Industria de etanol encarece alimentos

El etanol, hecho a partir de maíz, influye en el incremento del costo de las tortillas; las energías alternativas parecen tener desventajas.
El BID destaca que EU necesita unos 132,500 millones de litr  (Foto: )
SEATTLE -

Arturo Esquivel reniega de tener que pagar 10 pesos por un kilo de tortillas en la Ciudad de México, dos tercios más que hace un año. Y quizá estaría todavía más molesto si supiera que algunos de los vehículos de combustible alternativo de Detroit podrían tener parte de la culpa.

Funcionan con etanol, un combustible hecho a partir del maíz que también influye en el costo de las tortillas, alimenta a pollos, cerdos y vacas criados para consumo en todo el mundo y endulza refrescos.

Últimamente, la demanda de maíz como materia prima del combustible alternativo de vehículos ha tenido consecuencias no deseadas en toda la cadena alimenticia mundial, reportó un cable de la agencia de noticias Bloomberg News.

Los productores de maíz del Oeste Medio están pidiendo precios que no se veían desde hace diez años.

Los costos de los ganaderos por el alimento para animales se disparan, y empresas que van desde Tyson Foods Inc. hasta Coca-Cola Co. han advertido sobre el alza de precios. Incluso los ambientalistas dicen que utilizar más maíz tendrá sus desventajas.

“Estamos viendo los cambios más drásticos y rápidos en la agricultura del Oeste Medio (de Estados Unidos) en al menos medio siglo”, dice Robert Wisner, profesor de economía de la Iowa State University en Ames.

Combustibles alternativos

Ganaderos y criadores de pollos y cerdos están entre los que están perdiendo dinero en el sector, que mueve 125,000 millones de dólares (mdd) en EU.

El Departamento de Agricultura dice que el costo de productos básicos como el cerdo y el pollo podría subir 6% con los precios actuales del maíz.

Los fabricantes estadounidenses de automóviles dicen que los vehículos de combustible alternativo son una manera de apoyar a los agricultores estadounidenses y reducir la dependencia del país del petróleo extranjero.

En su informe del 23 de enero, el presidente estadounidense George W. Bush se comprometió a impulsar el uso de combustibles renovables al quíntuple de aquí al 2017, principalmente el etanol.

Ya hay 113 plantas de destilación de etanol en operación y se están construyendo otras 77, con una capacidad potencial de 44,660 millones de litros, según Renewable Fuels Association, un grupo de Washington respaldado por productores de etanol.

La producción récord de 18,540 millones de litros de etanol el año pasado representó 2.8% del suministro estadounidense de combustible. Esto fue el triple que los 6,050 millones de litros producidos en el 2000.

La nueva demanda de etanol está cambiando los cultivos estadounidenses. El año pasado, 20% del maíz cosechado en Estados Unidos se destinó a la producción de etanol, cantidad que podría subir 50% en dos años si se construyen las nuevas plantas de destilación, dice Wisner de la universidad de Iowa.

Estados Unidos es el mayor productor y exportador de maíz: representa casi 40% del suministro mundial.

Alimentos más caros

Gene Gourley, productor de cerdos de Webster City, Iowa, no está contento con la situación. El alimento representa hasta 60% de los costos en la granja en donde él y sus hermanos crían 60,000 cerdos al año.

Dice que su ganancia típica es de 3.50 dólares por cerdo, pero están gastando 18 más en alimentar cada animal.

Los crecientes precios del maíz también afectan a los productores de carne. Los centros de engorde pedieron un promedio de 163.17 dólares por cabeza en enero, su peor mes desde al menos 1974, según el Livestock Marketing Informatin Center, un grupo de investigación de Lakewood, Colorado, que es respaldado por la industria. Un año antes, tuvieron una ganancia promedio de 5.07 dólares por acción.

El máximo responsable de Tyson Foods Inc., Richard Bond, dijo en una conferencia telefónica con analistas el 29 de enero que incrementos de precios “considerables” están en camino, sin decir a cuánto ascienden.

Otros eslabones de la cadena alimenticia también están sintiendo los efectos de la creciente demanda del etanol producido a partir del maíz. El jarabe de maíz representa alrededor de 10% de los costos de las embotelladoras de refrescos.

“Como industria estamos enfrentando problemas de costos sin precedente”, dijo John Brock, máximo responsable de Coca-Cola Enterprises Inc. de Atlanta, la principal embotelladora de Coca, en una conferencia el 11 de diciembre en Nueva York.

¿Amigable con el ambiente?

Producir etanol con maíz tiene sus propias desventajas ambientales, según un estudio de junio del 2006 de investigadores de la Universidad de Minnesota en Mineápolis. Hallaron que podría incluso haber un incremento neto en las emisiones de gas de efecto invernadero si se destinan más acres al cultivo de maíz.

Es necesario irrigar las cosechas, usar tractores para hacer los surcos, utilizar fertilizantes de nitrógeno y transportarlas a plantas de destilación de etanol, que funcionan con gas natural o carbón.

Las tierras de cultivo son menos eficaces que los bosques o pastizales en la absorción de dióxido de carbono, el gas que atrapa el calor al que se atribuye el calentamiento mundial.

“Tenemos mucho que aprender antes de entrar de lleno a los biocombustibles”, dice el investigador de la Universidad de Minnesota Jason Hill, uno de los autores del estudio.

Ahora ve
No te pierdas