embargo, dijo que esto no se concretará a menos que las autoridades actúen de manera más decisiva y dejen que la tasa de cambio del yuan aumente más rápidamente.

El crecimiento económico en las 30 economías industrializadas de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo —que incluyen Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia— se desacelerará al 2.3% en el 2008 en comparación con el 2.7% este año, pronosticó la organización a principios de diciembre.

“Pese a que el crecimiento a corto plazo se ha reducido virtualmente en toda el área de la OCED, el panorama básico... no es tan negativo en vista de las conmociones recientes”, dijo Joergen Elmeskov, su director económico interino.

Las ganancias empresariales, el elevado empleo que impulsa los ingresos y el consumo, y el aumento del comercio mundial han apoyado la economía mundial, a la vez que ha sido conmovida por inestabilidad financiera, crisis de la vivienda y aumentos en los precios de los combustibles y las materias primas, dijo la OCED.

La gradual desaceleración prevista tiene lugar en momentos en que la mayor economía del mundo, Estados Unidos, experimenta una considerable pérdida de velocidad.

El FMI redujo su pronóstico para el crecimiento estadounidense, calculando que la economía se expandirá apenas el 1.9% este año y el próximo, lo que refleja el impacto de la peor crisis de la vivienda en más de dos décadas y los efectos de la crisis crediticia.

Si el pronóstico del FMI para el 2007 resulta correcto, sería el crecimiento más flojo de Estados Unidos en seis años.

La crisis de la vivienda costará a la economía estadounidense un punto de porcentaje de crecimiento este año o un tercio de la típica tasa anual de aumento del 3%, dijeron economistas.

Pese a que han aumentado en Estados Unidos los riesgos de una recesión, el FMI dijo que el resultado más probable será un período más prolongado de crecimiento disminuido.

Una encuesta en noviembre de 50 pronosticadores profesionales de la Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE), con sede en Washington, redujo sus cálculos para todos los principales sectores económicos estadounidenses el año próximo con la excepción de exportaciones netas y gastos del gobierno, aunque no pronosticó una recesión.

“Los panelistas no consideran probable una recesión, aunque la economía enfrenta riesgos por los mercados crediticios, la vivienda y los precios de los combustibles”, dijo Ellen Ellen Hughes-Cromwick, presidenta de NABE y economista jefe de Ford Motor Company.

Otros economistas estadounidenses son menos optimistas.

“El lento crecimiento de los empleos, junto con la escasez de crédito comercial, la depresión de los precios de las viviendas y la caída de la producción industrial, indican que el riesgo de una recesión está claramente por encima del 50%. O la economía ya ha entrado en una recesión, o el riesgo de que comience pronto excede el 50%”, afirmó Peter Morici, profesor de negocios y ex economista jefe en la Comisión Internacional de Comercio, de Estados Unidos.

Aunque el crecimiento económico general estadounidense, medido por el producto interno bruto, subió al 4.9% en el tercer trimestre, el ritmo más elevado en cuatro años, se cree que el PIB bajará a un 1.5% o aun menos en el trimestre final del año.

El crecimiento a un ritmo tan lento aumenta los riesgos de que la mayor economía del mundo se suma en una recesión.

Para mitigar el golpe, la Reserva Federal (banco central) ha reducido tres veces una tasa de interés clave al 4.25% —su menor nivel en casi dos años—, la más reciente el 11 de diciembre. Funcionarios de la reserva dijeron que eran posibles nuevas reducciones si empeora la situación de la vivienda y los préstamos hipotecarios.

Por otra parte, el Departamento de Trabajo reportó que la tasa de desempleo se mantuvo a un relativamente bajo 4.7% por tercer mes seguido en noviembre —mejor de lo anticipado por los economistas— y que los salarios aumentaron, índices alentadores de que el panorama del empleo sigue manteniéndose en vista de los problemas del crédito y la vivienda.

El aumento de empleos y salarios obraron como amortiguadores que ayudaron a los estadounidenses a sobrellevar todas las fuerzas negativas en la economía.

Otros pronósticos económicos:

—Las economías del Oriente medio, apuntaladas por los elevados precios del petróleo que alcanzaron un récord de 99.29 dólares el barril el 21 de noviembre, probablemente se expandirán en un 5.9% en el 2007 y en el 2008, con crecimiento acelerado en Irán y Egipto.

—Después de años de avances intermitentes, muchas economías africanas parecen estar creciendo a las tasas más rápidas y estables que necesitan para reducir la pobreza y atraer inversiones, dijo el Banco Mundial. El crecimiento general en el Africa subsahariana podría crecer del 5.7% en el 2006 al 6.1% en el 2007 y al 6.8% en el 2008. La aceleración en el crecimiento refleja sobre todo las nuevas instalaciones de producción en países exportadores de petróleo como Angola y Nigeria, según el FMI.

—En Rusia, el crecimiento del PIB se cree se acelerará en el 2007 al 7.3% antes de moderarse al 6.5% en el 2008 después que los precios del petróleo y los metales se estabilicen, dijeron economistas de la OCED.

Ahora ve
No te pierdas