Scotiabank ve bien a México

El banco de origen canadiense prevé que la economía crecerá 3.6% en 2008, más que en este año; sin embargo pronosticó un mayor incremento en los precios de hasta 4.22% anual.
México crecerá ligeramente más en 2008. (Expansión)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Las perspectivas económicas para 2008 en México lucen, hasta el momento, favorables, siempre y cuando no se confirme una recesión en la economía estadounidense, expuso Grupo Financiero Scotiabank.

En un análisis, la institución financiera considera que si no se genera una recesión en Estados Unidos, el crecimiento económico de México debería incluso acelerarse de 3.1% este año a 3.6 por ciento en 2008.

Por un lado, anota, es de esperarse que en el año que está por iniciar fluya un mayor gasto público en inversión, lo que contribuirá al crecimiento de la inversión privada y de la economía en general.

Aunado a ello, Scotiabank anticipa la posibilidad de lograr nuevos avances en las reformas pendientes en México, lo que se suma a las perspectivas positivas de la actividad económica.

No obstante, el grupo financiero pronostica que la inflación subirá de 3.75% en 2007 a 4.22% el año próximo, debido a presiones de productos internacionales, pero también por los ajustes derivados de la reforma fiscal, como el aumento en las gasolinas.

"Desde nuestro punto de vista parece bastante probable que los resultados de inflación de enero serán malos, ya que es de esperarse algunas correcciones en precios asociados a la gasolina, especialmente en lo que se refiere al transporte público urbano", expone.

Por ello, abunda, es altamente recomendable al comenzar un año presumiblemente difícil en términos de inflación que el Banco de México adopte una postura monetaria más dura, a fin de dar un claro mensaje respecto al papel que jugará la política monetaria para evitar que la inflación se salga de su cauce deseado.

Scotiabank anticipa que en la definición del programa monetario para 2008, el banco central podría endurecer al menos su lenguaje, ya que lo que haga repercutirá en el desempeño de las tasas de interés.

Si por un lado decide seguir esperando, las tasas de corto plazo podrían mostrar reducciones marginales, pero las tasas de largo plazo podrían seguir aumentando, pero si endurece su postura monetaria, las tasas de corto plazo aumentarán, pero las de largo plazo podrían reducirse, concluye.

Ahora ve
No te pierdas