Hillary, ¿detractora del libre comercio?

La esposa del ex presidente Bill Clinton ha comenzado a mostrarse escéptica ante la liberalizac ha mencionado incluso la posibilidad de hacer una pausa en los acuerdos comerciales que firma E
Clinton quiere hacer una pausa en los TLCs (AP).
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En su afán por convertirse en presidenta de Estados Unidos, Hillary Clinton ha comenzado a mostrar cierto escepticismo sobre el libre comercio, un tema férreamente defendido por su marido Bill, cuando él despachaba en la Casa Blanca.

En sus discursos públicos, la senadora demócrata incluso ha mencionado la posibilidad de “hacer una pausa” en los convenios comerciales que firma Estados Unidos, para evaluar si éstos han funcionado correctamente en beneficio de la economía y el mercado laboral de su país.

Está por verse si Hillary –que va punteando en las preferencias de los demócratas- logra la nominación para competir en las elecciones de 2008 y luego habrá que ver si gana la contienda y si ella mantiene sus postulados acerca del libre comercio en caso de llegar a ser presidenta.

Algunos sindicatos y grupos laborales en Estados Unidos pueden estar a favor de abrir un impasse en el libre comercio, pero los analistas ven con pocas posibilidades que Hillary realmente pueda echar para atrás el camino de apertura andado en los últimos 14 años, desde que la Unión Americana, Canadá y México firmaron en 1993 el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Debemos de ser un poco prudentes en cómo recibimos las declaraciones, porque son productos de estrategias específicas para lograr su cometido (…), las plataformas políticas apenas se empiezan a conformar, debemos tener mucha más información para poder analizar qué rumbo van tomando unos candidatos y otros”, advirtió el el presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF), Sergio Ruiz-Olloqui.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones mexicanas; el año pasado México envió productos por un valor de 250,461.3 millones de dólares, según cifras de la Secretaría de Economía.

En una entrevista reciente, la senadora Clinton se preguntaba por qué el TLCAN “sigue atrayendo a cientos de miles, incluso millones, de personas de México a nuestro país”, reportó la agencia de noticias Bloomberg. Hillary incluso dijo que en Estados Unidos “no podemos seguir haciendo lo que hicimos en el siglo XX”.

Para el profesor del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz, los planteamientos de Hillary podrían ir de la mano con una nueva agenda comercial de Estados Unidos, que le permita mejorar su acentuado déficit comercial. El discurso de la ex primera dama también significaría que EU no daría ni un paso atrás para eliminar los subsidios que otorga a sus productores rurales, una petición largamente demandada por las naciones en desarrollo.

“La ronda de Doha ha estado atorada y no avanza, porque EU, los países europeos y Japón no quieren soltar la parte del capítulo agrícola, lo que ella está haciendo es mandar un mensaje claro: no lo van a hacer”, dijo De la Cruz.

El director de la Escuela de Ciencias Administrativas de la Universidad La Salle, Raúl Castro, consideró que aún si Hillary llega al poder, no habría grandes cambios en las políticas de libre comercio estadounidenses.

“A nivel general el hecho de que Hillary Clinton estuviera en el gobierno no iba a provocar mayor cambio”, dijo.

La precandidata demócrata defendió el libre comercio cuando era primera dama y respaldaba los pasos de apertura que dio su esposo, pero ahora que ha despegado su carrera política, las actitudes han sido diferentes. Por ejemplo, en 2005 Hillary votó en contra de un Tratado de Libre Comercio entre EU y Centroamérica, argumentando que los derechos de los trabajadores estadounidenses no estaban lo suficientemente bien protegidos.

Ahora ve
No te pierdas