Precios de la carne subirían por el maíz

El encarecimiento del grano utilizado como forraje puede disparar los precios en marzo o abril; la cotización del maíz amarillo subió de 1,700 a unos 2,700 pesos por tonelada.
El precio del maíz puede disparar el de la carne. (Bloomberg
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El presidente del Consejo Mexicano de la Carne, Raúl de la Paz Garza, anunció que aumentarán los  precios de los productos cárnicos en marzo o abril, debido al encarecimiento del maíz amarillo, el cual se utiliza como forraje en el sector pecuario.

"Es difícil prever con precisión el incremento que van a sufrir los productos cárnicos. Seguramente habrá un diferencial entre los populares y los de alto valor en cuanto al porcentaje", dijo.

Explicó que hace un año la tonelada de maíz amarillo costaba 1,700 pesos "y hoy la cosecha de Sinaloa para los meses de abril y mayo andará en 2,700 pesos la tonelada; el maíz blanco anda arriba de 3,000 pesos la tonelada".

Aclaró que en el ciclo pecuario el efecto de un aumento en el maíz no es tan inmediato comparado con la tortilla.

"Aquí los ciclos de producción van desde los dos a los seis meses y en consecuencia el reflejo se puede diferir en tiempo. Los precios se pueden mantener bien hasta la llegada de la primavera y  probablemente un poco después".

De la Paz Garza dijo que es necesario evitar el desorden del mercado de cárnicos y los actos  especulativos anticipados, los cuales, alertó, impactarán aún más que la producción masiva de etanol en Estados Unidos, para lo cual se consume gran parte de los inventarios de maíz, lo que ha encarecido el precio internacional de ese grano.

"El Consejo Mexicano de la Carne ha decidido mantener sus precios hasta donde sea posible; los productos procesados no han sufrido ninguna variante en los anaqueles de los supermercados", enfatizó.

Indicó que se ha hecho un esfuerzo por distribuir, en forma eficiente, la variante de costos, entre ellos el maíz.

Expuso que la producción nacional de carne "escasamente alcanza a cubrir 65% de la demanda interna, derivado de que el mercado de la carne, de la proteína animal en lo general, ha venido creciendo en forma sostenida por encima de la producción nacional".

En ese sentido, indicó que la demanda adicional a la producción nacional es cubierta con importaciones, "pero también es cierto que esta circunstancia de un mercado por conquistar dentro del país nos hace sentir optimistas del futuro de la industria pecuaria y de la carne en general".

El valor en ventas de la carne es superior a 29,000 millones de pesos (mdp), con una producción de cinco millones de toneladas anuales de carne de res, cerdo, pollo y pavo.

De la Paz Garza dijo que más que una dependencia, lo que se tiene es "una complementariedad entre los países que integramos la comunidad internacional, en particular el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, con Estados Unidos y Canadá".

En ese sentido, añadió que México ha encontrado la oportunidad de exportar cortes finos de carne en el extranjero, "eso le ha dado una oportunidad valiosísima al productor nacional para una mejor distribución de sus costos de producción".

Recordó que tradicionalmente, tratándose de bovino, México ha sido un productor de becerros para exportar a Estados Unidos, donde son engordados y muchas veces reimportados como canales o cortes al mercado mexicano.

En el caso de la industria porcícola, dijo que el mercado de exportación es el japonés, pero admitió que se trata de exportaciones modestas que no alcanzan a aprovechar los cupos autorizados en el mercado nipón.

Recordó que en México el consumo anual es de 70 kilogramos de productos cárnicos por persona, mientras que en otros países se consume tres o cuatro veces ese volumen, lo que significa que "existe la posibilidad de hacer más grande el mercado (mexicano) para la carne, ahora que las dietas aceptan e indican que el contenido de proteína animal es indispensable en una dieta balanceada".

Ahora ve
No te pierdas