Incierto impacto de crisis EU en remesas

La mayoría de los mexicanos que envían dinero desde EU al país trabajan en el sector construcci la crisis hipotecaria podría impactar el monto de recursos que mandan a sus familias.
Hispanos en EU; los mexicanos envían menos remesas que antes  (Foto: )
WASHINGTON (Notimex) -

La crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos ha afectado a la rama de la construcción, fuerte empleadora de inmigrantes hispanos, pese a lo cual el efecto sobre los flujos de remesas a la región latinoamericana es poco claro.

En cambio, las medidas anti-inmigrantes con que muchos estados y condados de este país han respondido a lo que ven como inhabilidad del gobierno federal para hacer frente a la inmigración ilegal, parecen estar teniendo mayor efecto que la crisis hipotecaria.

Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial (BM) para Latinoamérica y el Caribe dijo que más allá de informes aislados e información anecdótica "no hemos visto un gran impacto".

"Lo que hemos visto es que Mexico, que recibe unos 20,000 millones de dólares en remesas, (cada año) está viendo una baja en las remesas, una desaceleración", dijo.

Cox, quien adelantó que el banco prepara ya un informe al respecto, explicó que el caso de México se ubica aparte de los países de la región, debido al volumen de remesas que capta y al hecho de que su mano de obra constituye mayoría en el sector de la construcción.

Estimaciones de la institución multilateral apuntan a que los flujos de remeses a países de Latinoamérica y el Caribe superarán este año 60,000 millones de dólares, un aumento de seis por ciento respecto de 2006.

En su informe "Tendencias de las Remesas en 2007", el Banco indicó que si bien los flujos hacia la región continuaron en ascenso, su ritmo se vio desacelerado.

En el caso de México, el segundo mayor receptor de remesas del mundo después de la India, en los primeros nueve meses de este año éstas crecieron a una tasa anual de sólo 1.4%.

Esto significó una marcada baja en el ritmo de crecimiento de 20% respecto del 2006, cuando el volumen de remesas alcanzó los 24,000 millones de dólares.

La disminución fue menos pronunciada en el resto de los países de la región.

En El Salvador, estos flujos crecieron en los primeros diez meses de este año a ritmo de 7.7%, mientras que en Honduras el crecimiento fue de 11%, y Guatemala se ubicó en 14.4%.

Cox anticipó que el efecto en otros países, especialmente los sudamericanos, será menor pues sus inmigrantes presentan mejores niveles de educación y pueden colocarse en otros sectores de la economía.

"Podemos ver diferentes tipos de educación entre los países, y mucha gente de México y Centroamérica es gente que se ubica en la parte baja de esta escala", explicó.

La baja es producto de varios factores, entre ellos una reducción de los flujos migratorios provenientes de México desde la segunda mitad del 2006 como resultado de una mayor vigilancia en la frontera, así como del temor por la campaña de redadas en centros de trabajo.

En una comparecencia ante la Cámara de Representantes en septiembre, el secretario de Seguridad Interna (DHS), Michael Cherttof, dijo que la reducción en los flujos migratorios explica a su vez la baja en las aprehensiones registrada este año en la frontera.

"Estas medidas sugieren que la migración transfronteriza desde México continua bajando a un paso sostenido", apuntó.

Esta desaceleración en los flujos de remesas es contraria al aumento sostenido de 10% anual que se está registrando en el resto del mundo, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La desaceleración también ha sido experimentada por la mayoría de los países de Centroamérica, donde además sus flujos migratorios han experimentado una reorientación hacia Europa, particularmente España.

Una encuesta del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), una división del BID, reveló que 81% de las remesas recibidas por los países de la región este año, provinieron de Estados Unidos.

El resto fue enviada desde otras regiones del mundo, en particular España.

El caso más notable de este reacomodo es el de Honduras, donde 16% de las remesas de este año fueron enviadas desde Europa. Sergio Bendixen, cuya firma tuvo a su cargo el sondeo, dijo que el auge de los flujos migratorios centroamericanos hacia España y otras naciones de Europa se explica, porque "los tratan mejor, no sufren abusos y los tratan con más dignidad".

En el caso de Guatemala el grueso de sus remesas, 90%, proviene de Estados Unidos, mientras que las de Nicaragua solo 61% provienen de este país, con el resto desde naciones como México, Canadá y de otras regiones.

Un 78% de las remesas que recibe El Salvador proviene de Estados Unidos, donde un importante segmento de sus inmigrantes cuentan con la salvaguarda que les brinda el Programa de Protección Temporal o TPS, que les permite trabajo e inmunidad a deportaciones.

Pese a todo, ningún experto e institución, desde el Banco Mundial hasta el BID, han precisado los alcances que la crisis económica de Estados Unidos esta teniendo en el envío de remesas a los países de la región.

Cox cree que es aun temprano para determinar si esta desaceleración se mantendrá.

Ahora ve
No te pierdas