Floricultura mexicana está en crisis

El 40% del valor total de la producción de flores, 1,300 millones de pesos, se perdieron este la crisis en el sector rural, el contrabando y los cambios climáticos han afectado los cultivos
1,500 hectáreas de flores, dejaron de producir este año. (Es
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El presidente del Consejo Nacional de Floricultores, Andrés Cosetl, informó que las pérdidas de ese sector ascienden a unos 1,300 millones de pesos durante 2007, lo que representa 40% del valor total de la producción en el país.

En conferencia de prensa dijo que 80% del sector rural está en crisis, y que anualmente se cultivan en México 11,000 hectáreas de flores de las cuales más de 10%, 1,500 hectáreas, dejaron de producir este año.

Destacó que de la generación de 100,000 empleos por parte de la producción de flores, también este año que termina se perdieron entre 30 y 40 mil empleos, lo que da un balance negativo.

También denunció que por la frontera con Estados Unidos entra contrabando técnico que afecta a los productores nacionales porque ingresan al país sin pagar arancel flores procedentes de Ecuador, Colombia, Costa Rica y Holanda, por lo que es necesaria una mayor vigilancia en las fronteras.

En este sentido el dirigente destacó que con apoyos del orden de los 10,000 millones de pesos se podrían tecnificar las 11,000 hectáreas dedicadas a la floricultura.

El líder de los floricultores precisó que este año fue especialmente severo debido a los cambios climáticos que se registraron en el territorio nacional y que afectaron gran parte de la producción de flor en el país.

El campo mexicano está desertado

Los campesinos mexicanos han abandonando sus actividades agrícolas ante la falta de oportunidades y la población que vive exclusivamente de las tareas del campo es cada vez menor, indicó la investigadora universitaria Sara Lara.

La especialista del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM comentó que actualmente operan unidades productivas donde la gente se mantiene de las remesas y de labores no propias del campo, o bien se alquilan para trabajar fuera de su localidad.

Es así como ese segmento emigra a ciudades pequeñas o intermedias, donde se emplean como albañiles, en el pequeño comercio, los servicios y en el caso de las mujeres en tareas domésticas.

Al comentar en un comunicado el tema del mercado del trabajo rural destacó que quienes se colocan en el sector bajo el sistema asalariado lo hacen en regiones donde las políticas de Estado han beneficiado el desarrollo de una agricultura comercial e intensiva.

Por otra parte la especialista refirió que la poca población que aún reside en sus lugares de origen está compuesta por gente mayor, mujeres y niños; sin embargo, según sus propios estudios, familias completas se trasladan para trabajar en el sistema asalariado.

Ahora ve
No te pierdas